EL PAIS

Mensajes de texto

Coti cn Ricrdito

El sempiterno “monje negro” del radicalismo Enrique “Coti” Nosiglia tiene al Hotel Alvear, en la Recoleta, como uno de sus habituales lugares de reunión. Allí estuvo el jueves desayunando con amigos mientras miraba pasar a los participantes del encuentro organizado por el Consejo de las Américas. Nosiglia prolongó la sobremesa más de la cuenta hasta que poco antes del mediodía llegó Ricardo Alfonsín, a quien le tocaba exponer. Entonces el Coti se paró y de dirigió al VIP, donde esperó hasta que se abrazó con “Ricardito” como para que lo viera todo el mundo. Es que se sabe que, en la interna radical, Nosiglia venía jugando del lado de Julio Cobos pero, ahora, encuestas mediante y con una dirigencia nostalgiosa, la balanza parece inclinarse para el lado de Alfonsín. Y el Coti, al fin, fue ministro y tal vez el principal operador de su padre

Twittera

–¿Por qué bajó el ritmo de publicaciones con el Twitter? –preguntó Página/12 a la diputada Gabriela Michetti (PRO).

–Utilicé el Twitter muchísimo e interactuaba mucho por ahí, porque la usaba como descarga, casi terapéutica. Cuando se empezó a hacer una conceptualización del Twitter y si escribías tal cosa eras frívola y si escribías otra, ¿cómo se te ocurre dar discusiones en 140 caracteres?

–Estuvo la polémica de la feta de jamón crudo.

–Sí, ¿viste? Había hecho 3 mil tweets, algunos sobre libros y temas intelectuales y se agarraron de eso, que además fue una pavada mía, que escribí medio dormida. Ahí me agarró una suerte de hartazgo. Esto no quiere decir que no vuelva. En algún momento, volveré.

–¿Cómo se lleva con su imitadora?

–Apareció como “GabyMichetti” con “y”. A mí me molestó porque se pasaba de rosca. Decía cosas zarpadas. Entonces dije: “Alguno va a pensar que soy yo”. Y le discutí un poquito. Pero como tengo una cuenta verificada, la propia empresa la dio de baja. Entonces, se puso otro sobrenombre, “GabyMichotta”. Y ahí ya no le escribí más para no darle entidad. Si le escribo, la pongo entre mis 30 mil seguidores. Y ella tiene 500. Ahí aprendí un poquito

Mcri fan

Emocionadísimo está el procesado jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, con la participación de la selección argentina de básquet en el Mundial de Turquía. El sábado, minutos antes del debut, se conectó a Twitter para desearle “suerte a nuestro básquet en el partido contra Alemania”. Luego de la ajustada victoria volvió a twittear: “Bien Argentina, vamos x más!” y aprovechó que la red de microblogging es muy popular entre los miembros del equipo para mandar “felicitaciones a @obricio7, @cabezadelfino, @LScola4, @pipagutierrez y todo el equipo”. Ayer también se hizo un rato para comentar online el segundo encuentro. “Altísimos los australianos, pero nosotros tenemos a @chusogonzalez ¡vamos Argentina!”, posteó. Ahora tendrá que prestarles algo de atención a Las Leonas, que están disputando el mundial de hockey en Rosario, si no quiere que se pongan celosas

Invtado incomodo

La presentación del informe sobre Papel Prensa contó con diversos empresarios entre el público. El presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Osvaldo Cornide, fue ubicado por los organizadores en la primera fila, compartiendo espacio con el ex presidente Néstor Kirchner y el líder de la CGT, Hugo Moyano, entre otros. Acusado por sus detractores de acomodarse al poder de turno, porque supo ser amigo personal de Carlos Menem y adulador de la dictadura, Cornide se mostró nada entusiasmado y hasta un poco molesto durante el acto. El empresario le dedicó muy pocos aplausos a la presentación de la presidenta Cristina Fernández. Apenas golpeó suavemente sus manos cuando CFK habló de “tratamiento igualitario”

100 escalons

La actividad de la casa del PJ bonaerense había entrado en una suerte de letargo desde el accidente cerebrovascular de su presidente, Alberto Balestrini. Días antes de la asunción de Hugo Moyano, uno de sus lugartenientes programó una reunión en la sede con representantes de la corriente del peronismo sindical como para ir reactivando la casa. El lugar estaba bastante desolado; el encuentro debía hacerse en el piso 3º, pero no andaban los ascensores. “¡Pero éstos se piensan que somos los Gordos de la CGT!”, dijeron alrededor de Omar Plaini, a cargo de la reunión, diputado y secretario general de los canillitas. “¡Lo que no saben –advirtieron– es que podemos subir hasta cien escalones si hace falta!”

Sin nmbrar

Hugo Moyano asumió el 24 de agosto en el PJ bonaerense. El acto fue breve, en un escenario demasiado chico para todos los que pretendían subir. Hubo representantes del PJ nacional, Néstor Kirchner entre otros, y algunos intendentes del conurbano: pasaron Juan José Mussi (Berazategui), Julio Pereyra (Florencio Varela) y Alberto Descalzo (Ituzaingó). Lo que pocos advirtieron fue la salida. Pereyra y Descalzo se fueron poco después, apenas empezado el acto, algo enojados, según comentarios de la CGT, porque el locutor no tuvo la deferencia de nombrarlos

Mudanza peronsta

La última del PJ bonaerense. El partido no tiene sede propia, ocupa un lugar alquilado en La Plata. Dicen que Hugo Moyano todavía no ocupó la oficina de Balestrini y tampoco se sabe si finalmente lo hará. Por estas horas, el jefe de Camioneros piensa sus próximos pasos a lo grande: empieza a proyectar el traslado de la casa del PJ bonaerense a la ciudad de Buenos Aires y para eso empieza a considerar la posibilidad de que el PJ compre finalmente un inmueble

Matones en Mrlo

Desde hace algunos años, el partido bonaerense de Merlo está entre los más complicados para la actividad política. Esta vez, los problemas los tuvieron los militantes del Partido Encuentro, de Martín Sabbatella, el jueves a la tarde, cuando habían armado una mesa para juntar firmas por el proyecto para transformar en ley la Asignación Universal por Hijo. Un grupo de diez hombres encapuchados se les acercó, empezó a golpearlos y les robó el material partidario que repartían y hasta la mochila personal de uno de los militantes. “Váyanse a Morón”, fue el democrático mensaje de la patota. Resultado: el grupo de Nuevo Encuentro encabezado por la concejala Patricia Alvez terminó en la comisaría primera de Merlo, donde quedó radicada la denuncia. Obviamente, hasta ayer no había ninguna novedad en las tierras del intendente Raúl Otacehé

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared