EL PAíS › SERVINI ELEVó LA CAUSA SOBRE LA APROPIACIóN DEL BEBé DE CECILIA VIñAS

Una apropiadora a juicio

La acusada es Ana María Grimaldos, esposa del prófugo represor Jorge Vildoza, quien cumple prisión domiciliaria desde el año pasado. Javier Penino Viñas consiguió recuperar su identidad en 1999.

La jueza federal María Servini de Cubría consideró finalizada la instrucción y envió a juicio oral la causa que investiga a la esposa del represor Jorge Vildoza que se desempeñó en la ESMA, Ana María Grimaldos, por la apropiación del bebé de Cecilia Viñas y Hugo Penino –ambos desaparecidos- que nació mientras su mamá estaba detenida de manera clandestina, durante la última dictadura militar. Tras permanecer prófuga durante 24 años, Grimaldos llegará a la etapa oral del proceso que la acusa con prisión preventiva que cumple en su casa. El paradero de su marido permanece desconocido.

En su resolución, que firmó días atrás pero se difundió ayer, Servini de Cubría considera que hay pruebas suficientes para someter a juicio a Grimaldos, de 77 años, en el marco de la causa que investiga la apropiación del bebé de los militantes Viñas y Penino. Así rechazó el planteo de sobreseimiento del defensor oficial de la mujer, Gustavo Kollman. Para la jueza, quedó “demostrado que Grimaldos habría tenido conocimiento y voluntad de ocultar y retener en todo momento” al bebé que Viñas parió en la ex Esma, asistida por el médico genocida Jorge Luis Magnacco, consideró en la resolución de envío del caso a juicio. Javier fue apartado de su madre e inscripto de manera ilegal por Vildoza, que hasta 1979 fue jefe del grupo de tareas 3.3.2 de la ex Esma, y su mujer como su hijo biológico.

“Corresponde decir, sin hesitación alguna, que Ana María Grimaldos sabía que el camino elegido no era el trámite legal de adopción y que se había anotado en forma espuria a Javier Gonzalo Vildoza, hoy Penino Viñas”, agregó la magistrada en su resolución. El muchacho recuperó su identidad en 1999, cuando tomó finalmente el apellido de sus padres biológicos. Sin embargo, continúa viviendo en Inglaterra, adónde lo llevaron sus apropiadores pocos años después del fin de la última dictadura, cuando profugaron y con quien hoy mantiene el contacto.

El matrimonio huyó del país en 1986, sólo con el bebé apropiado a cuestas. Dejaron a sus tres hijos legítimos en Buenos Aires. Grimaldos permaneció prófuga durante 24 años –Vildoza aún lo está–. En julio de 2012, la Justicia la encontró en una de las casas que la familia tiene en Acassusso, en el norte del conurbano bonaerense y ordenó su arresto. Primero se negó a declarar ante la jueza, pero luego presentó un escrito en el que aseguró desconocer el origen del bebé al que inscribió como hijo propio. “Debe descartarse la alegada ignorancia sobre el origen del niño”, postuló Servini de Curbía en la resolución que da por concluida la instrucción e impulsa la llegada de la causa, que comenzó en 1986, cuando Abuelas de Plaza de Mayo y familiares de Viñas y Penino comenzaron la búsqueda, hacia el juicio oral.

Además, remarcó que Vildoza, en tanto jefe de uno de los grupos de tareas del principal edificio de la Armada, comandó la represión ilegal y tenía “intervención en la entrega de niños hijos de mujeres embarazadas detenidas, conforme testimonios obrantes en la causa, a la época de los sucesos y el período histórico peculiar que se vivía”.

Grimaldos será juzgada por “sustracción y retención de un menor, falsificación de documento público y supresión de estado civil” con un embargo de dos millones de pesos.

Compartir: 

Twitter
 

Tanto Ana María Grimaldos como su esposo Jorge Vildoza consiguieron escapar de la Justicia por muchos años.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.