EL PAíS › GARRé PIDIó QUE AUTORIDADES CIVILES DIRIJAN LAS FUERZAS DE SEGURIDAD

“Fortalecer el gobierno político”

Junto al vicepresidente Boudou, la ministra de Seguridad destacó la necesidad del compromiso de las fuerzas de seguridad con los derechos humanos y dijo que su conducción debe recaer en “las autoridades elegidas por el pueblo”.

La ministra de Seguridad, Nilda Garré, encabezó ayer el primer acto de graduación conjunto de agentes, suboficiales y oficiales de la Policía Federal, la Policía de Seguridad Aeroportuaria, la Gendarmería nacional y la Prefectura Naval Argentina. Acompañada por el vicepresidente Amado Boudou, Garré felicitó a los más de tres mil efectivos que completaron su formación. En su discurso, la ministra hizo hincapié en el compromiso de las cuatro fuerzas de seguridad federal con la “plena vigencia” de los derechos humanos y las garantías constitucionales, la necesidad de implementar una conducción política y civil sobre las instituciones de seguridad, y de terminar con las prácticas abusivas y discriminatorias, tanto con la ciudadanía como puertas adentro de cada fuerza.

“Un total de 4730 hombres y mujeres se sumaron en el 2011 al sistema de seguridad”, afirmó Garré desde un escenario montado en el campo de la Escuela de Gendarmería Nacional General Güemes, en Ciudad Evita, ante miles de uniformados, vestidos algunos de blanco, otros de verde militar, y otros de azul, que la escucharon sentados ordenadamente en sillas de madera, todos en la misma posición. Explicó que se trata de 3157 efectivos graduados, más 360 agentes y 1213 gendarmes que se incorporaron durante el primer semestre del 2011 y concluyeron ayer su formación inicial. “Al año de la creación del Ministerio de Seguridad, es una excelente ocasión para reafirmar la decisión de cambiar las instituciones y brindar una mayor protección a la vida, las libertades, los derechos, y las garantías de los ciudadanos”, afirmó.

En relación con la disposición por medio de la cual el personal policial no puede utilizar balas de plomo en el contexto de protesta sociales, y con la mayor carga de efectivos en las tareas de patrullaje y vigilancia en la calle, la ministra afirmó: “Es indispensable que los integrantes de las fuerzas actúen conforme con doctrinas, técnicas, y prácticas profesionales comprometidas con la plena vigencia de los derechos humanos y las garantías constitucionales, y que tengan en cuenta las particularidades del trabajo policial, dando prioridad a los saberes necesarios para el desarrollo de mejores estrategias de prevención”.

Luego, Garré criticó el autogobierno policial y destacó que son las autoridades democráticas las que deben asumir el mando sobre las fuerzas de seguridad: “Son las autoridades elegidas por el pueblo las que tienen el deber de conducir estos cambios, para dotarlos a ustedes de las herramientas para entender la difícil y apasionante tarea de cuidar a sus conciudadanos”, aseveró, dirigiéndose a los efectivos. Por eso, en lo que algunos interpretaron una alusión dirigida al gobernador bonaerense, Daniel Scioli, llamó a “fortalecer el gobierno político de las fuerzas de seguridad”.

Respecto de los abusos de poder que se dan tanto dentro de las fuerzas como entre sus integrantes y los ciudadanos, la ministra reconoció la existencia de jerarquías al interior de las instituciones, pero llamó a ejercer la autoridad respetando los derechos humanos: “La labor policial y de seguridad es una tarea de equipo que se realiza en el contexto de una institución jerárquica donde el adecuado ejercicio de la autoridad, la responsabilidad y la disciplina resultan claves para alcanzar los objetivos que exigen las políticas públicas”, afirmó en ese sentido. Y agregó: “El modo en que se ejerce esa autoridad que les confiere el Estado a los funcionarios resulta clave para construir una sociedad democrática. El prestigio de su formación y el respeto por los derechos humanos dejarán la legitimidad requerida para ejercer su función”.

“Este ministerio es y será implacable frente a prácticas abusivas y discriminatorias, tanto en los institutos de formación como en el resto de la vida institucional”, advirtió, refiriéndose a los malos tratos a los aspirantes dentro de cada institución. “Se debe abandonar toda práctica del pasado que, disfrazada de tradición, denigre a los aspirantes a las fuerzas de seguridad. No permitiremos que se confunda autoridad con sometimiento”, agregó.

Hacia el final de su discurso, Garré felicitó a los graduados y los convocó a trabajar “por una sociedad más justa, más segura y más solidaria”. “Hoy han formulado un juramento que apuesta a estos valores”, les recordó a los nuevos integrantes antes de darles sus diplomas.

Compartir: 

Twitter
 

Garré y Boudou, en el acto de graduación de efectivos de la Policía, Gendarmería, PSA y Prefectura.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.