EL PAIS › ALFONSIN CRITICO A QUIENES “ABANDONARON EL BARCO” RADICAL

Enojado con su propia gente

Las ironías del candidato presidencial apuntaron a dirigentes bonaerenses como Federico Storani y Sandra Rioboó. La diputada, que ahora buscará una banca en el Senado por el Frente Amplio Progresista, había dicho que “es evidente que Ricardo perdió la brújula”.

El candidato a presidente Ricardo Alfonsín apuntó ayer contra los sectores internos que “abandonaron el barco” radical y cuestionaron el acuerdo bonaerense con Francisco de Narváez para “disfrazar de cuestiones ideológicas” las diferencias que en verdad tenían que ver con los lugares que ocupaban en las listas. Alfonsín no quiso dar nombres, pero se trató de un dardo para los dirigentes bonaerenses como Federico Storani, o la diputada Sandra Rioboó, que se postula a segunda senadora nacional por el Frente Amplio Progresista, de Hermes Binner. “Me preocupan algunas actitudes como las de quienes abandonan el barco y después del 23 de octubre van a estar preocupados por el barco”, ironizó ayer Alfonsín, quien volvió a negar cortocircuitos con su socio del peronismo disidente producto de las negociaciones con otro candidato presidencial, Alberto Rodríguez Saá.

Alfonsín arrancará la semana próxima con recorridas por el interior del país y continuará, en paralelo, con la serie de presentaciones de propuestas en la ciudad de Buenos Aires. Además, hará campaña en el conurbano. En su propia tierra, donde venció a los históricos caciques Leopoldo Moreau y Federico Storani, es el lugar en que Alfonsín encontró más resistencias internas. El acuerdo con Francisco de Narváez había sido aprobado por la convención provincial, luego de una alianza estratégica con Moreau.

Finalmente, Alfonsín colocó a dos dirigentes de su espacio en la lista de diputados nacionales: Miguel Bazze y Carlos Pérez Gresia, mientras que Moreau incorporó a Eduardo Santín. El sector del intendente de San Isidro, Gustavo Posse, también tuvo un representante, pero el cobismo, representado por Daniel Katz y Mario Meoni, entre otros, no alcanzó ningún lugar expectante. Lo mismo sucedió con la Corriente de Opinión de Federico Storani y con Rioboó, que pertenecía al alfonsinismo, pero pegó el portazo tras el acuerdo con De Narváez. “Es evidente que Ricardo perdió la brújula hace rato y no da pie con bola”, disparó Rioboó, quien preguntó qué hará el candidato a senador de la Udeso, José Scioli, en caso de acceder a la banca. “¿Se incorporará al bloque radical o al que acompañe a su hermano en la ruta a la presidencia?”, remató.

En este turno electoral el radicalismo pone en juego cinco bancas pertenecientes a Katz, Rioboó, Norberto Erro, Gustavo Serebrinsky y Rubén Lanceta. Según las cifras obtenidas en las primarias, sólo conseguiría dos escaños propios, ya que la nómina está intercalada con dirigentes del peronismo disidente.

En paralelo, Alfonsín recibió con beneplácito la decisión de De Narváez de bajar la lista de adhesión que encabezaban Pablo Lanusse y Fanny Mandelbaum para “no dificultar la chance de colocar un diputado por la oposición”. Esta definición evita que se reparta el voto con la lista “oficial” encabezada por Manuel Garrido y Hernán Rossi.

Compartir: 

Twitter
 

Ricardo Alfonsín ayer, durante la recorrida que realizó por varias ciudades bonaerenses.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.