EL PAIS › SEDRONAR DESMIENTE EL INFORME DE LA JIFE SOBRE TRAFICO NARCO

Una Junta que no junta datos

La Sedronar desmintió los datos lanzados por la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, de la ONU, que señalan el incremento del tráfico narco en y desde Argentina. Sostiene que la mayor parte de esos datos fueron inventados o son erróneos por completo.

 Por Emilio Ruchansky

La Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar) desmintió varios “datos” sobre actividades de producción y tráfico de cocaína y anfetaminas, vertidos en el informe anual de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) de las Naciones Unidas, difundido el martes pasado. En dicho estudio, se afirma que desde Argentina se exporta cocaína en grandes cantidades a Australia y Nueva Zelanda, al parecer por fuentes propias y no reveladas, ya que no hay información oficial al respecto. La Sedronar también desestimó que hubiera crecido el número de “laboratorios ilícitos de procesamiento de cocaína base”, como apunta dicho estudio. “Estas aclaraciones las vamos a repetir el próximo lunes en la reunión anual de la Comisión Internacional sobre Drogas de la ONU, en Viena”, aseguró a este diario Marcelo Gastaldi, jefe de Gabinete de la Sedronar.

La respuesta al informe fue enviada desde la Secretaría a Sebastián Rosales, director de Asuntos Internacionales de Drogas, quien trabaja en la embajada argentina en Austria. El primer punto desmentido es esta afirmación: “Según el Gobierno, ha aumentado el número de laboratorios ilícitos de procesamiento de cocaína base descubiertos en la Argentina en los últimos años. Esos laboratorios estaban destinados en su mayoría al procesamiento de pasta de coca para consumo interno”.

En la Sedronar aseguran que nunca afirmaron esto y se solicita “la rectificación de la información vertida por ser errónea”. El escrito presentado recuerda que a la JIFE ya se le adelantó información de un estudio inédito titulado “Centros de Procesamiento Ilícito de Estupefacientes en Argentina. Situación actual y tendencias 2000-2011”. En este estudio, dice la respuesta, “surge claramente que, si bien se había registrado un aumento en la cantidad de centros de procesamiento ilícito en el período 2007-2009, en el año 2011 se verifica una importante disminución”.

Sobre este punto, también se aclara que de los 32 lugares desmantelados en 2011, sólo la mitad fabricaba clorhidrato de cocaína y no siempre desde la “pasta de coca”. “Estos centros de procesamiento, que no son laboratorios, están ubicados en viviendas y galpones y son bastante precarios. Ahí vimos que se completan las últimas etapas de fabricación del proceso del clorhidrato de cocaína. La materia prima es una cocaína de baja calidad o pasta base procesada”, explicó a Página/12 Mariana Souto, directora nacional de Análisis y Control del Narcotráfico de la Sedronar.

La otra mitad, agrega la respuesta de la Secretaría, se relaciona con actividades de adulteración o fraccionamiento; es decir, con el estiramiento de la cocaína con sustancias como lidocaína, cafeína o manitol (un endulzante). Sobre el paco o “la denominación callejera de una multiplicidad de sustancias”, como definió esta investigadora, se constataron dos procesos: la extracción y estiramiento del clorhidrato de cocaína para hacerlo fumable o el uso de la pasta base o sulfato de cocaína mezclado con otras sustancias de rebaje.

Ambos tipos de “cocinas” se encuentran, en su mayoría, en la provincia de Buenos Aires o cerca de otros grandes centros urbanos, explicó Souto.

El segundo punto desmentido es una generalización de la JIFE, que advierte su “temor justificado” a la propagación del uso de drogas sintéticas en Sudamérica y se asegura que en la Argentina, entre otros países, hubo incautación de “importantes cantidades de estimulantes de tipo anfetamínico en 2011”. En la Sedronar aclaran que oficialmente no se remitió información que avale ese incremento de incautaciones y “la información disponible no permite sustentar esa afirmación respecto de las tendencias que vienen registrándose en los últimos años”.

Por último, aparecen dos datos disgregados en el informe de la JIFE, donde se señala un aumento de la cocaína ingresada en Nueva Zelanda y Australia en el período 2010-2011 y se menciona a la Argentina entre otros países de origen de los cargamentos. El escrito enviado por la Sedronar destaca la respuesta dada por las autoridades de esos países. “Las cantidades de cocaína que provienen de Argentina hacia Australia son relativamente pequeñas en relación con otros países mencionados en el párrafo, en todos los casos de cantidades inferiores al kilo”, se aclara.

Las autoridades de Nueva Zelanda aseguraron que ni siquiera se registraron incautaciones originadas en Argentina en el año 2012, año analizado en el reporte de la JIFE. “Por lo anterior, y a los fines de contribuir a que la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes sustente su informe en evidencias, se considera importante remitir a ese organismo las observaciones precedentemente formuladas”, concluye la respuesta argentina.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

De los 32 lugares desmantelados en 2011, sólo la mitad fabricaba clorhidrato de cocaína.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared