EL PAIS › ENTREVISTA A DANIEL SCIOLI A OCHO MESES DE LAS PRIMARIAS PRESIDENCIALES

“Soy el que más definiciones ha tenido”

El gobernador bonaerense rechazó las críticas a su figura, aseguró que se siente responsable por el triunfo del FpV en 2015 y señaló que representa la “continuidad con cambio”. “Ella decidirá qué hacer”, responde sobre el futuro de CFK.

 Por Nicolás Lantos

El gobernador bonaerense Daniel Scioli recorre el país con el traje de candidato puesto: puede vérselo en la costa bonaerense, viajando al interior para compartir actos con gobernadores, atendiendo asuntos de gestión en La Plata, en la sede porteña del Banco Provincia o en su quinta, La Ñata, todo en un lapso de pocos días. Lo sigue una corte de asesores, dirigentes, asesores de esos dirigentes, fotógrafos, custodios, secretarias y prenseros, curiosos y periodistas de canales locales y nacionales. Cuando logra hacerse un rato para dialogar con Página/12, detrás de él entran varios, que se acomodan a la espera de una palabra o una foto. A pesar de ese zumbido de fondo, Scioli habla con voz queda aunque firme. No levanta el tono ni siquiera a la hora de dar definiciones que hasta hace poco no figuraban en su repertorio.

“Siento la responsabilidad de volver a llevar al triunfo al Frente para la Victoria”, sostiene el hombre que encabeza todas las encuestas del oficialismo, a pesar de la resistencia que genera su ambición en algunos sectores. El precandidato se muestra confiado pero no relajado, les baja el precio a las críticas que recibió de algunos de sus rivales internos y, aunque reconoce que “Cristina es la conductora del espacio”, no se siente tocado cuando la Presidenta pide a los postulantes que den más definiciones políticas. “Soy el dirigente que más definiciones políticas contundentes ha tenido en los últimos años”, asegura dándoles énfasis a las palabras con golpecitos en la mesa.

–Ultimamente ha habido varias críticas a su candidatura desde dentro del oficialismo...

–Mi respuesta es la de siempre: diez mil policías más, la autopista Buenos Aires-La Plata, la Ruta 6, el Operativo Sol, escuelas, hospitales, cloacas, agua potable, parques industriales, cien mil microcréditos. De todas formas, el Frente para la Victoria es la fuerza más coherente en cuanto a sus políticas. Mientras se ve que los otros espacios están haciendo aún un esfuerzo para articular esto, y eso genera hacia la sociedad un sentimiento de dudas. Creo que el tiempo que se viene es para alguien previsible, confiable, que una, que integre, que cuide las grandes transformaciones y que encare con éxito lo que será el próximo capítulo, que es la gran agenda del desarrollo. Que el Frente para la Victoria tenga una diversidad de candidatos expresa precisamente la fuerza del Frente para la Victoria. No es una debilidad. Eso nos hace a todos esforzarnos más para tener la mayor cantidad de respaldos y poder llevar al triunfo a este espacio político, como ocurrió en Brasil, como ocurrió en Uruguay. Es interesante lo que está sucediendo en distintos procesos democráticos de Latinoamérica.

–¿Por qué cree que le apuntan a usted?

–Habría que preguntarles a ellos. El peronismo es el eje del Frente para la Victoria y el Frente para la Victoria se nutre de todos los sectores. Nosotros tenemos que estar unidos para generar un sentimiento de confianza en la sociedad, que nos lleve a otro triunfo, que garantice avanzar en el sentido que lo estamos haciendo. Y yo, humildemente, creo que esa es mi responsabilidad dentro de este proyecto: poner lo mejor de mí para no solamente explicar de dónde venimos, sino hacia dónde vamos. El justicialismo ha recuperado una mística, se viene movilizando en distintos lugares del país porque hay un sentimiento de que se puede volver a ganar. Y yo tengo esa responsabilidad.

–¿Es el mejor candidato para asumir esa responsabilidad?

–Yo expreso eso porque coherentemente siempre ha sido una característica de mi política, tomar lo bueno y agregarle un sello propio, siempre dentro del espacio político, como demostré en los momentos difíciles en los que se pone a prueba la convicción y el temple de un dirigente. Y en especial con la satisfacción de hacerlo desde una provincia como Buenos Aires, con su complejidad, que hoy lejos de ser un contrapeso para el país, que mantenía en vilo a la Nación, con su problema histórico, su déficit fiscal, hemos trabajado codo a codo con la Nación y con los municipios y hoy tenemos una provincia desendeudada, que tiene la tasa más baja de desempleo y mortalidad infantil de su historia. No hay soluciones mágicas, no se hace de un momento para el otro.

–¿De qué habla cuando habla de continuidad con cambios?

–Yo pienso: Kirchner nos sacó del infierno, Cristina siguió transformando el país. Nuevas conquistas, nuevos derechos, YPF, Asignación Universal por Hijo, desendeudamiento, reindustrialización. Yo veo que el proyecto de país hacia el futuro tiene grandes objetivos. Seguir la reindustrialización, buscar más competitividad, potenciar la industria alimentaria, la energía, la minería sustentable, generar más infraestructura. Esa es la agenda del desarrollo. Si recuperaste YPF, ahora hay que ir por la soberanía energética; si levantaste las persianas de las fábricas, ahora hay que integrar más las cadenas de valor, vincular cada vez más la educación con la cultura del trabajo, obras de infraestructura que apunten a mejorar la conectividad con los puertos, continuar con la gran inversión en ferrocarriles que está llevando a cabo la Presidenta. Cristina ha sido continuidad con cambio de Néstor. YPF fue un cambio, la AUH fue un cambio... la fuerza que tiene este proyecto es la transformación permanente, de cambios superadores de políticas. Es como una casa: yo puedo poner el techo si ya están hechas las paredes, si no, no.

–Otros precandidatos lo señalan como “el candidato de las corporaciones” dentro del Frente para la Victoria...

–Son chicanas electorales. Quién se puede creer eso. Lo que pasa es que las cosas las hago, las hago a mi manera, pero las hago.

–¿Por qué cree, entonces, que hay un sector del oficialismo que no confía en su liderazgo?

–Como ocurre en todo partido político, puede haber sectores que difieren en la forma en la que se deben defender los logros y seguir avanzando con las transformaciones. Pero que yo esté acá no es casualidad: es la decisión que tomó Néstor Kirchner en su momento, y la decisión de Cristina de apoyarme. Y ahora yo siento esa responsabilidad de volver a llevar al triunfo el Frente para la Victoria.

–La Presidenta el otro día criticó a los candidatos “propios y ajenos” que privilegian “un color” a las definiciones políticas. ¿Lo sintió como una crítica?

–Yo la escucho siempre con todo respeto, pero no creo que me falten definiciones. Yo soy el dirigente que más definiciones políticas contundentes ha tenido en los últimos años. Mirá en el año 2003 qué definición política tomé cuando me sumé a la fórmula con Kirchner para enfrentar a Menem. Cuando fue lo del campo, qué definición tomé. Cuando en la provincia hubo que gravar impuestos a los sectores que estaban exentos, qué decisión tomé. Es ahí donde se pone a prueba la coherencia y la capacidad de gestión. A mí me parece que son otros los espacios políticos donde faltan definiciones. Donde hablan de cambiar todo. Donde son capaces de aliarse con cualquiera con tal de que no gane otro. Por eso llegamos a un fin de año en el que el Frente para la Victoria está liderando la elección presidencial.

–¿Cómo ve a Sergio Massa, con quien lo unía una relación personal más allá de la política, que ahora los encuentra en veredas opuestas?

–No quiero ponerme a calificar. Evidentemente él ha tomado un camino que se aleja cada vez más del peronismo, de sus principios, de su trayectoria y de sus políticas. Por eso hoy está en una situación donde la gente para buscar un voto contra el Gobierno lo busca en el PRO, que ve más genuinamente en esa posición. Y los que quieren continuidad con cambio, cuidar lo logrado, la agenda del desarrollo o como lo quieras llamar, votan al Frente para la Victoria.

–¿Qué características buscará en un compañero de fórmula, luego de haber pasado usted por la experiencia de ser vicepresidente?

–Una complementación. Confianza. Un fuerte compromiso. Hay una tarea fascinante por delante. Va a ser la primera vez en un ciclo constitucional, sacando cuando Cristina recibió de Néstor, que un presidente recibe un país estabilizado, andando, transformado, organizado. Es una responsabilidad muy importante.

–¿Qué rol tendrá Cristina Fernández de Kirchner durante un eventual gobierno de Daniel Scioli?

–Ella evaluará. Yo no puedo anticiparme con un tema que debe decidir ella. Ella es la conductora de este espacio y ella decidirá qué hacer.

Compartir: 

Twitter
 

“Las cosas las hago, las hago a mi manera, pero las hago”, retruca Scioli a sus detractores en el oficialismo.
Imagen: Joaquin Salguero
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.