EL PAíS › LA UCR, LA CC, EL SOCIALISMO Y EL PRO EN LA DISPUTA POR EL 2015

El dilema de los no peronistas

Los partidos de oposición reconocen que divididos disminuyen sus posibilidades de vencer a las distintas expresiones del peronismo, pero no todos estarían dispuestos a hacer un alianza. Las posiciones de cada uno.

 Por Sebastian Abrevaya

El año pasado, Macri en el Comité Nacional de la UCR, observado por Barletta, Binner, Cobos y Alfonsín.
Imagen: DyN.

Con el PJ en ebullición, ya sea en su versión opositora o en la pluralidad oficialista, la idea de unificar el espacio no peronista tomó esta semana un impulso inesperado con la propuesta de Elisa Carrió de sumar al PRO al frente que conforma junto a la UCR, el socialismo, el GEN y Proyecto Sur, entre otros. El planteo fue rechazado públicamente por los socios de la líder de la Coalición Cívica, pero en el aire quedó flotando una idea que muchos piensan en privado: para llegar al gobierno en 2015, no pueden desaprovechar la división del peronismo fragmentando el arco no peronista. “Si querés competir contra el PJ tenés que representar a la mayoría de la sociedad. Basándote siempre en tus ideas, pero no podés desconocer que el macrismo representa a una parte del electorado. Si alguien es de centroderecha y te quiere votar, hay que representarlo”, explica uno de los encargados de articular el frente panradical. El macrismo, en cambio, no descarta de plano un acercamiento, pero por ahora centra su estrategia en aglutinar dirigentes de distintas fuerzas (especialmente la UCR) en torno de la figura del jefe de Gobierno, Mauricio Macri.

Por ahora, la alianza entre el radicalismo, el Partido Socialista, la Coalición Cívica, Proyecto Sur, el GEN y Libres del Sur concentra sus energías en consolidarse y redactar un esquema básico que establezca reglas de funcionamiento y de competencia, además de puntos de acuerdo programáticos. A esa tarea ya están abocados Juan Manuel Casella y Ricardo Gil Lavedra por la UCR, y se espera que la próxima semana designen sus representantes el resto de los partidos. El documento debería estar terminado en los próximos 45 a 60 días. Además de establecer formas para solucionar sus diferencias, fijará que las candidaturas del espacio serán resueltas en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias, “sin ningún obstáculo”. “Vamos a tener que administrar diversidad, entonces tenemos que tener un mecanismo de resolución de conflictos”, explicó el titular del Comité Nacional de la UCR, Ernesto Sanz.

Pero mientras avanzan en esa dirección, las declaraciones de Carrió abrieron el debate respecto de cómo posicionarse frente al macrismo, que gobierna la Ciudad de Buenos Aires y ha logrado capturar votos que en otra época supieron pertenecer al radicalismo. Ninguno de los actores imagina por ahora una alianza partidaria a nivel nacional, ni ve a Mauricio Macri compitiendo en las PASO con precandidatos como Julio Cobos, Hermes Binner, Ernesto Sanz, Pino Solanas o la propia Carrió. Sin embargo, el panorama podría cambiar dependiendo de la suerte del desarrollo territorial del líder del PRO. “Si Macri no arma una fuerza nacional, nosotros vamos a tener que ir a buscar ese electorado”, remarcó un dirigente de primera línea de la UCR, que remarca las dificultades del jefe de Gobierno para llevar a su espacio dirigentes radicales por fuera del ámbito porteño, iniciativa que intenta ahora el líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

“Con Macri no, pero con los votantes de Macri sí. La alianza tiene que ser con la sociedad. Macri sí juega con el PJ y no con el votante peronista. Intentó terciar en la interna de la provincia con Massa, pero entrar a jugar en el PJ es un gravísimo error. Cualquiera que esté afuera del PJ y quiera jugar adentro se equivoca. Nosotros partimos de un principio que es el electorado”, detalla uno de los hombres más cercanos a Carrió. El mensaje no apunta sólo a los votantes, sino también a ciertos dirigentes como Gabriela Michetti, con quien la chaqueña tiene buena relación.

Los más refractarios a esta estrategia son los partidos más volcados hacia el centroizquierda, como Proyecto Sur o el socialismo, aunque el conflicto no se dispara por no tratarse de una alianza electoral. Uno de los obstáculos más grandes para la concreción de un acercamiento es la competencia por la Jefatura de Gobierno. El frente Unen quiere disputarle la Ciudad al PRO, y la propia Carrió asoma como una posibilidad.

Mientras tanto, el macrismo mantiene su vocación por sumar dirigentes y evitar un acuerdo institucional, posicionándose como “tercera vía” por fuera de las estructuras radical y peronista. Además de las giras de Macri, también se lanzó una recorrida de legisladores nacionales por todo el país, que ya pasó por Rosario y se tiene como próximos destinos Entre Ríos, Córdoba y Mendoza. “La idea es ir cubriendo todo el país con dos objetivos: tratar de que el PRO sea una fuerza presente en todo el territorio, y segundo, reunir a todos nuestros concejales y legisladores provinciales y construir un buen espíritu de equipo”, contó Michetti.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.