EL PAíS › EL RELEVAMIENTO DEL OFICIALISMO SOBRE SUS CHANCES ELECTORALES EN LOS PRINCIPALES DISTRITOS

El mapa electoral que trazan los K

En el Gobierno confían en mantener el mismo número de diputados y senadores. Descuentan que ganan en Buenos Aires y advierten dificultades en Capital, Córdoba y Mendoza. Consideran posible triunfar en Corrientes y Santa Fe. Dudan sobre Entre Ríos.

 Por Daniel Miguez

“Lo que se juega verdaderamente en esta elección es quién va a ser el líder de la oposición para el 2011”, sentencia ante Página/12 una de las personas más cercanas a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Y lo dice con la misma seguridad con que afirma que el oficialismo va a ganar en todo el país y que mantendrá la misma cantidad de diputados y senadores o, a lo sumo, perderá algunos pocos. En la Casa Rosada hay coincidencia en que el adelantamiento de las elecciones fue un gran acierto estratégico de la Presidenta para los planes electorales del oficialismo, porque achica el tiempo de desgaste que el Gobierno podría haber sufrido hasta octubre.

Contra lo que solía ocurrir durante el gobierno de Néstor Kirchner, el oficialismo todavía no eligió al rival que tratará de subir al centro del ring para la pelea. No lo eligió para estas elecciones y menos para las de 2011. En la Casa Rosada sostienen que del abanico de rivales para las presidenciales, casi ninguno pondrá el cuerpo personalmente en las elecciones de junio. Ni el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri; ni el vicepresidente, Julio Cobos; ni el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner. Sobre los otros tres posibles presidenciables –el diputado Felipe Solá, el senador Carlos Reutemann y Elisa Carrió– tampoco hay certezas.

En el Gobierno dan por hecho que Solá resignará ante su colega Francisco de Narváez la cima de la lista del peronismo disidente en la provincia de Buenos Aires. Cuentan también con que Carrió no confirmó si se presenta en los comicios de la Capital Federal ante la perspectiva de perder con la candidata macrista Gabriela Michetti. Y finalmente, recuerdan el enigma permanente del Lole, que aún no resolvió si será candidato a senador en Santa Fe y en caso de que se decida por sí, si lo hará claramente como opositor.

En la Rosada ven a Macri como el que puede salir mejor parado en junio entre los opositores si gana en la Capital Federal y hace una buena elección en la provincia de Buenos Aires.

La preocupación central del Gobierno pasa por ganar con la mayor amplitud posible en la provincia de Buenos Aires y atenuar las derrotas en los distritos adversos. Según las cuentas que hacen y rehacen en la Casa Rosada y en Olivos, tienen luz roja en la ciudad de Buenos Aires, Córdoba, San Luis, Catamarca y Mendoza. Esa provincia sería la única gobernada por un kirchnerista (Celso Jaque) con altas chances de perder ante el influjo de Cobos, que revirtió notablemente la muy baja imagen con la que había dejado su puesto de gobernador.

Aunque parezca ficción, fuentes del Gobierno le aseguraron a este diario que hay sigilosas negociaciones para un acercamiento con el catamarqueño Eduardo Brizuela del Moral, ex radical K que venció al peronismo en las últimas elecciones provinciales.

Así como en Córdoba se descuenta que Luis Juez ganará, en Capital Federal le otorgan el triunfo a Michetti, pero con la renacida esperanza de pelearle el segundo lugar a Carrió si logran la difícil amalgama de armar una lista con el ex jefe de Gobierno Aníbal Ibarra (ver aparte).

Según el análisis que hacen en la Casa Rosada, la ecuación en Santa Fe sería simple: si Reutemann y el jefe del bloque de diputados K, Agustín Rossi, van en una misma boleta, le ganan a Binner; separados, pierden.

Hay dos provincias donde el panorama aún no se le presenta del todo claro al Gobierno. Una a favor, Corrientes, donde creen que pueden competir con chances frente al ex radical K Arturo Colombi. La otra, en contra, es Entre Ríos, donde aún es incierto cómo el conflicto agropecuario puede afectar al gobernador kirchnerista Sergio Urribarri.

En la provincia de Buenos Aires ya nadie duda de que Kirchner será el candidato y de que se lanzará formalmente apenas el Congreso transforme en ley el anticipo de elecciones. Seguramente acompañado en la lista de diputados por el jefe de Gabinete, Sergio Massa; la ministra de Salud, Graciela Ocaña; y el secretario general de la Gobernación bonaerense, José Scioli; Kirchner saldrá inmediatamente a caminar las calles del Gran Buenos Aires, dejándole el interior al gobernador Daniel Scioli, cuya imagen está más entera en las zonas rurales.

Compartir: 

Twitter
 

Néstor Kirchner, la carta a la que apuestan los K para sacar ventaja en la provincia de Buenos Aires.
Imagen: Bernardino Avila
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.