EL PAíS › LAS HABRíA RECIBIDO UN EMPLEADO DE MARIJUáN

Otra denuncia de amenazas

El fiscal federal Guillermo Marijuán, quien impulsa la investigación contra el empresario Lázaro Báez por supuesto lavado de dinero, denunció que recibió una amenaza telefónica de muerte en su oficina. A raíz de su presentación se abrió un expediente para rastrear el origen de la llamada y quedó a cargo del juez Sebastián Casanello, el mismo que instruye la causa contra Báez. La procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, al igual que el magistrado, le pidieron al Ministerio de Seguridad “medidas de custodia y protección” para el fiscal.

El llamado amenazante no lo recibió directamente Marijuán sino un empleado, a quien le dijeron que si su jefe “apela” van a matar a sus hijas. La única apelación que tendría por hacer Marijuán sería para cuestionar una resolución del propio Casanello, quien anteayer desestimó su pedido de imputar a Gils Carbó por el nombramiento de fiscales ad hoc y subrogantes, algunos asignados a unidades o procuradurías especializadas, como de lavado de dinero. Según el juez, no hay delito en esas designaciones.

Es la segunda amenaza que recibe Marijuán en los últimos días, aunque la primera decidió no denunciarla, sino que la difundió un abogado amigo suyo, Andrés Rabinovich, quien relató: “El domingo a las 15.30 estábamos en un bar de Belgrano donde nos juntamos siempre, mientras su hija menor terminaba un partido de hockey. Estábamos en una mesita afuera del bar y apareció una persona que le dijo ‘¿Doctor Marijuán?’. El dice ‘sí’, y esta persona deja un sobre en la mesa y sigue caminando. Cuando lo abrió, vio que era una amenaza concreta: decía ‘Pará de joder. Te vamos a limpiar a vos y a tu familia’”.

Ese episodio, según refirió Rabinovich, fue dos días después de que Marijuán presentara un dictamen ante Casanello impulsando la acción penal contra Báez, uno de sus hijos, el financista Daniel Pérez Gadin y Fabián Rossi (marido de la vedette Iliana Calabró), en la causa donde ya venían siendo investigados el financista Federico Elascar y el contador Leonardo Fariña por el supuesto envío al exterior de 50 millones de euros.

El juez Casanello le informó ayer a Marijuán que él mismo investigará las amenazas y le ofreció el apoyo que necesite. A Marijuán le había tocado investigar su propia denuncia, pero obviamente se excusó y elegirá a su reemplazante el fiscal de Cámara Germán Moldes. Por lo pronto, el juzgado citará al empleado que atendió la llamada de amenaza y verificará las llamadas entrantes a la fiscalía. Gils Carbó, jefa de los fiscales, a quien Marijuán había pedido investigar por la designación de secretarios como fiscales ad hoc e interinos, pidió ayer al Ministerio de Seguridad que se resguarde a él y a su familia.

También se solidarizó con el fiscal el titular de la Procelac (la procuraduría adjunta de criminalidad económica y lavado de activos), Carlos Gonella, duramente cuestionado por Marijuán a partir de sus aportes a la causa. Otro fiscal, Federico Delgado, impulsó ayer una investigación penal contra Gonella por esa actuación en base a una denuncia del legislador de Proyecto Sur Julio Raffo.

La procuradora Gils Carbó, por su parte, aludió elípticamente a la actuación de Marijuán al hablar en la presentación de un nuevo programa de transparencia de la Procuración (ver aparte). Le atribuyó actuar con un “doble estándar” según quiénes sean las personas investigadas y señaló que en la causa donde se investigan quinientos clientes –entre ellos el Grupo Clarín– que sacaron unos 400 millones de dólares del país entre los años 2006 y 2008 no puso el mismo ímpetu que en el caso que involucra al empresario Lázaro Báez.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.