EL PAIS › COMPLICAN A FAVALE Y A LOS COMISARIOS ACUSADOS POR EL ASESINATO DE MARIANO FERREYRA

Un aporte policial al juicio

Dos policías complicaron la situación del barrabrava Cristian Favale, señalado como uno de los tiradores. El tercero explicó que tres comisarios que están siendo juzgados tenían poder de mando y podrían haber evitado el asesinato.

 Por Irina Hauser

Un policía declaró ayer en el juicio por el asesinato de Mariano Ferreyra que el barrabrava Cristian Favale, acusado como uno de los tiradores, lo llamó por teléfono después del crimen y le dijo que había estado “en el lugar del problema”. Como habían allanado su casa, le pedía que “si sabía algo (más) le avisara”. Otro testigo, también policía, que participó en las tareas de inteligencia sobre Favale, explicó que a través de escuchas y seguimientos se pudo constatar que en los días posteriores al homicidio se reunió con una persona de la Unión Ferroviaria (UF). Un jefe de Asuntos Internos de la Policía Federal reconoció que tres comisarios que están en el banquillo (Jorge Ferreyra, Hugo Lompizano y Luis Mansilla) tenían capacidad de mando y podían tomar decisiones para evitar el ataque de la patota.

Durante la instrucción de la causa, Harry Favale fue identificado por lo menos por trece testigos que lo describieron disparando agazapado desde la mitad de la calle Luján hacia donde estaban los trabajadores tercerizados y agrupaciones políticas ya en el momento en que se desconcentraban, sin haber podido concretar el corte de vías que planeaban. El hecho de que fuera un barrabrava ajeno a la UF, que llegó al lugar con un grupo de gente propio pero interactuaba con Pablo Díaz, que daba directivas a la patota, fue evaluado por la Justicia de instrucción como una muestra de que el ataque que terminó en la muerte de Ferreyra fue planificado. Es decir, que no era la respuesta espontánea de trabajadores ferroviarios ante un posible corte de vías de tercerizados.

“Por la época de lo ocurrido me llama a mi (celular) Nextel y me dijo que había estado en el problema de Capital, que si sabía algo que le avise, me llamó reiteradas veces y a ‘Mauricio’ (otro policía) también”, declaró ayer, refiriéndose a Favale, el sargento de la Policía Bonaerense Alejandro Tocalino. Explicó que lo conocía desde 2009, una época en que Tocalino trabajaba en la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Quilmes. Se había enterado, dijo, que en la DDI de Lomas de Zamora estaban buscando a Favale por el homicidio de Ferreyra y se ofreció a actuar como “mediador” para que se entregara. También sostuvo que le informó a su jefe que estaba recibiendo llamados de Favale y que la instrucción fue que “lo siguiera atendiendo” y que si tenían “que dar una mano para detenerlo” lo harían.

El principal Angel Dardo Castro, de la dirección de investigaciones de la Federal, comentó que participó en la detención de Díaz y que tuvo que hacer tareas de escuchas y seguimientos a Favale, entre otros. Así fue que detectó que el barra, después del homicidio del joven del Partido Obrero, planeaba reunirse con un hombre de la UF (que según consta en la causa es Mario Giunti) por cuestiones vinculadas “con armas” en puente La Noria y que el encuentro se concretó. En un momento de su declaración señaló que al tema se le dio “un tratamiento especial”. “Era la muerte de un chico que no se puede tolerar”, enfatizó.

Al final del día, el testimonio del comisario inspector Alejandro Reclalde, quien instruyó el sumario interno sobre la actuación policial en Barracas, desató una batalla entre los abogados. Fue a partir de que Maximiliano Medina, del CELS (de la querella de la mamá de Ferreyra), le pidió que definiera las funciones según distintos cargos. Los defensores de varios policías se enojaron y plantearon que si le dejaban dar esa explicación se convertía en un perito y dejaba de ser un testigo que habla por lo que vio. El Tribunal Oral Criminal 21, sin embargo, sostuvo que debía responder. Así fue que –nombrándolos por su papel como jefes del operativo– admitió que Mansilla (de Control de Líneas), Ferreyra (de la División Roca) y Lompizano (de la Dirección General de Operaciones) podían haber tomado decisiones que evitaran el asesinato.

Compartir: 

Twitter
 

El barrabrava Cristian “Harry” Favale fue identificado por trece testigos como uno de los tiradores.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared