EL PAIS › EL BANCO CENTRAL Y EL NUEVO REGIMEN DE CREDITOS PARA LA INVERSION. REPORTAJE A MERCEDES MARCO DEL PONT

“Existe demanda y los bancos ni lo contemplan”

La titular del BCRA explicó por qué se promoverá el crédito para inversión productiva. “Durante la crisis anterior, el sistema cortó, sacó e interrumpió financiamiento. Ahora buscamos que tenga un comportamiento contracíclico.”

 Por Tomás Lukin

El Banco Central aprobó la instrumentación de la nueva línea de crédito que deberán poner en marcha obligatoriamente los bancos privados y públicos para financiar proyectos de inversión. Concluida la reunión de directorio donde se aprobó la medida, la presidenta de la entidad, Mercedes Marcó del Pont, recibió a Página/12: “Hay mucha demanda de préstamos para la inversión que no está cubierta porque los bancos privados ni los contemplan o ponen condiciones imposibles de cumplir”, expresó la funcionaria. Marcó del Pont destacó que la medida “hubiera sido imposible sin la reforma de la Carta Orgánica”. Aseguró que “las entidades van a ganar plata, pero menos que con su negocio más rentable, que son los créditos al consumo”.

–¿Por qué se tomó la decisión de obligar a los bancos a prestar para la inversión?

–La inversión productiva es fundamental para el crecimiento económico. La nueva línea de crédito parte de un diagnóstico objetivo de todo el equipo económico: hay mucha demanda para créditos de inversión insatisfecha. No va a haber demanda si los bancos exigen a las empresas que paguen en un año y con tasas del 20 por ciento. Las condiciones tienen que ser consistentes con su rentabilidad esperada. Hoy los bancos no prestan para la inversión, salvo esfuerzos esporádicos y honradas excepciones. Su plan de negocios no contempla esos créditos. Van a tener que aprender a prestar.

–¿Esa demanda existe incluso en un escenario de desaceleración del crecimiento económico?

–Distintas cámaras industriales nos llamaron diciendo que éste era el instrumento que estaban esperando. Durante la crisis de 2008-2009 el sistema bancario respondió en forma procíclica: sacó, cortó e interrumpió financiamiento. En ese momento, la política monetaria estuvo al margen. Ahora buscamos que el sector bancario tenga un comportamiento contracíclico. Tenemos que desplegar todos los mecanismos de política económica para minimizar el impacto de esa crisis internacional sobre la economía local.

–¿El sector privado no presta porque no es rentable?

–La decisión no sólo es coherente con el nivel de solvencia y liquidez, sino que se va a verificar que es un excelente negocio. Van a ganar plata, pero menos que con los créditos al consumo y personales. Los créditos para inversión tienen muy baja mora y, además, atrás de cada pyme que se atiende hay un paquete de negocios colaterales. Estamos forzando que presten una partecita de sus fondos a una tasa más baja que la de los préstamos al consumo. La medida, desde ningún punto de vista, puede generar quebrantos, ni un descalce de tasas o plazos.

–¿Cuáles son las principales características de la nueva línea de financiamiento?

–Los bancos deberán prestar para proyectos de inversión el equivalente al 5 por ciento de sus depósitos privados. La nueva línea tendrá una tasa de interés fija del 15 por ciento, establecida en un máximo que surge del promedio de la tasa Badlar [promedio de los depósitos mayoristas] del mes de junio más 400 puntos básicos, con un plazo mínimo de tres años. En total son 14.900 millones de pesos. Las entidades deberán aplicar la mitad del monto a pymes. Estamos trabajando para sacar nuevos requisitos de encajes [la magnitud de los depósitos que deben mantener inmovilizados los bancos] donde vamos a premiar a aquellos bancos que presten a más largo plazo y a pymes. Además, cuando los créditos se acuerden por un plazo más largo a los tres años, la tasa adicional no va a estar fija y las partes podrán establecer las condiciones para el período adicional.

–¿Qué inversiones se financiarán?

–Contemplamos la adquisición de bienes de capital y proyectos de mayor magnitud. No puede ser para capital de trabajo ni prefinanciamiento de exportaciones. Cuando una empresa no pueda acceder al crédito que desea porque excede sus capacidades, se podrán hacer créditos sindicados. La línea de financiamiento está habilitada para bienes de capital de producción nacional o importados.

–¿Qué plazos les dan a los bancos para cumplir con la asignación de créditos?

–Para el 31 de diciembre las entidades tienen que tener acordados todos los préstamos. En el caso de inversiones que suponen un único pago, como la adquisición de una máquina, tienen que estar desembolsados hacia fin de año. En el caso de proyectos de inversión que implican una mayor complejidad para evaluarlos e implementarlos, tienen seis meses más para su desembolso, hasta el 20 de junio de 2013.

–¿Cómo se va a supervisar? ¿Qué sucederá si los bancos no cumplen con esos plazos?

–Vamos a armar un comité de supervisión. Nosotros tenemos un régimen sancionatorio en la Ley de Entidades Financieras y vamos a generar otro régimen específico para esta situación.

–¿Sólo los bancos privados van a tener que prestar en esas condiciones?

–No, los bancos públicos también. Pero los casos como el Banco Nación, que ya prestan a la producción, van a poder computar esos créditos como parte de la nueva línea. En total son 31 bancos. Las 20 entidades públicas y privadas sistémicas que poseen el 92,4 por ciento del total de los depósitos, a los que sumamos a los once bancos que son agentes financieros, porque tienen que cumplir este rol de fomento. En cuatro años y medio el Banco Nación desembolsó 15.400 millones de pesos para préstamos de inversión. Ahora pedimos que 31 bancos desembolsen un poco menos en un año.

–Usted destaca el caso del Banco Nación pero, a dos años del lanzamiento, de los Créditos del Bicentenario todavía no terminaron de colocarse ocho mil millones de pesos.

–Los créditos del Bicentenario tienen involucrados directamente solamente a ocho bancos. Tienen un spread muy bajo y deben ser proyectos estratégicos específicos que apruebe un comité de evaluación. Además los bancos deben poner en garantía títulos públicos. Hay entidades que no están interesadas en participar. Ahora tomamos una decisión homogénea: todos tienen que participar.

–¿Hubiera sido posible crear esta línea de crédito sin la reforma de la Carta Orgánica?

–Esto era imposible sin la reforma de la Carta Orgánica. La posibilidad de orientar parte del crédito a necesidades estratégicas para el conjunto de la economía llegó para quedarse. Con la reforma en la mano y sabiendo que teníamos esa atribución, los bancos no tomaron la iniciativa.

Compartir: 

Twitter
 

“Las entidades van a ganar, pero menos que con su negocio más rentable, los créditos al consumo.”
Imagen: Sandra Cartasso
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.