EL PAIS › EL RESULTADO EN LAS INTENDENCIAS DEL GRAN BUENOS AIRES

Tiempo de recambio en el conurbano

El Frente para la Victoria obtuvo 19 intendencias, Cambiemos, once y UNA, tres. En Morón, Tres de Febrero, Quilmes y Pilar se impuso la alianza liderada por el PRO. Candidatos de La Cámpora y otras agrupaciones K desplazaron a barones del PJ.

 Por Laura Vales

El conurbano mantuvo su color peronista, aunque Cambiemos avanzó sobre el terreno del Gran Buenos Aires sumando a los municipios que ya gobernaba intendencias de peso electoral y fuerte valor simbólico, como Morón –el territorio de Martín Sabbatella–, Tres de Febrero –bastión del PJ en los últimos 24 años– Quilmes y Pilar. En buena parte de estos distritos, los candidatos macristas recibieron votos de UNA. El Gran Buenos Aires seguirá teniendo una amplia mayoría de intendentes del Frente para la Victoria, pero con un recambio de liderazgos, de jóvenes kirchneristas reemplazando a dirigentes del PJ tradicional. En por lo menos cuatro intendencias, candidatos de La Cámpora y otras agrupaciones K desplazaron a barones del PJ que parecían inamovibles. El massismo se retrajo, ya que perdió uno de sus distritos a manos del FpV y tenía en peligro un segundo. En un último grupo de cuatro intendencias, el FpV y el macrismo peleaban anoche voto a voto una definición.

Recambios

Las elecciones barrieron a cinco jefes territoriales míticos. Las PASO de agosto sacaron de juego a dos de ellos, Raúl Otacehé, en Merlo, y Mariano West en Moreno. Ayer la elección se llevó además a Luis Acuña (Hurlingham), Hugo Curto (Tres de Febrero), mientras Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas) estaba en la cuerda floja.

En Merlo gobernará Gustavo Menéndez (FpV), el candidato que derrotó a Otacehé en la interna bajo el paraguas de Unidos y Organizados (“Hoy empieza un nuevo ciclo en Merlo”, prometió anoche el intendente electo, cuando llevaba más de 30 puntos de ventaja). En Moreno asumirá el lugar de West el postulante de La Cámpora Walter Festa (ganaba 41 a 30). Otro joven K, Juan Zabaleta, sacó de Hurlingham a Luis Acuña, otro de los caciques que se fueron con Sergio Massa pero que, a diferencia de Otacehé y West, permaneció hasta el final dentro de UNA. Zabaleta es concejal del FpV y le cortó a Acuña el intento de un cuarto mandato.

Mariano Cascallares, que le ganó en la interna del FpV a Darío Giustozzi se consagró al frente de Almirante Brown. Cascallares es sciolista, pero de buena sintonía con La Cámpora. De hecho, llevó como primer candidato a concejal a José Lepere, de la agrupación K.

En La Matanza, Fernando Espinoza le pasará el bastón de mando a su elegida para sucederlo, Verónica Magario, que será la primer intendenta mujer en la historia del distrito. Diputada nacional del FpV, de 46 años, es hija de Raúl Magario que en los 70 fue miembro de la conducción de Montoneros. La jefa comunal electa fue subsecretaria de Desarrollo Social, vicejefa de Gabinete y concejala del partido más populoso del Gran Buenos Aires.

Lo que gana el PRO

El PRO retuvo los distritos de zona norte que ya gobernaba, como es el caso de San Isidro, intendencia que Gustavo Posse gobernará por un quinto período y de Vicente López, donde Jorge Macri fue también reelecto. Pero además sumó intendencias en las que no esperaba ganar.

En Quilmes, Martiniano Molina se impuso sobre Francisco “Barba” Gutiérrez. En las primarias, el cocinero y su rival del FpV habían quedado a muy poca distancia. El vocero de Molina ya lo dio por ganador, y lo mismo reconoció el candidato de UNA y tercero en los resultados, Walter Tejeiro.

En Tres de Febrero, un tradicional bastión del PJ, Cambiemos le ganó la intendencia a Hugo Curto, otro histórico jefe territorial del Oeste, que deberá pasar a retiro después de gobernar el distrito por 24 años. El candidato PRO Diego Valenzuela, que había sido una de las sorpresas macristas de las PASO al quedar a menos de cuatro mil votos de Curto, consiguió descontar la ventaja. Fue uno de los distritos donde el massismo acordó aportar sus votos a Cambiemos después de las PASO.

En el emblemático municipio de Morón, Ramiro Tagliaferro (Cambiemos), el marido de María Eugenia Vidal, superó a Hernán Sabatella (FpV-Nuevo Encuentro) por diez puntos, 42 a 32 por ciento.

Otro distrito que el oficialismo perdió a manos del PRO fue Pilar, donde el intendente saliente Humberto Zúccaro fue uno de los primeros en reconocer la derrota a manos de Nicolás Ducote, por seis puntos de diferencia, “39 a 33 por ciento aproximadamente”. De esta manera, el hombre de Cambiemos asumirá el 10 de diciembre la conducción del municipio tras tres mandatos de Zúccaro.

Lanús parecía definirse anoche en la misma dirección. El macrista Néstor Grindetti, ministro de Hacienda porteño, le llevaba apenas un punto de diferencia al candidato kirchnerista Julián Alvarez. La pulseada durante la campaña fue fuerte. En las PASO, Alvarez había quedado arriba a seis puntos de distancia.

Ratificados

El Frente para la Victoria mantuvo Avellaneda, que seguirá gobernada por el cristinista Jorge Ferraresi. Así, sumará cuatro años a los ocho que está por cumplir en el distrito del sur del conurbano, tras ganarle a la postulante de Cambiemos Gladys González.

También Patricio Mussi ganó en Berazategui, por un amplio margen. Y en José C. Paz, el Japonés Mario Ishii hizo un regreso triunfal, casi 25 puntos arriba de su rival de Cambiemos. Al hombre del poncho punzó se lo suele poner en la columna de los barones del conurbano, sólo que esta vez hizo el camino contrario a sus pares.

Otro candidato que sacó una ventaja de veinte puntos sobre el segundo, 47 a 27 por ciento, fue Martín Insaurralde en Lomas de Zamora, que se resarció de la paliza recibida en el 2013.

En el listado de intendencias donde el oficialismo ratificó su poder están además Florencio Varela –Julio Pereyra ganó su séptima elección consecutiva–, Esteban Echeverría –un nuevo mandato para Fernando Gray–. En Ezeiza, Alejandro Granados quedó habilitado para volver al cargo, en el que tomó licencia para asumir como ministro de Seguridad bonaerense.

Entre los que mantuvieron su lugar está Gabriel Katopodis (FpV), que asumirá por un segundo período en San Martín. El dirigente fue parte del pelotón de intendentes que se sumó al massismo para regresar sobre la hora al Frente para la Victoria. Con mejor suerte que Otacehé y West, Katopodis ganó las PASO tras su vuelta y ayer dejó atrás a su rival de Cambiemos, Ricardo Ivoskus. Su triunfo había sido prefigurado en las primarias.

Dos menos

UNA retuvo San Fernando, donde el massista Luis Andreotti consiguió su reelección. En Tigre, tierra del líder del Frente Renovador, era cantado el triunfo del intendente Sergio Zamora.

De los municipios que, a mitad de año, Sergio Massa apostó llevar para el Frente Renovador no logró sumar ninguno. Tras las deserciones de Otacehé, Katopodis y West al líder de UNA le quedaba la apuesta de Acuña en Hurlingham y Cariglino en Malvinas Argentinas. Acuña perdió y Cariglino seguía sus pasos.

Tras una campaña marcada por hechos de patoterismo, el intendente de Malvinas Argentinas –que se presentó buscando la quinta reelección–, perdía al cierre de esta edición el sillón del municipio frente a Leonardo Nardini (FpV), titular del Anses local. La diferencia era de menos dos puntos, 44,24 a 42,31 por ciento, pero con el 94 por ciento de las mesas escrutadas.

Compartir: 

Twitter
 

Leonardo Nardini.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.