EL PAIS › FRANCISCO RECIBIO LAS CARTAS CREDENCIALES DE EDUARDO VALDES

Presentación en el Vaticano

El nuevo embajador argentino ante la Santa Sede se presentó con la formalidad del caso ante el Papa en una ceremonia que duró una hora y media. Estuvieron su familia, los hijos de la fallecida Alicia Oliveira y el presidente de Diputados, Julián Domínguez.

 Por Elena Llorente

Desde el Vaticano

El nuevo embajador argentino ante la Santa Sede, Eduardo Valdés, presentó ayer oficialmente sus credenciales ante el papa Francisco, en una ceremonia de 90 minutos en la Biblioteca Pontificia del Palacio Apostólico, dentro del Vaticano. El Papa y el diplomático pudieron conversar privadamente antes de que entraran a saludar al pontífice la familia de Valdés, los tres hijos de la fallecida Alicia Oliveira, ex defensora del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, y el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, que viajó en nombre de la presidenta Cristina Fernández.

Valdés contó detalles del encuentro con Francisco en una recepción que hubo más tarde dentro del Vaticano de la que participó, entre otros, el secretario de Estado –número dos el Vaticano– y ex nuncio apostólico en Venezuela, Pietro Parolin. “El Papa le mandó un gran saludo a la presidenta Cristina y también un saludo y su bendición a Oscar Parrilli por su nuevo trabajo en la SIDE. Francisco sigue todo lo que pasa en la Argentina”, relató a Página/12. Valdés y Francisco hablaron también del homenaje que Argentina quisiera hacer al cardenal Antonio Samoré –ya fallecido–, quien fuera nombrado por Juan Pablo II como mediador entre Chile y Argentina en la disputa por el canal de Beagle. Se querrían conmemorar los 30 años de esa mediación que concluyó con un acuerdo de paz en 1984. “Estamos tratando de coordinar las fechas para que puedan venir al Vaticano las dos presidentas, Michelle Bachelet, de Chile, y Cristina Fernández. Y el Papa se mostró muy interesado”, añadió.

“Lo felicité por su rol en la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, pero me dediqué sobre todo a hablar de Argentina. Lo invité a visitar el país en nombre de la Presidenta. Pero me dijo que en 2015 tiene ya programados unos 15 viajes y para 2016 todavía se está organizando su agenda. Creo que hay buena predisposición hacia la Argentina”, agregó Valdés. Dijo también que el Papa lo ayudará ante el APSA (el ente vaticano que se ocupa de las propiedades inmobiliarias) para encontrar un edificio con capilla donde pueda funcionar la embajada argentina pero, sobre todo, que permita acondicionar la capilla para transformarla en un templo interreligioso, dada la apertura de Francisco a todas las religiones, que el embajador quiere continuar.

El cardenal Parolin llegó casi al final de la recepción, pero no escatimó palabras ante los periodistas, algo bastante inusual para las viejas tradiciones vaticanas. “Quiero desearle lo mejor para su misión y para que ayude a consolidar los lazos de amistad entre la Santa Sede y Argentina. Una misión útil para la paz, para el bienestar de todo el mundo, del planeta. En este sentido, como dice el papa Francisco, derribar muros y construir puentes. El ha dicho desde el principio de su pontificado que los objetivos de la diplomacia de la Santa Sede son: promover la paz, y para eso hay que construir puentes y buscar vías de entendimiento y colaboración, y luchar contra la pobreza. Tenemos un gran papel que cumplir, esperemos poder hacerlo con la ayuda de Dios”, subrayó.

Refiriéndose a Valdés y al papa Francisco, Domínguez concluyó: “Es el primer embajador argentino que presenta cartas credenciales ante un papa argentino. Es un hecho inédito. Se abre un tiempo inédito para América latina, una nueva responsabilidad y un resurgir del pensamiento social cristiano. Nosotros hemos sido formados en la doctrina social de la Iglesia como un sinnúmero de dirigentes latinoamericanos. Hay un nuevo tiempo que marca el pontificado de Francisco. Hay un llamado a volver a las esencias. Y el llamado a los dirigentes políticos es para que seamos puentes hacia el futuro”.

El titular de la Cámara de Diputados dijo que le transmitió a Francisco “la altísima valoración y satisfacción de la Presidenta por el cambio en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. La gestión del Papa ha permitido la humanización de las relaciones diplomáticas, el bloqueo era absolutamente desproporcionado e inhumano. Francisco levanta puentes y derriba muros”. En diálogo con Página/12 reveló también que la Presidenta le mandó como regalo al Papa por su cumpleaños un cuadro del padre Mugica. “En la sala de la audiencia estaban Francisco, el embajador y su familia, nosotros, y a un lado, el cuadro. Fue como si Mugica nos estuviera mirando, una imagen muy fuerte, muy fuerte”, subrayó.

Compartir: 

Twitter
 

Eduardo Valdés, en la presentación de sus cartas credenciales ante el papa Francisco.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.