ECONOMIA › POLEMICA POR EL INDICE CON MENDOZA. DUDAN DEL MODELO DE EE.UU.

El Indec sube el índice de debate

Los índices del gobierno de Cobos difieren de los que publica el organismo nacional. ATE-Indec descree de nuevas metodologías.

 Por Raúl Dellatorre

Una vez más, la información sobre precios del Indec genera controversias. Y nuevamente fue el gobierno de Mendoza el que originó la contradicción con los datos de aquel organismo. Patricia Giménez, directora de Estadísticas del Ejecutivo que encabeza Julio Cobos, dijo ayer que la variación de precios al consumidor en la provincia según la repartición que encabeza, la DEIE, fue en octubre del 1,6 por ciento. El Indec publicó, en su IPC nacional, un aumento para Mendoza de tan sólo el 0,6 por ciento. Es el tercer mes consecutivo en el que los datos de ambas fuentes no coinciden. La nueva controversia surge cuando la futura conducción del país –en la que Cobos ejercerá la vicepresidencia– acaba de ratificar la confianza en los funcionarios a cargo del Indec, y que se trabaja en una nueva metodología de cálculo de precios basada en la experiencia estadounidense. Ayer, una comisión técnica gremial de ATE–Indec cuestionó esa propuesta, señalando que los distintos índices con los que trabaja Estados Unidos son similares a los que se utilizan ya en Argentina, salvo uno que no tendría aplicabilidad práctica.

La directora de la DEIE señaló que la metodología utilizada en la provincia está encuadrada “en el marco del convenio que tenemos con el Indec”. Pero, desde el mes de septiembre (con resultados de agosto), el organismo nacional ha difundido cifras diferentes a las informadas por la provincia, sin que medie explicación técnica. “Lo que nos interesa es, en algún momento, recibir el ajuste metodológico que se ha hecho a nivel nacional”, expresó con medida cautela Giménez, al ser entrevistada por una radio de su provincia.

El índice de precios al consumidor en Mendoza, calculado por la DEIE, había aumentado en julio 2,1 por ciento, luego en agosto 3,1, en septiembre 1,7 y en octubre 1,6, acumulando en los últimos diez meses el 20,9 por ciento.

En el reportaje que concedió a Página/12, publicado el domingo último, la presidenta electa Cristina Kirchner ratificó su confianza en “las funcionarias que están al frente del Indec”, como se refirió a Ana María Edwin y Beatriz Paglieri. Y en las modificaciones metodológicas que están en marcha. “Ahora se está trabajando en un modelo similar al que tiene Estados Unidos; va a tener un desarrollo, como tiene ahora, absolutamente independiente”, afirmó.

Una comisión técnica de trabajadores del Indec agrupados en ATE difundió un documento, ayer, caracterizando los índices de precios con los que trabaja Estados Unidos. Según describe, el organismo de estadísticas de ese país, el BLS, publica cuatro versiones del índice, a partir de una metodología única en una primera etapa, que luego se desagrega como “subproductos de un solo programa”:

- La primera versión es un índice de consumidores urbanos, “similar al IPC de Argentina”, tomando como referencia las estructuras de gastos de toda la población urbana del país.

- Una segunda mide los precios de una canasta de bienes y servicios consumidos por un subgrupo de hogares “cuyo ingreso principal proviene de fuente asalariada”. Los índices por quintiles que el Indec publicaba semestralmente lo aventajarían al tomar “la estructura de gastos de diferentes grupos de población en función de la posición que ocupan en la distribución del ingreso, sin tener en cuenta (cuál es) el ingreso principal”.

- Un tercer índice, igual al primero más un ajuste estacional, llamado “core inflation, donde se excluye la medición de alimentos y energía”. Según ATE-Indec, es análogo al que publica el Indec con la denominación IPC-Resto, que excluye las variaciones de precios estacionales y regulados.

- Un cuarto con ponderaciones móviles, es decir que va actualizando la composición de la canasta de consumo, aún se encuentra “en fase experimental”.

La comisión técnica concluye que dichos antecedentes de Estados Unidos no agregan nada en el terreno metodológico a lo que se venía aplicando en Argentina con índices análogos, salvo el índice con canasta móvil de improbable aplicación práctica. “No hay ninguna normalización ni una búsqueda de recuperación de credibilidad sino, por el contrario, una intención de perpetuar los criterios arbitrarios de elaboración del índice”, señala finalmente.

Compartir: 

Twitter
 

Los trabajadores de ATE-Indec cuestionaron técnicamente la aplicación de los índices de EE.UU.
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.