EL PAíS › TOGNOLI DEBIO RENUNCIAR A LA POLICIA DE SANTA FE Y LA JUSTICIA PIDIO SU CAPTURA

Con las horas en libertad contadas

Las revelaciones sobre las vinculaciones del jefe de la Policía santafesina con el narcotráfico sacudieron la provincia. Tognoli debió renunciar y aseguró que es inocente. Pero anoche no estaba en sus domicilios.

 Por José Maggi y
Juan Carlos Tizziani

Desde Rosario

Cristian Sola (izquierda) asumió ayer como nuevo jefe de la Policía santafesina.

El ex jefe de la policía santafesina, Hugo Tognoli, estaba –al cierre de esta edición– inubicable por la Justicia, luego de que el juez federal Carlos Vera Barros ordenara, a pedido de la fiscal Liliana Bettiolo, su detención y no fuera hallado en su domicilio de la capital provincial por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA). La fuerza tiene la orden de trasladarlo a Rosario en la mañana de hoy para su declaración indagatoria. Sin embargo, Vera Barros tuvo un gesto con el ex jefe policial ya que libró el oficio de detención también a la Policía santafesina, con lo cual le dio aviso inmediato a Tognoli de que era buscado. La Justicia le imputa el incumplimiento de deberes de funcionario público y la violación de la ley 23.737 de estupefacientes, entre otros delitos.

Ayer, el gobernador Antonio Bonfatti desplazó de su cargo a Tognoli, le pidió que se pusiera a disposición de la Justicia y designó en su reemplazo al número dos de la fuerza, Cristian Sola, a quien ahora acompañará como subjefe José Luis Romitti. A primera mañana, el ministro de Seguridad, Raúl Lamberto, llamó a Tognoli y le recomendó un paso al costado “en resguardo de su persona y de la institución”, y recibió como respuesta: “Ya redacté la renuncia”. Por la tarde, Lamberto puso en funciones a Sola y a Romitti, admitió que hay una investigación abierta en la Justicia de Rosario desde hace un año pero que “desconoce su contenido”. Y trató de pilotear la crisis con un anuncio: la creación de la Secretaría de Delitos Complejos, que estará a cargo de un funcionario civil, con tres directores “para investigar el narcotráfico, el lavado de dinero y la redes de trata de personas”. Una nueva vuelta a la reforma que propuso su antecesor, Leandro Corti, en mayo último, cuando poco antes de su renuncia asumió el mando de las Tropas de Operaciones Especiales (TOE) y de las direcciones de Drogas Peligrosas y Trata de Personas, que pasaron a depender del ministro.

Las escuchas que mencionan a Tognioli impactaron de lleno en la Casa Gris, la gobernación santafesina. “Es un hecho preocupante”, dijo Lamberto en el acto de ayer, donde asumió la dupla Sola-Romitti. Y comentó su diálogo con Tognoli, para que renuncie y se ponga a disposición de la Justicia. El ministro dijo que la revelación de Página/12 los tomó por sorpresa. “No hemos sido notificados por el juez de la causa, ni hubo denuncias, ni orden de detención, ni de allanamientos. No tuvimos ninguna comunicación oficial en el Ministerio de Seguridad ni en la Policía de Santa Fe. Pero si hay una investigación vamos a colaborar. Lo hemos hecho siempre y lo vamos a seguir haciendo. Los hechos denunciados deben ser esclarecidos”, agregó. “Es una actuación de jueces que deben tomar las medidas, pero esas medidas no han sido tomadas y nosotros no las conocemos. Por lo tanto, le pedimos al comisario Tognoli que se pusiera a disposición de la Justicia y tomara todos los recaudos para defenderse y deslindar responsabilidades”, explicó.

–¿Cree que Tognoli tenía relaciones con bandas de narcotraficantes? –le preguntaron.

–Yo no puedo culpar ni descartar. Esta es una causa que tiene más de un año y nos parece llamativo que aparezca ahora, a un año de los hechos, en un medio nacional y no en los de la provincia. Pero al margen de las formas que no comparto, si hay un hecho que investigar debemos colaborar con el esclarecimiento –respondió el ministro de Seguridad.

–Lo acusan de proteger bandas de narcotraficantes.

–Si nos manejaramos por las sucesivas imputaciones, denuncias y anónimos no tendríamos Policía. Me parece que no es así. Hace falta que los hechos se prueben, si hay imputaciones que se lleven al expediente y recién allí surgirán culpabilidades y responsabilidades –replicó.

“Toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Cuando se trata de funcionarios públicos, la responsabilidad es política más que legal. Pero nosotros no podemos cortar por un anónimo la carrera de un policía. Por eso confiamos en los designados y en los resultados. Si en el día de mañana hay hechos que involucran a policías, vamos a ser muy firmes para que los hechos se esclarezcan”, agregó el ministro.

Tognioli negó todas las imputaciones. Dijo que llamó al juez federal de Rosario, Marcelo Bailaque, quien le aseguró que tampoco había ningún pedido ni orden para detenerlo. “El único teléfono celular que tengo es el que usaba cuando era director de Drogas Peligrosas y lo pongo a disposición para que se investigue”, afirmó.

“Desconozco todo esto. Estoy muy shockeado porque no tiene sentido ni explicación lógica. Si a usted lo van a detener y lo van a allanar, ¿lo van a publicar antes en el diario? No se entiende. ¿Para qué va a salir en el diario, para que limpie todo?”, se preguntó el ex jefe policial. Pero cuando cayó la tarde, prefirió esquivar las brigadas de la PSA que lo buscaban incesamentemente en su domicilio y en un departamento de la capital santafesina. A última hora se especulaba que el objetivo de Tognoli era evitar la foto que lo tenía preocupado: bajar esposado de una camioneta de la PSA.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.