EL PAIS › EL GOLDEN BOY AMENAZO CON NO ASISTIR A LA AUDIENCIA DE LA BICAMERAL SI NO SE ANULA EL DECRETO QUE LO ECHO

Redrado no se baja del escenario

En una carta a la comisión del Congreso que analiza su situación, Redrado sugirió que no se presentaría hoy ante ese cuerpo si previamente no se anula el decreto que lo sacó del cargo. Aníbal Fernández lo tildó de “estúpido” y Prat Gay no lo avaló.

 Por Sebastián Premici

Hernán Martín Pérez Redrado no quiere darse por vencido, aun cuando desde el arco opositor y desde el oficialismo reclaman su renuncia definitiva a la presidencia del Banco Central. Redrado amenazó con no asistir a la convocatoria realizada por la Comisión Bicameral que está estudiando su remoción –según el artículo 9 de la Carta Orgánica de la autoridad monetaria– hasta tanto no se derogue el DNU 18/2010, que dispuso su salida de la entidad. El argumento que expuso el economista en una carta enviada a los integrantes de la Bicameral es que no puede defenderse “cuando la decisión del Gobierno ya está tomada”. Sin embargo, hay otras razones para este pedido. Si se derogara el DNU en cuestión, caería todo el trámite judicial sobre su situación, y eso lo colocaría nuevamente al frente del Central. La otra interpretación que hicieron ayer altas fuentes del oficialismo es que el economista quiere que se derogue el decreto para que caiga la instrucción presidencial para demandarlo penalmente por mal desempeño de sus funciones. En este contexto, la respuesta del Ejecutivo no se hizo esperar. “Todo esto lo muestra como un estúpido”, no dudó en señalar el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, quien también dijo que Redrado es un “caprichoso”. “Quiere gobernar, conducir”, remarcó el funcionario.

La carta enviada por Redrado el mismo día en que comenzó a funcionar la Bicameral no cayó bien entre sus integrantes. “El único afectado si no se presenta será el propio Redrado”, señaló Alfonso Prat Gay (Coalición Cívica), presidente de la Comisión de Finanzas de la Cámara baja. El titular del Senado, Julio Cobos, y el kirchnerista Gustavo Marconato, presidente de la Comisión de Presupuesto, tampoco recibieron con simpatía la misiva de Redrado. “Fueron ninguneados” por Redrado, señalaron a Página/12 allegados a los integrantes de la Bicameral.

La comisión que está analizando la remoción del economista tenía previsto recibir hoy a Redrado, a la vez que ayer sesionó durante todo el día, con la presencia de Amado Boudou, ministro de Economía, Osvaldo Guglielmino, procurador del Tesoro, y Miguel Pesce, presidente interino del Central (ver página 5).

“Si el trámite tiene lugar luego de la decisión de remoción, se convierte en una parodia. Es como dar a una persona injustamente acusada la ocasión de ensayar su defensa cuando la sentencia ya ha sido dictada”, afirmó Redrado en el comunicado que envió a la Bicameral. No bien se dio a conocer la carta –entregada por los abogados del economista al mediodía pero difundida cerca de las seis de la tarde–, el jefe del bloque oficialista en Diputados, Agustín Rossi, salió al cruce del Golden Boy.

“Redrado es un incumplidor serial de las leyes y ahora afecta además a la Carta Orgánica del Banco Central”, afirmó el diputado, quien agregó que si hoy no concurre a la citación, “la comisión debería emitir su consejo y proceder a una normalización inmediata del Banco Central”.

Antes de que Redrado decidiera presionar a la Bicameral, la estrategia del oficialismo –avalada por el propio Cobos– era la de mantener las formas del proceso consultivo. “El final ya está cantado”, sostenían ayer a la tarde cerca de Marconato. Incluso, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner habría reconocido en privado que todo el proceso podía demorarse hasta un mes. Sin embargo, todo cambió por la noche. Luego de la reunión de la Bicameral, la Presidenta se reunió con Marconato, Rossi y Carlos Zannini, secretario de Legal y Técnica de la Presidencia, donde acordaron acelerar los tiempos de la comisión, y salir a cuestionar duramente a Redrado en caso de que hoy no se presente en el Congreso.

“El jefe del bloque oficialista –en referencia a Rossi– no integra esta comisión y por lo tanto su opinión no tiene valor para nuestro trabajo”, advirtió Prat Gay, con la intención de bajar el tono de la ofensiva oficialista, aunque no se privó de cuestionar a Redrado: “Sería sano para la democracia que se presente ante la comisión”.

El economista sigue considerándose como el legítimo presidente del Banco Central, por más que ya no pueda ingresar a la entidad y la función esté siendo ejercida por Miguel Angel Pesce (ver página 4), además de los explícitos pedidos de renuncia formulados por diferentes dirigentes de la oposición. “Mi derecho a ser oído, producir pruebas y obtener una decisión fundada en derecho no se puede concretar no habiéndose derogado el decreto que dispuso mi remoción”, aseguró Pérez Redrado en su carta.

El economista quiere que se caiga el DNU con dos objetivos: por un lado pretende que se disuelva el proceso judicial –que primero le dio la razón y luego colocó todo el proceso en el Congreso– cuya consecuencia inmediata sería la vuelta a fojas cero, situación que lo colocaría nuevamente al mando del Central.

Tal interpretación fue hecha por el propio Rossi, por eso salió a reclamar una rápida resolución de la Bicameral, en caso de que Redrado no asista al encuentro. El jefe del bloque oficialista admitió que luego de que se expida la comisión, la Presidenta debería emitir un decreto –común en este caso y no un DNU– para echar definitivamente a Redrado. El segundo objetivo de Redrado es lograr la caída de la causa penal que ya inició el procurador del Tesoro. Si se anula el DNU 18/2010, también podría caer el pedido que hizo la Presidenta para denunciarlo penalmente.

Una alta fuente del oficialismo indicó a Página/12 que para evitar un “vacío legal”, el nuevo decreto presidencial, luego de la actuación de la Bicameral, tendría por objetivo suspender los alcances del DNU 18/2010 en lo que se refiere a la remoción del funcionario pero mantendría los alcances de la demanda penal, que actualmente está en manos del juez Norberto Oyarbide.

La Bicameral retomará hoy su tarea. Según indicó Prat Gay, por la mañana recibirán a tres directores de la autoridad monetaria, aunque no precisó quiénes. Para la tarde sigue en pie la invitación a Redrado. De no asistir, el oficialismo saldrá a reclamar un rápido proceso legislativo para “elevar la recomendación cuanto antes”. De manejar un plazo de quince días como mínimo, el Ejecutivo cambió su estrategia para resolver todo hoy, en caso de que el díscolo economista evada el encuentro.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared