EL PAíS › CRUCE DE ACUSACIONES ENTRE SCIOLISTAS Y MASSISTAS EN LA PROVINCIA

El presupuesto, eje de la pelea

Varios funcionarios del gobierno de Daniel Scioli acusaron al Frente Renovador de “obstaculizar” la gestión por su negativa a aprobar el presupuesto. Massa criticó los “nuevos impuestos y aumentos”.

La discusión del presupuesto de la provincia de Buenos Aires disparó el primer todos contra todos entre sciolistas y massistas, probable adelanto de la pelea principal en 2015. “Durante la campaña vendía propuestas y ahora sólo se dedica a bloquear la gestión”, le dedicó la ministra de Gobierno provincial, Cristina Alvarez Rodríguez, a Sergio Massa, por la negativa del Frente Renovador a tratar el proyecto de presupuesto que incluye un tributo especial para combatir la inseguridad y la posibilidad de tomar nueva deuda. A las críticas se sumaron luego otros funcionarios y legisladores. “Ahora, mientras se discuten el presupuesto, los recursos y la pretendida creación de los nuevos impuestos o de aumentos, queremos que también se discutan los problemas de la gente”, respondió Massa, quien aseguró estar “atónito” porque dice que no ve reacción del gobierno bonaerense luego de las elecciones.

“Parece que el diputado nacional electo está priorizando sus intereses personales por sobre los ciudadanos que lo eligieron para que los represente, negándose a tratar el presupuesto, obstaculizando la política ambiental y el financiamiento para obras, no para gastos corrientes”, afirmó Alvarez Rodríguez, explicando los objetivos a los que apunta la provincia para tomar nueva deuda.

Los presidentes del Banco Provincia, Gustavo Marangoni, del Grupo Provincia, Santiago Montoya, y de la Agencia de Recaudación bonaerense (ARBA), Martín Di Bella, la siguieron con las críticas. Marangoni dijo que “antes de presentar el presupuesto nos encontramos con que la oposición, que en la campaña era el papa Francisco, ahora son los reyes de los piquetes, obstaculizan la difusión del presupuesto, obstaculizan todas las políticas del gobernador”. Montoya también cargó contra el bloque legislativo del Frente Renovador. “Fomenta un ambiente de chicana política permanente, donde no se busca trabajar con seriedad” y consideró que “se oponen al presupuesto antes de presentarlo”. Di Bella evaluó que “Massa está empeñado en hacer politiquería para obstaculizar la labor de la provincia y trabar la gestión del gobernador Daniel Scioli”.

“Obstaculizar”, se nota, se convirtió en una palabra clave desde la gobernación para apuntarle al Frente Renovador. Salieron a responder varios referentes del FR y luego Massa distribuyó un comunicado con declaraciones suyas en Bahía Blanca. “En estos diez días uno mira atónito que a pesar de que cuatro millones de bonaerenses pegaron un grito aún no hay reacción”, sostuvo, en referencia a su triunfo electoral en la provincia. Como es habitual, hizo eje en la inflación y en la inseguridad. “Vemos en esta región un crecimiento importante del delito y angustia de la gente por lo que significa la puerta giratoria”, machacó. Justamente, el tributo extra que incluyó Scioli en el presupuesto de este año estará destinado a mejorar la seguridad. Será calculado en base al Impuesto Inmobiliario y en la provincia esperan recaudar unos mil millones de pesos extra.

“Nosotros no obstruimos nada, sólo queremos cuidar el bolsillo de la gente, el gobernador lo que está buscando es un cheque en blanco de 15 mil millones para su campaña a presidente y que lo paguen los bonaerenses”, retrucó el intendente de Olavarría, José Eseverri, un radical que forma parte del armado del Frente Renovador. El también massista intendente de San Miguel, Joaquín de la Torre, consideró que en el sciolismo “no saben qué significa debatir”. Añadió: “Debatir no significa aceptar cualquier barbaridad que se les ocurra proponer. Lo que sucede es que Scioli siempre creyó que hacer política era aceptar los caprichos del gobierno nacional, aunque atentaran contra los intereses de la provincia”.

En este escenario, 17 senadores de la oposición –14 massistas, dos del PRO y una de la CC– en su mayoría del massismo, se comprometieron a “no apoyar” la iniciativa. Lo expresaron en un documento que titularon “No al endeudamiento, No al aumento de impuestos”. Allí detallaron que si bien van a “posibilitar el tratamiento del presupuesto” en la Legislatura, adelantaron que “no aprobarán el endeudamiento”, que requiere el voto de los dos tercios de los legisladores por lo que sin su apoyo no podrá ser promulgado.

Les salió al cruce la presidenta del bloque de senadores del Frente para la Victoria, Cristina Fioramonti, quien apeló a la responsabilidad institucional de los senadores para que, “como en otras ocasiones, logremos el acompañamiento de toda la oposición, sobre todo teniendo en cuenta que es un presupuesto muy austero, similar al de otros años, y sin olvidar que es una herramienta fundamental para mantener la gobernabilidad en la provincia”. “La oposición siempre nos ha acompañado con el presupuesto, con sus diferencias y sus reparos, pero siempre le ha brindado esta herramienta tan importante a nuestro gobernador”, concluyó la legisladora.

Compartir: 

Twitter
 

La ministra de Gobierno, Cristina Alvarez Rodríguez.
Sergio Massa estuvo en Bahía Blanca, desde donde lanzó sus críticas.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.