EL PAIS › OPINION

Caselli quiere jugar al truco

 Por Martín Granovsky

La columna “Treinta y tres de mano”, publicada en Página/12 el viernes 19, generó comentarios enriquecedores, el registro de una omisión y alguna curiosidad. Es lógico: trataba sobre un grupo de diputadas y diputados que hicieron suyo un proyecto que a la vez propone despenalizar el aborto y permitir que sea la mujer quien decida qué hace dentro de las primeras doce semanas de gestación. Naturalmente no se trata de un proyecto abortista, sino de quitar el riesgo penal sobre una decisión de cada quien. El proyecto surgió de organizaciones sociales que construyeron lo que ellas mismas llamaron “Campaña nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito”. O sea: derecho, no obligación.

Primera conclusión sobre comentarios recibidos: iniciativas como la que encarnan la Campaña y el grupo de parlamentarias y parlamentarios abren la agenda de debate público, la nutren de elementos nuevos y profundizan el ejercicio de la democracia.

Resumen del segundo grupo de opiniones: la política (o las instituciones políticas) deberían ser aún más permeables a las construcciones sociales cuando ellas tengan raíces fuertes.

La omisión (propia) es no haber resaltado que la iniciativa que cruza a casi todos los partidos, con excepción de quienes responden a Mauricio Macri y a Francisco de Narváez, al parecer distanciados por la candidatura a presidente pero no en este tema social, incluye a hombres y mujeres. Es decir que el cruce también es de sexo, o de género, y representa una maduración respecto de reclamos que no tienen por qué quedar restringidos a las mujeres. Es la mujer la que en última instancia decide sobre su propio cuerpo, porque decide con su propio cuerpo, pero la concepción de los derechos supone su carácter universal, y por lo tanto la lucha por ellos también lo es.

En cuanto a la curiosidad, se refiere a un mensaje transmitido por mail por el señor Esteban Caselli, que había sido mencionado en la nota. A continuación se transcribe textualmente el mensaje tal cual fue recibido. Dice así: “Estimado senor Ud. tiene la mentalidad de acuerdo a su estatura lamentablemente y esconde su verguenza detras de la barba que tiene en su cara, el aborto para mi es un crimen de una persona indefensa que no puede defenderse ni siquiera gritar cuando los estan matando, no se si Ud es casado o no si lo es y un dia tiene la gracia de Dios de dejar a su mujer embarazada ponga su oido en la panza de su mujer y despues de lo que Ud oirasguramente pensara distinto a lo que piensa sobre matar un bebe en el vientre de su madre si Ud. es creyente consulte con algun rabino de acuerdo a su religion y este le dira lo mismo que le estoy diciendo yo gracias a nuestro Dios su mama no penso lo mismo mientras lo estaba gestando sino hoy Ud no podria escibir las estupideces que escribe, con el mayor de los respetos le envio un fraternal saludo a pesar que Ud jamas me pudo ver por su ideologia , que mi Dios y el suyo que es el mismo lo perdonen por ser como es. se que a Ud. le queda la potestad de escribir en un medio poco leido si lo hace de la misma manera que estoy hablando con Ud. no me preocupa siempre y cuando experese mi pensamiento. Esteban Juan Caselli senador representando 13 paises de America Meridional y Gentiluomo de su Santidad”.

La columna publicada en Página/12 simplemente informaba que Chile recién había logrado promulgar una ley de divorcio en el 2004 y que así había salido del atraso que hasta ese momento compartía solamente con Malta, “el territorio de los argentinos Esteban Caselli padre e hijo”. Era una referencia a la Soberana y Militar Orden de Malta.

Conviene mencionar la función de Esteban Caselli padre como embajador de la Orden de Malta en Perú y de Antonio Manuel Caselli (hijo de Esteban) como embajador de la Orden de Malta en la Argentina, siempre con derecho a utilización de valija diplomática y sede en Alicia Moreau de Justo 1930, Puerto Madero. Antonio también incursiona en la política riverplatense, lo cual dista de ser contradictorio. Uno de los jefes políticos de Caselli, el primer ministro italiano Silvio Berlusconi, construyó su poder utilizando, entre otras plataformas, el control de una parte del negocio del fútbol, en su caso la propiedad del Milan, que articuló con los asuntos inmobiliarios, las obras públicas y un imperio en prensa escrita y audiovisual.

Como senador electo por italianos radicados en el exterior, Caselli padre está alineado con Berlusconi y el partido Il Popolo della Libertà, continuidad del partido Forza Italia. Al mismo tiempo, Caselli padre declara ser precandidato a presidente de la Nación para el 2011. Antes de su actividad intensa con los conservadores italianos y con un sector del Vaticano, Caselli fue director de Somisa durante el gobierno de Carlos Menem, luego embajador en el Vaticano, secretario general de la administración bonaerense de Carlos Ruckauf y más tarde secretario de Culto con Ruckauf canciller y Eduardo Duhalde presidente, mientras Martín Redrado era vicecanciller económico.

Berlusconi protagonizó un escándalo público por sus fiestas en Villa Certoza. Verónica Lario, la ahora ex mujer de Berlusconi, dijo que el primer ministro había convertido a la política italiana en “una basura impúdica”. Explicó que “sólo cuentan el físico y la televisión, y muchos padres están dispuestos a cerrar los ojos para ofrecer sus vírgenes al dragón”.

El premier afronta dos procesos judiciales, uno de ellos por fraude fiscal, pero logró que el Parlamento aprobara una ley que otorga inmunidad a los altos funcionarios y les permite dilatar su declaración ante la Justicia.

Según el líder de la agrupación Italia de los Valores, el ex fiscal antimafia Antonio Di Pietro, “hay un asesino de la democracia y se llama Silvio Berlusconi”.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared