EL PAíS › LA JUEZA CONVOCó A UNA AUDIENCIA EN EL CASO NOBLE HERRERA PARA EL 19 DE NOVIEMBRE

Con los estudios del Banco de Datos Genéticos

 Por Raúl Kollmann e Irina Hauser

La jueza Sandra Arroyo Salgado convocó para el 19 de noviembre a las partes relacionadas con el caso de la identidad de Felipe y Marcela Noble Herrera. Ese día, la jueza informará los resultados de los estudios realizados en el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) y que terminarían justamente hoy, aunque se necesitan unos diez días para redactar los informes. De acuerdo con los trascendidos, de la ropa incautada en los procedimientos hechos en casa de los hijos de Ernestina Herrera de Noble surgió un perfil genético, tanto de Marcela como de Felipe. Y lo mismo habría ocurrido con la sangre y la saliva que ambos aceptaron dar en diciembre, aunque sólo para que se hiciera un cotejo con las dos familias querellantes. Es decir, que la conclusión del BNDG y los genetistas de las partes es que hay material apto para establecer el ADN de Felipe y Marcela y que se lo compare con los de todas las familias que buscan a sus nietos. Si se confirma este trascendido, la jueza Arroyo Salgado tendrá que decidir si pone en marcha el tramo final de los estudios para saber si Felipe y Marcela son o no hijos de de-saparecidos.

El BNDG concluirá hoy los estudios realizados sobre ropa incautada en dos allanamientos a la vivienda de la dueña de Clarín: uno, en diciembre de 2009; el otro, en mayo de 2010. En ambos hubo circunstancias extrañas. En el último, Felipe no tenía puesta ropa interior y en la de Marcela aparecieron dos perfiles genéticos, uno masculino y uno femenino. En el allanamiento de diciembre, la que no llevaba ropa interior fue Marcela. Lo que hizo la jueza Arroyo Salgado es ordenar que se haga una comparación de los ADN surgidos de la ropa de los dos allanamientos. Y aparentemente ese estudio permitió establecer un ADN de Marcela y uno de Felipe.

El siguiente paso dado por los científicos –respondiendo a las instrucciones de la jueza– fue establecer si la sangre y la saliva que aceptaron proveer en diciembre Felipe y Marcela fueron bien conservadas y, por lo tanto, si también permiten determinar sus respectivos perfiles genéticos. Los sobres conteniendo las muestras fueron abiertos verificando las firmas de todos los que participaron del momento de la extracción. En aquella oportunidad se les sacó sangre a Felipe y saliva a Marcela, dado que la joven tenía venas muy finas. Por lo que se sabe, también estas muestras fueron evaluadas como aptas por el BNDG y permiten establecer los ADN.

Más allá de los estudios, todavía subsisten algunas dudas sobre si las muestras analizadas corresponden a Felipe y Marcela. Por ejemplo, si la ropa incautada realmente les pertenece. Y porque la extracción de sangre y saliva no se hizo en el BNDG sino en el Cuerpo Médico Forense, con la supervisión del anterior juez. Tal vez Arroyo Salgado decida por eso hacer un entrecruzamiento de lo que sale de la ropa con lo que surgió de la sangre y la saliva. Pero el paso decisivo consistirá en ordenar que se establezca el ADN de los dos jóvenes y que se compare con los perfiles genéticos de todas las familias que buscan a sus nietos. Todo indica que la jueza adoptará esa decisión.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.