EL PAIS › LA VISION DE ANALISTAS PERUANOS DE LA VISITA

Un gesto que era muy esperado

 Por Carlos Noriega

Desde Lima

La atención de los sectores políticos y de la prensa peruana alrededor de la visita de Cristina Kirchner estaba centrada en lo que la Presidenta diría sobre la venta de armas a Ecuador durante el conflicto bélico en 1995. Ese episodio enfrió unas relaciones históricamente estrechas y se mantenía como una herida abierta. El rechazo público de Cristina Kirchner a esa venta de armas ocurrida durante el gobierno de Carlos Menem y el desagravio que hizo al Perú por ese hecho resonaron fuerte en los corrillos diplomáticos y políticos de Lima.

En diálogo con Página/12, el congresista del oficialista partido aprista y canciller durante el primer gobierno de Alan García (1985-90), Luis Gonzales Posada, calificó estas declaraciones de la presidenta argentina como “valientes, honorables y muy emotivas para los peruanos”. “Nos alegramos de que la presidenta Kirchner, en un gesto de generosidad que reconocemos, haya expresado su desagravio por un acto que evidentemente ella no comparte y que fue un acto delincuencial, un maltrato al Perú por parte del gobierno de Menem. A partir de este desagravio hay que cerrar este capítulo y recomenzar una relación que estaba congelada a raíz de ese hecho desleal y avanzar, recuperando el tiempo perdido, en una línea positiva de una relación que siempre fue de primerísimo nivel. En ese sentido, esta visita ha sido muy positiva”, señaló Gonzales Posada.

Por su parte, el analista en política internacional y catedrático de la Universidad Católica, Farid Kahhat, declaró que el desagravio expresado por Cristina Kirchner “era un gesto necesario para voltear la página y normalizar la relación entre ambos países”. “La relación con la Argentina –continúa Kahhat– sin duda se resintió a raíz de la venta de armas a Ecuador, aunque venía mejorando en el plano económico: a partir de 2003 se ha triplicado el comercio bilateral. Este desagravio era el toque final que faltaba para consolidar una reconciliación.” Sin embargo, Kahhat estima que la relación bilateral entre Argentina y Perú, siendo histórica y cordial, no es prioritaria para ninguno de los dos países.

Gonzales Posada discrepa: considera la relación con Argentina como “absolutamente prioritaria” para el Perú. “Argentina –precisa el ex canciller– es importante porque es un gigante latinoamericano. Con Argentina hemos tenido una relación emocional muy fuerte. Durante la guerra de las Malvinas, independientemente del apoyo que dio el gobierno peruano en aviones y armas, miles de peruanos hacían colas en la embajada de Argentina para ir a combatir contra Inglaterra.”

Justamente, en opinión de Kahhat un objetivo central de la presidenta Kirchner en esta visita ha sido asegurar el apoyo del Perú a la demanda argentina a Gran Bretaña por la soberanía de las islas Malvinas. “El gesto de la Presidenta para restañar heridas con el Perú se da en momentos en que la Argentina ha vuelto a plantear el asunto de la soberanía de las Malvinas y espera obtener el respaldo de los países sudamericanos.”

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Un gesto que era muy esperado
    Por Carlos Noriega
  • Limeñas
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared