EL PAíS

El Gobierno acelera su propia reforma política

Un grupo de diputados no kirchneristas presentó ayer un proyecto. La Rosada apura el suyo.

Desde ayer al mediodía el ministro del Interior, Aníbal Fernández, trajinó las escaleras de la Casa Rosada que llevan desde su despacho al del presidente Néstor Kirchner para poner a punto y terminar de dar forma al paquete de reforma política que prepara el Gobierno. En la faena también está interviniendo el secretario de Legal y Técnica de la Presidencia, Carlos Zannini. Ante la presentación de un proyecto de reforma que hizo ayer un grupo de diputados encabezados por el ex jefe de Gabinete de Eduardo Duhalde, Alfredo Atanasof, en la Rosada trabajaban anoche a brazo partido para terminar con la factura del plan de marras que, según el estilo que gusta desplegar el Presidente, sería presentado con los fastos que supo exponer en ocasiones anteriores con los planes de Seguridad y de Energía. La idea era presentar a la criatura en sociedad entre hoy y los primeros días de la semana entrante.
Desde hace una semana, el ministro del Interior contaba con una invitación, por primera vez desde que asumió este gobierno, para acompañar al Presidente a Santa Cruz. Anoche, al cierre de esta edición, no se sabía si Aníbal Fernández iba a viajar o, en caso de hacerlo, si iría a culminar la costura del plan de reforma política en el sur, habida cuenta de que su anfitrión y Zannini estarían allí. Esta segunda chance era la que, se barajaba en la Rosada, podría llegar a producirse.
La reforma política tiene fecha de vencimiento desde la presentación del Plan Estratégico de Justicia y Seguridad que elaboró el ministro Gustavo Beliz. Sorpresivamente, en el último punto del conjunto de normas presentado el 18 de abril pasado, se anunciaba que se enviaría al Congreso el proyecto de reforma en un plazo de 30 días. La idea era que las campañas políticas se financiaban con la corrupción policial, por lo que seguridad y reforma eran temas que, en cierta manera, iban de la mano.
A partir de aquel día, Beliz prometió que en cualquier momento se enviaría el proyecto al Congreso, generando confusión porque había sido el Ministerio del Interior el que siempre manejó el tema desde el Gobierno, reuniéndose con las ONG y recibiendo propuestas de fundaciones y particulares. Desde ayer, quedó claro que el proyecto oficial es el que elaboró Aníbal Fernández y que anoche pulía junto al Presidente y al secretario de Legal y Técnica. Fernández tiene previsto concurrir la semana que viene al Senado para exponerle sus ideas a los legisladores oficialistas. No obstante, con el envión que cobró ayer el proyecto, era probable que se presentara antes en sociedad que en el Parlamento.
Por lo que se sabe, la propuesta toma como modelo el sistema electoral alemán que incluye una pequeña lista sábana, combinadas con otras de candidatos por distritos. De esta forma, el Gobierno entiende que quedan protegidos los partidos chicos, que corren serio riesgo de perder su representación si se cambia el actual sistema proporcional, afectando seriamente la representación de las minorías.
La puesta a punto coincide con la presentación de una iniciativa similar que hizo ayer un grupo de diputados en el Congreso. Atanasof apareció acompañado por los diputados justicialistas Cristian Ritondo (Capital Federal), Angel Baltuzzi (Santa Fe) y Jorge Montoya (Córdoba), con lo que mostró el apoyo de los cuatro principales distritos a su proyecto. De más está decir que a ninguno de estos cuatro legisladores puede acusárselo de kirchnerista.
Atanasof dijo que la presentación estaba “en línea” con lo anunciado por el Gobierno. Sin embargo, aclaró que nunca había conversado con ningún funcionario, por lo que bien podía no coincidir en nada con la propuesta oficial. “La iniciativa apunta a respetar dos principios básicos como la proporcionalidad y la vigencia de los partidos políticos”, explicó. El ex jefe de Gabinete aseguró que en su proyecto también se tuvo en cuenta la representación de las fuerzas minoritarias.
El proyecto de Atanasof propone un sistema electoral copiado del brasileño, donde primero se elige al partido y luego por un listado de candidatos que exceda los cargos en juego de los que los electores podránelegir a sus preferidos. Por ejemplo, si se eligen diez diputados se presenta una lista de quince con un espacio al lado para que la gente le ponga una cruz a los candidatos elegidos.
La presentación de los diputados no kirchneristas aceleró los plazos que manejaban en Balcarce 50. Anoche, Fernández y Zannini sufrían por ello.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.