EL PAíS › SERGIO MASSA CERRO SU CAMPAÑA ELECTORAL CON UN ACTO EN TIGRE

Centrado en disputarle el voto a Macri

El candidato de UNA pidió al electorado que lo votara para disputar un eventual ballottage, con el argumento de que es “el único” que en esa instancia puede ganarle a Daniel Scioli. Reiteró todas sus promesas proselitistas.

 Por Miguel Jorquera

Sergio Massa cerró su campaña electoral pidiendo el voto “que el domingo nos pone en el ballottage” para “terminar con el kirchnerismo en la Argentina”, ungiéndose como “el único” que puede vencer al candidato oficialista Daniel Scioli en una hipotética segunda vuelta. Con una cuidada puesta en escena, el candidato presidencial de Unidos por una Nueva Alternativa (UNA), repitió –desde una pasarela que se desprendía del escenario montado en los coquetos jardines junto al río del Museo de Arte de Tigre– todas las promesas que como propuestas de gobierno lanzó a lo largo de su campaña electoral. Una extensa lista en la que Massa va desde el 82 por ciento móvil, un millón de puestos de trabajo y otro millón de créditos hipotecarios hasta la intervención de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el narcotráfico, una ley de derribo de aviones y un nuevo Código Penal con condena perpetua para narcos, violadores y corruptos. Antes, había posado desde una carpa VIP junto a su esposa y sus hijos para dirigir también un mensaje proselitista familiero a los militantes que lo esperaban y lo vieron a través de una pantalla gigante y a todos los que miraban por TV.

Antes de que Massa saliera al escenario, desde una enorme pantalla gigante de alta definición se proyectó un video, donde una voz en off lo reivindicaba a como “el candidato que incomodó a los poderosos” e insistía en que “es el único que le puede ganar en un ballottage a Scioli”, algo que no lograría el candidato de Cambiemos, Mauricio Macri. El video apuntaba a mostrar que el líder renovador es quien sí puede vencer a los principales referentes del kirchnerismo (entre ellos el candidato a vice Carlos Zannini y el ministro de Economía, Axel Kicillof) y a la propia Presidenta. El mensaje del final de campaña massista volvía a quedar claro: pedir el voto para desplazar a Macri del segundo lugar en el podio para poder disputar un ballottage contra el oficialismo.

Massa irrumpió sobre el escenario como un rock star con la música al taco de “Back in Black”, uno de los hits del grupo australiano de heavy metal AC/DC, y recorrió la pasarela con aire triunfador. El candidato presidencial de UNA empezó con los agradecimientos, pero lo interrumpió un “espontáneo” coro futbolero del Himno Argentino que surgió desde los militantes massistas, unos 2500, correctamente sentados en sillas y en pequeñas gradas, que a continuación desplegaron los cientos de banderas argentinas que repartieron los organizadores del acto. Massa escuchó con la cabeza en alto cómo sus seguidores cerraron el recibimiento al grito de “¡presidente, presidente!”.

Massa volvió sobre los agradecimientos. Para su “equipo” que representó en Roberto Lavagna, como “garantía de un buen gobierno”, mientras que el ex ministro de Economía agradecía desde la primera fila de una platea montada sobre el escenario y que compartía junto al compañero de fórmula de Massa, el salteño Gustavo Sáenz –a quien señaló como el elemento “federal” de la alianza–, otros colaboradores y sus diputados nacionales, con Graciela Camaño y Facundo Moyano al frente. También hubo elogios para el candidato a gobernador bonaerense, Felipe Solá, y su socio, el gobernador cordobés José Manuel de la Sota, que todavía no habían arribado al acto en Tigre.

El candidato recurrió entonces al origen inmigrante de sus padres “que me enseñaron el orgullo de defender las convicciones y los sueños” y al oficio de constructor de su padre para utilizar como metáfora que cada voto suyo el domingo será “un ladrillo para construir esa casa de todos que es nuestra Argentina”.

Massa reiteró sus propuestas de campaña ayudado por un teleprompter, para no olvidarse ninguna. Comenzó con la promesa de un millón de puestos de trabajo para los programas “aprendiz” y “primer empleo” para los jóvenes que figuran en las estadísticas “como los que no trabajan ni estudian” y para que “los desocupados no sean rehenes de los planes sociales” y la “extorsión de los poderosos”. Prometió que eliminará el Impuesto a las Ganancias a los trabajadores “para que los dejen de robar” y también que dará 1,2 millón de créditos hipotecarios para que la gente “no tire plata a la basura en alquileres”. Pidió a los jubilados que “revienten las urnas el domingo” y prometió la implementación del 82 por ciento móvil, como así también que reduciría la inflación a menos de cinco puntos en cuatro años y que bajaría un 30 por ciento los impuestos a comerciantes y pymes en el mismo período.

El tramo final lo destinó a su propuesta más taquillera: la seguridad. Insistió en que sacaría las Fuerzas Armadas a las calles para combatir el narcotráfico, y que su nuevo Código Penal establecerá condenas a perpetua para “narcos, corruptos y violadores”. Amenazó con “echar a todos los ñoquis de La Cámpora” y señaló que no le “temblará el pulso” para “meter presos” a los funcionarios vinculados en “actos de corrupción, hayan ocupado el cargo que ocupen”. Terminó pidiendo que las próximas 48 horas los votantes piensen en el país que quieren y propuso “un cambio para adelante y no volver a los ‘90”, en alusión a Macri. “El domingo nos pone en el ballottage y se termina el kirchnerismo en la Argentina”, señaló Massa. “Vamos al ballottage, vamos a la victoria”, cerró eufórico y a los gritos. Entonces, todos comenzaron a desfilar por la pasarela para saludar a los militantes massistas y posar para la fotos. Desde los parlantes sonaba el tema de Axel que Massa transformó en su himno de campaña.

Compartir: 

Twitter
 

Sergio Massa junto a su compañero de fórmula, Gustavo Sáenz, en el cierre de su campaña.
Imagen: Bernardino Avila
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.