EL PAíS › LA INVESTIGACIóN POR LA MUERTE DEL FISCAL ALBERTO NISMAN

La modelo que dice no saber nada

Los investigadores precisaron que Nisman tenía 1,73 gramos de alcohol en el estómago, lo que indica que tomó poco antes de morir. Habló el abogado de Florencia Cocucci.

Los investigadores de la muerte del fiscal Alberto Nisman confirmaron que el cadáver tenía 1,73 gramos de alcohol en el estómago, lo que indica que ingirió una bebida pocos minutos antes de su muerte. Los especialistas señalaron que “la presencia de esa proporción de alcohol (presuntamente vodka) indicaría que no tuvo tiempo material de metabolizarse, es decir, que la ingesta habría sido muy poco antes de su fallecimiento”. En tanto, el abogado Jorge González Novillo aseguró que la modelo Florencia Cocucci y Alberto Nisman “eran sólo amigos” y sostuvo que su cliente “no” tiene “ningún elemento importante para aportar” ante la fiscal Viviana Fein, quien la citó para conocer el ánimo del funcionario previo a su muerte.

La modelo, según el abogado, ahora “está sufriendo los embates de esta situación. No me refirió que tenga miedo, pero tiene un gran desasosiego, se siente muy mal porque le ha provocado problemas de carácter personal con gente que ella no quería herir, se siente profundamente mal con toda esta situación”. González Novillo, además, mencionó que la mujer “siempre lo vio bien” al funcionario y que se vieron por última vez en noviembre. “Eran sólo amigos, se conocieron en septiembre de 2013 en un local bailable de Palermo, y jamás fue al departamento del doctor Nisman, no conocía el departamento.” A criterio del letrado, Cocucci irá a declarar, pero consideró que “no hay ningún elemento relevante que pueda aportar a la causa”. Y precisó: “Me dijo ‘siempre que lo vi al doctor Nisman fue en locales bailables y las charlas eran livianas, superficiales, siempre lo vi bien y jamás me dijo nada de su actividad, de su tarea, de sus estados anímicos’”.

Además, González Novillo minimizó la importancia de las fotos en las que se los ve juntos, entre ellas una en las playas de Cancún, en noviembre del año pasado. “Se encontró casualmente con el doctor Nisman, a quien conocía desde septiembre de 2013. Le pregunté si había ido alguna vez a la casa del doctor Nisman y me dijo que no conocía el domicilio. Después del viaje a Cancún lo vio por última vez en noviembre, siempre en el ámbito de locales bailables”, precisó.

En tanto, fuentes con acceso al caso dijeron que el cadáver de Nisman tenía 1,73 gramos de alcohol en el estómago. Y agregaron que no fue posible determinar si había alcohol en sangre, puesto que el reporte de los médicos forenses indica que el cadáver llegó con una escasa cantidad de sangre. Una botella de vodka abierta y a medio consumir, junto con otras bebidas espirituosas, fue hallada en una mesa tipo bar en el living del departamento del edificio Le Parc de Puerto Madero donde murió Nisman. Hace quince días había trascendido que el análisis toxicológico mostraba una dosis baja de alcohol, el ansiolítico clonazepam y una alta cantidad de cafeína.

Compartir: 

Twitter
 

Alberto Nisman podría haber tomado algo de vodka antes de morir.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.