EL PAIS › SE PROFUNDIZA EL DESACUERDO ENTRE EL SECTOR DE YASKY Y EL DE MICHELI

La CTA cerca de la fractura

No hay acuerdo sobre la forma en que deben realizarse las elecciones complementarias en Tucumán y Misiones. Micheli llegó a anunciar ayer que su sector abandonaba la central, pero luego moderó su postura.

 Por Laura Vales

La Central de los Trabajadores Argentinos quedó al borde de la fractura porque las listas de Hugo Yasky y Pablo Micheli no se ponen de acuerdo sobre cómo volver a votar en las provincias que fueron impugnadas por denuncias de fraude. Las dificultades son tales que Micheli llegó a anunciar que su sector abandonaba la CTA “para crear una nueva organización”, aunque horas más tarde moderó su postura y aclaró que no se irán, pero que si no hay acuerdo para votar antes del 7 de diciembre “no vamos a seguir en este tren”. Yasky replicó que su lista convocará, aunque lo haga sola, a las elecciones complementarias, “porque es un derecho de los afiliados” y acusó a Micheli de “irresponsable”.

El comité arbitral que dirimió las impugnaciones a la interna del 23 de septiembre dispuso que se vuelva a votar en tres provincias –Tucumán, Misiones y Mendoza– y otras 50 mesas de distintos distritos del país.

Las provincias por las que no hay acuerdo son Tucumán y Misiones. En Tucumán, la lista de Micheli no acepta que se vuelva a dirimir la conducción provincial, donde se dio por ganador el estatal Salvador Agliano; están dispuestos sólo a que se vote por los cargos nacionales. Aunque el comité arbitral dispuso que se realice toda la elección nuevamente, el argumento es que el compromiso de acatar las decisiones de ese comité fue asumido por las listas 10 (Yasky) y 1 (Micheli), pero no por Agliano, que fue candidato de la lista 6, más allá de que haya sido aliado de Micheli a nivel nacional.

En Misiones, la discusión es por los padrones. Micheli denunció que sus oponentes en la interna quieren meter a “800 personas que responden al gobernador Maurice Closs y a la diputada Stella Leverberg, que es la secretaria general de los maestros misioneros”. Yasky asegura que se trata de afiliados “que ya figuran en el padrón, pero que en las elecciones de septiembre aparecieron en mesas distantes a 100 o hasta 150 kilómetros de sus domicilios o lugares de trabajo, por lo que no pudieron ir a votar”. No se trataría de incorporar afiliados, sino de hacer cambios en las mesas en las que figuran.

Las elecciones complementarias estaban siendo preparadas por una comisión integrada por dos representantes de la Lista 10, Stella Maldonado y Pedro Waisejko, y dos de la Lista 1, Adolfo Aguirre y Edgardo Peidrós. El jueves a la noche, después de una fuerte discusión, los representantes de la Lista 1 se retiraron. La versión de Yasky es que se fueron diciendo “se acabó: si ustedes no ceden en Tucumán no hay acuerdo, tenemos la orden de terminar, ya esto es una fractura”. Maldonado y Waisejko pidieron un cuarto intermedio y avisaron que hasta las 18 de ayer tendrían el teléfono abierto para retomar las negociaciones, pero no hubo recomposición. Por su parte, Micheli dijo que su sector quiere ir a una elección “que se realice cumpliendo con lo que laudó el comité arbitral”, en el sentido de que el comité no ordenó modificar los padrones de Misiones, sino sólo volver a votar, porque la irregularidad denunciada en esa provincia fue que los fiscales de la Lista 10 no estuvieron en el recuento desde su inicio. “Es decir que los que están violando lo acordado son ellos.”

Así las cosas, ayer daba la impresión de que nada evitará la ruptura. Por la tarde, en una conferencia de prensa, Yasky anunció que su sector de la mesa nacional convocará a elecciones para el 7 o el 9 de diciembre (el 8 es feriado). “No pueden impedir que los afiliados voten. Nosotros vamos a garantizar condiciones que eviten que se repitan las irregularidades de la elección anterior, porque si hacemos la misma elección repitiendo todo igual evidentemente vamos a llegar al mismo desbarajuste.” Desde el sector de Micheli anticiparon que si esta convocatoria se concreta, la impugnarán, ya que ninguno de los dos sectores tiene la mayoría necesaria para llamar a elecciones. La mesa nacional, luego de la partida de Milagro Sala, quedó con 34 integrantes, que están 17 a 17. En off, ya hay dirigentes que blanquean que la ruptura existe desde el día después de la elección y que habrá que hacerse a la idea de la coexistencia de dos CTA.

Compartir: 

Twitter
 

Pablo Micheli y Hugo Yasky volvieron a cruzar ayer declaraciones por los puntos de desacuerdo que persisten entre ambos sectores.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared