EL MUNDO › LA CORONA ESPAÑOLA VIENE SIENDO CUESTIONADA

El silencio del rey suena

 Por Oscar Guisoni
desde Madrid

“Tanto mandar callar a Chávez y al final el que se calló fue él.” La sabiduría popular condensó de esta manera la sensación que reina en la opinión pública española después del ruidoso incidente diplomático mantenido por el rey Juan Carlos y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, durante el transcurso de la pasada Cumbre Iberoamericana realizada en Santiago de Chile. Mientras el presidente del país caribeño continúa utilizando el episodio para llevar agua para su molino, la Casa Real española se ha sumido en un riguroso silencio cuyo significado político trasciende el marco del inusual encontronazo verbal protagonizado por el monarca. La corona española concluye de este modo un particular annus horribilis en el que ha visto desaparecer el halo de institución indiscutible del Estado que la acompañaba desde el retorno de la democracia.

El reinado de don Juan Carlos I de Borbón comenzó sin legitimidad cuando el generalísimo Franco decidió nombrarlo su sucesor, lo que terminó por transformarlo en el único monarca europeo contemporáneo que llegó a ostentar durante un brevísimo tiempo la suma del poder político. Ese pecado original fue desapareciendo a medida que el rey fue dejando en claro a la sociedad española que no pretendía ejercer semejante poder durante los primeros tiempos de la “transición española”. La intentona golpista del 23 de febrero de 1981 le terminó por dar a don Juan Carlos la oportunidad para ganarse la legitimidad de la que carecía. La intervención del rey durante esa oscura noche en la que denunció el golpe en una inesperada intervención televisiva y se pronunció por la salvaguarda del sistema democrático le otorgó a la corona un halo de institución intocable que este año ha comenzado a desvanecerse.

El primero en abrir fuego contra su figura fue el periodista conservador Federico Jiménez Losantos, que desde las ondas de la radio de la Conferencia Episcopal, cadena COPE, no se ha cansado durante los últimos tiempos de pedir su abdicación porque considera al monarca “demasiado amigo de los socialistas”. La situación se volvió tan tensa que terminó por sacar de sus casillas a Juan Carlos I cuando la presidenta de la comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, miembro del ala dura del PP, intentó reivindicar al periodista durante el transcurso de una comida el pasado 11 de octubre. Aguirre pretendió “un trato más humano” para su amigo Jiménez Losantos, lo que motivó la cólera del rey, que le respondió: “Es a mí a quien tiene que dar un trato humano. ¿Pero esto qué es? ¡Es intolerable!”.

A mediados de julio, otro episodio había enturbiado la tranquilidad del palacio de la Zarzuela cuando la revista satírica El Jueves publicó en tapa una viñeta en la que se veía al príncipe Felipe, heredero de la corona, haciendo el amor con Leticia días después del anuncio del gobierno socialista de que se otorgaría un cheque de 2500 euros a los que tuvieran un nuevo hijo. “¿Te das cuenta?”, exclama el príncipe. “Si te quedas preñada. ¡Esto va a ser lo más parecido a trabajar que he hecho en mi vida!. La broma provocó la ira de la familia real, que movió rápidamente sus influencias hasta lograr el secuestro judicial de la revista.

Las cosas empeoraron cuando el rey decidió durante el pasado mes de octubre visitar las ciudades de Ceuta y Melilla, último enclave colonial de España en el norte de Africa y sobre las que Marruecos tiene reivindicaciones soberanas. Marruecos retiró a su embajador en Madrid y una vez más se alzaron voces críticas para con el rey y su inoportuna visita. Ahora, mientras Chávez sigue contestando casi a diario el ya mítico “¿Por qué no te callas?” y le exige disculpas a Don Juan Carlos, la Casa Real ha comenzado a guardar un sonoro silencio intentando abandonar el centro de la escena para preservar ese poder simbólico que la ha caracterizado como la monarquía menos cuestionada de todo el continente durante el último cuarto de siglo.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.