EL PAíS › COMO Y POR QUE SON COMO SON

Detrás de las boletas

Algunas fueron diseñadas a partir de ideas de los propios candidatos. El objetivo es diferenciarse y sumar.

FRENTE PARA LA VICTORIA

El modelo de la Presidenta

Por N. L.

La modernización de las boletas electorales, una de las piezas accesorias de la reforma política, fue una iniciativa personal de Cristina Fernández de Kirchner: lo recordó la misma presidenta, de forma pública, en más de una ocasión. El modelo actual, con colores que distinguen a las distintas alternativas y la posibilidad de incluir fotos de los candidatos, lo tomó del sistema uruguayo, al que conoció en un viaje antes de las últimas elecciones presidenciales de ese país.

“Vi la boleta del Pepe Mujica y me encantó”, confesó en la conferencia de prensa que dio un día después de las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias del 14 de agosto. Cuando, poco después, decidió avanzar con la reforma, ordenó que uno de los aspectos que se incluyeran en la ley fuera ése.

Entonces, no debería sorprender que estuviera detrás de todos los detalles del diseño de la papeleta que llevará su nombre el 23 de octubre. “Lo eligió todo ella misma, personalmente”, le confió a Página/12 uno de los pocos hombres que estuvieron cerca durante el proceso de decisión.

Según comentan en la Casa Rosada, los rasgos que se le dieron a la boleta del Frente para la Victoria (el color azul “justicialista” y la tipografía de las letras blancas) siguen el estilo que tenía la gráfica de las campañas en Santa Cruz, cuando Néstor Kirchner corría por la intendencia de Río Gallegos y luego por la gobernación. En aquella época la Presidenta que ahora va por su reelección con Amado Boudou como compañero de fórmula era la jefa de campaña que supervisaba personalmente la confección de carteles, tal como ahora lo hace con las boletas que llevan su nombre.

FRENTE POPULAR

Un diseño por descarte

Por Werner Pertot

Los duhaldistas optaron por el verde y el violeta para su boleta no por una cuestión de convicción. “Es que el resto de los colores ya estaban tomados”, admitieron. Sufrió pocas variaciones entre las primarias y la boleta que estará en el cuarto oscuro el 23 de octubre: apenas se agrandó la tipografía de los nombres de Eduardo Duhalde y Mario Das Neves. Los dos aparecen en pie de igualdad, con su rostro a color. Arriba aparece el logo del Frente Popular en blanco y en violeta.

El diseño de la boleta estuvo a cargo del equipo de creativos que coordina Carlos Citara, quien dijo estar muy ocupado para atender a Página/12. Se trata del mismo grupo que armó los spots, según explicó el jefe de campaña de Duhalde, Carlos Brown. “Los colores fueron por sorteo y era lo que quedaba. Habían ido reservando. El oficialismo reservó el azul de movida”, contó Brown. El dirigente explicó por qué predomina el verde en la boleta. “Se eligió en su momento el verde y una especie de fucsia. Ahora repetimos el mismo color por una razón de identidad. Se le dio preferencia al verde, se puso más verde, porque nosotros somos la esperanza”, metaforizó el titular del Movimiento Productivo Argentino. “Sólo falta que nos cante Diego Torres”, se rió.

La elección de las dos fotos también fue pensada. “Van las dos fotos por respeto al candidato a vicepresidente. Corresponde poner el vice, me parece”, dijo Brown, quien se mostró extrañado de que en la boleta radical no aparezca Javier González Fraga. En las boletas legislativas también aparecen Graciela Camaño y Chiche Duhalde. Para que apareciera el apodo de la última, tuvieron que presentarse a último momento ante la Justicia Electoral.

FRENTE AMPLIO PROGRESISTA

El color y la imagen

Por Miguel Jorquera

El diseño de la boleta electoral del Frente Amplio Progresista busca aportar a romper con el desconocimiento de Hermes Binner en el electorado. “Por eso la foto y el nombre del candidato presidencial, como en un pequeño afiche, están en un claro primer plano, como el número uno, la locomotora del frente. En cambio, (Norma) Morandini está atrás, más chica, para que no se molesten armónicamente, no se superpongan. Esto todavía es una etapa de presentación”, dice su diseñador Daniel Canabal.

“Binner tiene un 30 por ciento de desconocimiento en el electorado, aunque hemos avanzado muchísimo con las primarias. Los spots del final de campaña tendrán el mismo esquema conceptual”, agrega Canabal, que tiene 20 años de experiencia en agencias de publicidad y acumula otros 20 en la comunicación institucional del PS desde que los socialistas llegaron al poder en Rosario. Ahora ocupa la Subsecretaría de Comunicación Visual y Gestión de Imagen del gobierno santafesino.

“Hemos logrado equilibrio. Modestamente, es un buen diseño”, se entusiasma Canabal y describe la elección de los colores. “Tanto el azul como el naranja, los hemos usado casi históricamente. El naranja es un color con fuerza sin la furia y lo destructivo del rojo, además de alegre. El azul aporta el contraste. Son colores bien arriba, que sobre el fondo blanco nos dan mucha visibilidad”, afirma.

Canabal también destaca el hallazgo del logo del FAP: “La estrella de cinco puntas es un símbolo de una riqueza histórica impresionante. Representa desde los cinco continentes hasta los dedos de la mano de un trabajador. Desde tiempos remotos es uno de los símbolos de vida de muchas civilizaciones. La tienen la bandera turca, la yanqui y la cubana”.

COALICION CIVICA

Según marca el manual

Por S. A.

La boleta de la Coalición Cívica no sufrió alteraciones respecto de la utilizada para las primarias del 14 de agosto. En fondo blanco y con colores verde y azul, la boleta de Elisa Carrió y de Adrián Pérez replica la estética utilizada en toda la cartelería y publicidad de esa fuerza desde hace años. “Tenemos un manual de normas, que sirve básicamente para todo aquel que diseñe cosas de la CC en cualquier parte del país y que lo haga con la misma estética. Desde un profesional hasta un estudiante de diseño puede hacerlo tomando esta base”, sintetiza Matías Méndez, responsable del área de comunicación de la Coalición Cívica.

La decisión de colocar la foto de Carrió y Pérez casi del mismo tamaño tiene como objetivo dar una imagen de “equipo” y mostrar la importancia para la CC de la renovación política. Por ese motivo, también la boleta de diputados de Capital Federal tiene dos fotos. “Tratamos de expresar en la boleta los ejes que venimos trabajando durante la campaña. Que somos una fuerza con equipos, propuestas y que somos los únicos que no negociamos con el kirchnerismo”, detalla Méndez, en diálogo con Página/12.

El diseñador gráfico de la Coalición Cívica para cuestiones nacionales es Jorge Codicimo, que viene trabajando para Carrió desde hace tiempo y le imprimió una estética moderna a ese espacio. Como todas las demás fuerzas, en su boleta figuran las tres cuestiones centrales a comunicar: el nombre del partido, de los candidatos y la foto.

El resultado de las elecciones, un poco más del 3 por ciento a nivel nacional, no provocó modificaciones en ese diseño. El elemento saliente de la boleta sigue siendo el apellido de la candidata, la dirigente más conocida de la CC: “Carrió”.

FRENTE DE IZQUIERDA Y DE LOS TRABAJADORES

Con el rojo como bandera

La boleta y todo material utilizado en la realización de los spots de radio y televisión, y también en los afiches para la vía pública, se crearon de común acuerdo entre el PO, el PTS y la Izquierda Socialista.

A pesar de que la Unión Cívica Radical impugnó ante la Justicia Electoral que lo utilizara, el FIT logró llevar el rojo en su boleta: argumentó a su favor que ese color era universalmente un emblema del movimiento socialista y comunista, en particular desde la insurrección obrera de la Comuna de París en 1871, y que en la Argentina es un reconocido patrimonio de los partidos que integran el frente. La jueza María Servini de Cubría atendió esos argumentos y accedió a que el rojo ocupara al menos el 70 por ciento de la superficie de la boleta para diferenciarla de la radical.

Originalmente la boleta del FIT tenía otro formato, que fue transformándose a partir de aquella resolución judicial. Al no tener en un principio acuerdo entre las tres fuerzas integrantes del frente sobre costear una impresión con fotos en colores, se presentó el modelo original para las primarias con las fotos de Jorge Altamira y Christian Castillo en blanco y negro. Después hubo acuerdo, pero ya a esa altura la Justicia rechazó el pedido de que las imágenes de los candidatos fueran en color.

El próximo 23 de octubre los votantes verán las caras de Altamira y Castillo a todo color. Eso sí: de igual tamaño. Así lo decidieron los partidos que integran el FIT.

Para “expresar el espíritu frentista” el PO, el PTS y la Izquierda Socialista resolvieron también que sus logos tengan la misma dimensión y que ninguno sobresalga por encima de los otros.

UNION PARA EL DESARROLLO SOCIAL

Más blanca que de costumbre

Por S. A.

La boleta de la Unión para el Desarrollo Social terminó casi calcada a la del 14 de agosto. Pero el diseño de la lista encabezada por Ricardo Alfonsín fue motivo de bastante discusión durante los días previos a la presentación ante la Justicia Electoral. Primó el fondo blanco con letras rojas y negras y en primer plano la sonriente y prolija imagen del hijo del ex presidente Raúl Alfonsín. No aparece la figura de Javier González Fraga, el economista independiente elegido como vice, más por sus atributos técnicos que por su grado de conocimiento público.

Según fuentes del alfonsinismo, en un primer momento, antes de las primarias, habían propuesto hacer toda la boleta roja con letras blancas, apelando a los colores tradicionales de la UCR. Pero fue el peronista disidente Francisco de Narváez quien opuso resistencia para no quedar tan asociado con el partido de Yrigoyen y Alem. El radical y el peronista consensuaron entonces usar más blanco que rojo y poner en grande la palabra “Unión”, en referencia al nombre del frente. Ese tema también había producido rispideces. De Narváez no quiso ir en la boleta debajo de la histórica “Lista 3-UCR”, como proponía el entonces titular del Comité Nacional, Angel Rozas.

Tras el resultado de las primarias, los publicistas de De Narváez le sugirieron cambiar de color a todo rojo con letras blancas para que “se identifique mejor en el cuarto oscuro”. En verdad, esa modificación le traería al peronista disidente algunos beneficios extra: como para la UCR significaba un trastorno cambiar la categoría presidencial en los 24 distritos del país, esa parte de la boleta quedó con fondo blanco mientras que el resto de las categorías usarán fondo rojo. Algunos radicales desconfiados lo tomaron como una inducción al corte de boleta. En el alfonsinismo, prefirieron decir que no tendría consecuencias.

COMPROMISO FEDERAL

El eje de la campaña

“El gesto de Alberto en la boleta surgió de él mismo. Le salía naturalmente mientras hablaba en los actos, le gustó y empezó a querer replicarlo siempre porque se siente cómodo haciéndolo”, explicaron desde la agencia a cargo de la producción de los materiales de campaña de Alberto Rodríguez Saá, para referirse a la foto de la boleta en la que el candidato, vestido con una remera blanca, un saco blanco, y sonriendo sobre un fondo también blanco, apunta al votante con el dedo.

La idea de la boleta, como la de los spots publicitarios y la gráfica, surgió del propio candidato. A diferencia de otros casos, donde la boleta se diseñó a partir de los afiches, en la campaña de Rodríguez Saá para la elección presidencial fue el factor que desencadenó la estética y el contenido del resto de las herramientas de comunicación electoral. Cuando fue la presentación de listas, el 8 de septiembre, la mesa de campaña del puntano definió también cómo sería la boleta. “Nos dijo que trabajemos los spots en esa línea y nosotros lo hicimos, pero todo surgió a partir de su involucramiento personal en la campaña”, comentó Sebastián Carballo, de la agencia Carballo y Asociados.

El uso del blanco en el fondo y en la ropa del candidato salió del disparador “Vamos por un futuro lleno de luz”, eslogan que también aportó Rodríguez Saá a su propia campaña. Consultado sobre si evaluaron en qué medida la apuesta a una boleta tan diferente de las demás favorece a Rodríguez Saá, Carballo consideró que el involucramiento del candidato en las decisiones de la campaña suma en autenticidad y lo beneficia. “Los votantes perciben si el candidato está siendo él mismo”, agregó.

Informe: S. P.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.