EL PAíS › ALBERTO RODRIGUEZ SAA Y FRANCISCO DE NARVAEZ AFINAN LOS DETALLES DE SU ACUERDO

Una sociedad que va tomando forma

Los candidatos a presidente de Compromiso Federal y a gobernador bonaerense de la Udeso se juntaron para avanzar en la definición de su alianza. Los operadores del puntano anunciaron su apoyo al empresario y también que habrá cooperación mutua para fiscalizar.

 Por Sebastian Abrevaya

Despacito, suavemente, los peronistas disidentes Alberto Rodríguez Saá y Francisco de Narváez van encaminando en cámara lenta su incipiente acuerdo electoral. Después de los contratiempos iniciales, producto de las chicanas e ironías del gobernador de San Luis y del consecuente enojo radical, ambos dirigentes se reunieron junto a sus colaboradores más cercanos para reencauzar la relación. “Hay un apoyo a Francisco y habrá cooperación en la fiscalización. Para nosotros esto es un avance cuantitativo y cualitativo”, señaló, medido, el principal operador de Rodríguez Saá, Luis Lusquiños. Esa es la actitud que le exigió Ricardo Alfonsín a De Narváez para no oponer resistencia al tercero en discordia: que la reciprocidad no sea una condición para darle apoyo a De Narváez en la provincia de Buenos Aires.

El candidato a gobernador buscó alcanzar ayer el delicado equilibrio que requiere su nueva apuesta política. Incorporar el acompañamiento de Alberto Rodríguez Saá como candidato presidencial, sin decir que votará por él en octubre y que Alfonsín se ponga celoso. En el departamento que tiene el gobernador puntano en la ciudad de Buenos Aires, De Narváez, Gustavo Ferrari y Daniel Amoroso se encontraron ayer con Rodríguez Saá, su hermano Adolfo y Lusquiños. Allí posaron para la foto jugando una partida de ajedrez (ver aparte) y ajustaron los detalles del acuerdo.

“Habrá más encuentros, todas las semanas”, relató Lusquiños y dijo que durante la reunión hablaron de “las ideas comunes y de cómo trabajan los equipos técnicos”. A través de un comunicado, De Narváez sostuvo que “en el marco de una reunión con equipos de colaboradores directos, se arribó a significativos avances de cara a las elecciones del 23 de octubre”. De todas maneras, no quisieron anunciar que el pacto ya estaba sellado, como había prometido Rodríguez Saá días atrás.

De Narváez lo buscó a Rodríguez Saá luego del flojo papel de Alfonsín en las primarias y el importante corte de boleta en la provincia. Las irregularidades en la postulación a gobernador bonaerense de Adolfo y su posterior inhabilitación judicial para presentarse facilitaron el entendimiento. En un primer momento, Alfonsín aseguró que no le molestaba en absoluto el acuerdo, ya que sus operadores analizaron que el puntano no le disputa el mismo electorado y que podría arrastrarles beneficios a los intendentes y legisladores radicales que van colgados de la boleta de De Narváez gobernador.

Sin embargo, las palabras de Rodríguez Saá a mediados de la semana pasada generaron mucho malestar. “A nosotros nos hace falta un candidato en esa provincia y él necesita un candidato a presidente que salga segundo y entre en el ballottage”, dijo el mandatario de San Luis, quien le reclamó a De Narváez que tome la decisión de romper o no con Alfonsín. Esa actitud fue el detonante para el alfonsinismo. Primero el titular del Comité bonaerense, Miguel Bazze, y luego Alfonsín en persona calificaron su postura como una “extorsión” y lo acusaron a Rodríguez Saá de “acordar con el Gobierno” para perjudicar a la UCR. Lo cierto es que permanecer segundo es uno de los objetivos principales del candidato radical, que en las primarias quedó a ocho centésimas de Eduardo Duhalde y a dos puntos del socialista Hermes Binner.

El viernes mismo, después de la reacción radical, el puntano dio marcha atrás y pidió “prudencia”. “Hay que ir haciéndolo con sensatez. Estamos viendo ahora distrito por distrito, que sea todo respetuoso, porque es muy complicado lo que estamos haciendo”, admitió. Con esa afirmación, el puntano dejó entrever que también quedan cuestiones por consensuar en cuanto a candidaturas a intendentes de los dos espacios y sus respectivos cargos legislativos.

Lo que falta definir todavía es la agenda de campaña. Tanto desde el sector de De Narváez como del puntano revelaron que habrá actividades conjuntas, lo que nunca sucedió con Alfonsín luego de las primarias.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.