DEPORTES › EL ABOGADO RADICAL QUE COLABORO CON JORGE RAFAEL VIDELA

Una pieza incómoda del ajedrez

Ricardo Yofre fue funcionario civil de la última dictadura militar e interventor de la Federación Metropolitana. Su presencia en los torneos es usada por un grupo de dirigentes para atacar a otro en la interna del juego ciencia.

 Por Gustavo Veiga

Yofre, con negras, enfrenta al actual titular de la FADA, Mario Petrucci.

El pasado que muchos quisieran dejar en el pasado puede aparecer de pronto sentado frente a un tablero de ajedrez. Ricardo Yofre, hermano mayor del más famoso de los Yofre (el Tata Juan Bautista), nunca rindió cuentas de su paso por las entrañas de la última dictadura militar. Su cargo no era menor: subsecretario general de la Presidencia nombrado por decreto el 23 de abril de 1976. En el mundo de los alfiles y los caballos, su presencia hasta hace unos años (2007-2008) tampoco era pequeña. La Inspección General de Justicia lo designó interventor de la Federación Metropolitana de Ajedrez (FMA) –la que tiene más jugadores en el país– para ponerla en orden. De esa etapa se conocen los últimos registros fotográficos del abogado radical que colaboró con Jorge Rafael Videla. Aparece con piezas negras enfrentando al gran maestro Carlos García Palermo y también recibiendo una copa que le entrega el actual titular de la Federación Argentina de Ajedrez (FADA), el ingeniero Mario Petrucci.

Yofre no es el único dirigente que se involucró en el deporte con una historia que lo vincula con el peor pasado de los argentinos. Con mucho más poder y exposición, allí están o estuvieron desde Julio Grondona a Julio Cassanello. Pero el fútbol amplifica demasiado; el ajedrez, ni la centésima parte. Por eso es muy difícil encontrar un texto periodístico que relacione con el juego deporte al ex funcionario de la dictadura como tal, o que diga que se trata del mismo hombre. Esos dos roles parecen disociados, lo que contribuyó a que su trayectoria como directivo del ajedrez nunca se viera salpicada por la función que cumplió en la Casa Rosada a partir del ’76.

Cordobés y abogado especializado en derecho empresario, Yofre fue nombrado por el decreto 200 del régimen cívico militar como subsecretario general de la Presidencia. Su jefe inmediato era el general de brigada José Rogelio Villarreal. En una nómina de funcionarios de la dictadura designados en el área presidencial que publicaron las Madres de Plaza de Mayo, el político de la UCR aparece como el único civil entre catorce uniformados.

Pero no carecía de respaldo entre sus correligionarios para la tarea que le había encomendado el régimen. La periodista Susana Viau publicó en Página/12 en el año 2000 que “... para la tarea, Yofre había cooptado en calidad de asesores de la Secretaría General de la Presidencia a otros dos hombres de la segunda línea de la UCR: Virgilio Loiácono y José María Lladós. Ese equipo fue en 1977 el encargado de elaborar la Reforma Administrativa”. Ambos, Loiácono y Lladós, integraron años más tarde el gobierno de la Alianza.

En democracia, Yofre fue jefe de campaña de Eduardo Angeloz en las elecciones de 1989. Su hermano, el Tata, ratificó ese dato perdido en una entrevista que le realizó la Gaceta de Tucumán el 23 de agosto de 2009. Y recordó una curiosidad. Al mismo tiempo que Ricardo trabajaba para el candidato radical, él lo hacía como jefe de prensa de quien sería ganador en los comicios del 14 de mayo: el ex presidente Carlos Menem.

Tal vez por un estereotipo construido sobre la tranquilidad y el silencio que dominan los ámbitos donde se practica el ajedrez, casi nadie podría imaginar que el juego ciencia se vincula con peleas y escándalos. En 2007, la Inspección General de Justicia nombró a Yofre como interventor de la FMA. Había una disputa entre dos grupos de dirigentes a la que el abogado definía así: “Fue una lucha del poder por el poder mismo. Acá no hay en juego plata de la televisión ni sponsors, ni viajes importantes”. El abogado se había propuesto sacar de la crisis institucional a la federación más influyente de la FADA. Decía que había sido “arrasada” y dejada “sin libros contables y sin un peso”.

El conflicto ya reflejaba la interna entre dos dirigentes de la FMA que todavía continúa y que además se trasladó a la federación nacional: Ramón Nicolás Ventura Barrera y Mario Petru-cci. Las diferencias entre ambos derivaron en un litigio judicial, con implicancias a nivel internacional. Mientras el sector de Barrera se apoya en resoluciones de la IGJ que lo avalan como gobierno de la FADA (su presidente es Julio Mauro Lorea), el de Petrucci cuenta con el respaldo de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE).

El pleito podría encontrar una salida en marzo si se realizaran elecciones. En su momento, Yofre había sido designado interventor en la Metropolitana para suceder a Barrera, acusado por sus adversarios de hacer una gestión desastrosa. En noviembre de 2012 y abril de 2013, tras dos asambleas que ese dirigente cuestiona, sus enemigos también lo corrieron de la FADA. En los hechos impusieron una conducción que es paralela a la de Lorea. Y que mejoró las condiciones económico-financieras de la federación, endeudada por una suma inalcanzable con la FIDE.

Fue así que Barrera y algunos directivos que le son fieles, contraatacaron contra Petrucci. Empezaron a divulgar su relación con Yofre. Y lo acusaron de caer en una flagrante contradicción. Los 24 de marzo de cada año, aquél organiza en el Círculo de Ajedrez de Villa Martelli –uno de los clubes más tradicionales de la FMA– el Torneo de la Memoria, donde se recuerda a las víctimas de la última dictadura. Desde el sector de Barrera cuentan que al ex funcionario de Videla suele vérselo entre los invitados. Página/12 no pudo obtener una prueba documental de esa presencia, pero sí existen fotografías donde Petrucci aparece sonriendo junto a Yofre frente a un tablero. Fue durante otro torneo en el club GEBA, en el marco de la Liga Nacional de Ajedrez.

Barrera conoce muy bien el significado de una presencia incómoda como la de Yofre. Y la usa como ariete para restarle credibilidad a su adversario. Responsabilizado por sus detractores de haber llevado a la FADA a una crisis política y económica, cuestionado por los jugadores más importantes, escrachado en las Olimpíadas de Estambul 2012 por el equipo argentino que protestó vistiendo una camiseta que decía “Por un ajedrez sin Barrera”, utiliza aquel argumento contra Petru-cci. El pasado pisado ya no es tal, entre otras cuestiones, por estas disputas en el mundo del ajedrez nacional.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.