EL PAíS › CASI SETENTA DIPUTADOS HABLARON EN LA SESIóN ESPECIAL

Recuerdo del “líder” y el “militante”

Oficialistas y opositores coincidieron en que Kirchner revalorizó la política como elemento de transformación. Desde la oposición también marcaron sus diferencias.

 Por Miguel Jorquera

La mayoría de los casi setenta oradores que ayer rindieron homenaje a Néstor Kirchner en la Cámara de Diputados coincidieron en señalar que el ex presidente fue quien “revalorizó la política como herramienta de transformación social” después de la mayor crisis de credibilidad de la sociedad argentina con toda su dirigencia.

Los legisladores oficialistas y sus aliados más cercanos también sumaron a las virtudes del “líder político” fallecido una larga lista de impulsos: la reestatización del sistema previsional, la Asignación Universal por Hijo, la jubilación para las amas de casa, la reforma de la Corte Suprema, la inconstitucionalidad de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida y la continuidad de los juicios a los responsables del terrorismo de Estado, el matrimonio igualitario, la unidad sudamericana y la defensa irrestricta de la continuidad democrática en los países donde estuvo amenazada. Todo mezclado entre recuerdos, anécdotas personales y fuertes manifestaciones de adhesión a la presidenta Cristina Kirchner.

La oposición rindió tributo “al militante” y dividió aguas a la hora de poner en valor los méritos de su gobierno. Radicales y macristas tampoco olvidaron sus discrepancias con su estilo de ejercer el poder y el peronista disidente Felipe Solá se refirió al él como “un líder y un político formidable”. Desde el centroizquierda reivindicaron su “coraje” para plantarse frente al ex presidente norteamericano George Bush, en aquella Cumbre de las Américas de Mar del Plata en la que éste intentó imponer el ALCA.

“Nunca, lo juro, pensé que tendría que homenajear a Néstor Kirchner en su muerte. Fue mi jefe y líder político pero un amigo también. Entre las muchas acepciones de amigos figura la de aquellos con los cuales compartimos nuestros sueños y Néstor Kirchner nos hizo soñar. Para aquellos que estamos entre los 40 y 60 años, redescubrió sueños y utopías”, dijo Agustín Rossi, con voz calma y acongojada.

El jefe de los diputados K fue el orador que abrió el homenaje. Señaló el “inmenso dolor de la Presidenta” y destacó el encolumnamiento del oficialismo detrás de ella. Tampoco olvidó la masiva movilización de jóvenes para despedir a Kirchner. “Son los hijos de la democracia, de los despidos masivos, de las ollas populares en la puertas de las fábricas, de la oleada que los llevó fuera del país y quienes les decían que no había nada que hacer y que la salida era individual”, señaló Rossi, para luego afirmar que Kirchner los había entusiasmado y “no los traicionó”.

La sesión especial comenzó a las 13.30 con 169 de los 257 diputados en sus bancas. Algunos dirigentes opositores se sumaron más tarde como Solá, Fernando “Pino” Solanas o Francisco de Narváez, quien sólo participó un rato. En cambio, Elisa Carrió faltó (ver recuadro).

Desde las bandejas seguían el homenaje Luis D’Elía, militantes del Frente Transversal de Edgardo Depetri –que asumió en la banca de Kirchner (ver página 7)–, del Movimiento Evita que conduce Emilio Pérsico y de la Agrupación Eternauta, con sus banderas en las gradas. En uno de los palcos estaban dos cercanos colaboradores de Kirchner: el titular de la Secretaría de Inteligencia, Héctor Icazuriaga, y el viceje de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina.

Oscar Aguad habló en nombre del radicalismo. “Nadie puede desconocer lo logrado desde que Néstor Kirchner asumió la Presidencia y el crecimiento alcanzado desde los umbrales de la disolución que nos amenazaba entonces”, dijo. Pero el jefe del bloque de la UCR también manifestó que “en ese respeto se deben ponderar las acciones de quienes representamos a otras corrientes ideológicas y canalizamos opiniones, que no por ser diferentes deben callarse ni ser desconsideradas”.

“Kirchner vivía toda la política como una lucha: de un lado los amigos y del otro los enemigos. No comparto esa importante división. La democracia es mucho más rica con la alternancia, la convergencia, el acuerdo. No se puede perder el respeto por los que piensan distinto”, sumó el macrista Federico Pinedo.

Solá se mostró todavía “conmovido” por la muerte de Kirchner. El dirigente del peronismo disidente dijo conocer por Perón “la desolación que deja la muerte de un líder, y Néstor Kirchner era un líder”. “Si esta muerte les resulta dura a los más pobres de la Argentina, los equivocados seremos los de la oposición”, sentenció Solá en tono conciliador.

Martín Sabbatella repasó los aciertos de Néstor Kirchner, como haber “recuperado el rol de la política como herramienta de transformación social, el papel de lo público y el rol del Estado” y de no haberse dejado seducir por “el reposo sacrosanto de consensos conservadores que dejan todo como está”. “Reconocer virtudes al adversario no empequeñece”, arrancó Solanas, quien repasó las coincidencias con el gobierno de Kirchner y remarcó su “gesto de mayor coraje, que fue decirle no a Bush en Mar del Plata cuando vino a imponer el proyecto del ALCA”.

También hubo reconocimiento de los socialistas por su apoyo a “la política de unidad latinoamericana”. Margarita Stolbizer se solidarizó con el “dolor de los colegas del oficialismo” y sumó que el mejor homenaje a Kirchner “es abrir mucho más el diálogo”.

A lo largo de las ocho horas y media que duró la sesión, la mayoría del bloque oficialista quiso dejar plasmado su homenaje. Anécdotas y recuerdos se fueron sumando entre los oradores. “Como dijo Chávez, hemos sembrado a Néstor en Santa Cruz”, dijo la santacruceña Blanca Blanco de Peralta, la esposa del gobernador, que colgó sobre su banca una bandera argentina con la leyenda “Néstor Vive”.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Bernardino Avila
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.