EL PAíS

ALCA o no ALCA, es la traba para el documento

El resto de los puntos que estaban entre corchetes fueron solucionados o están a punto de serlo. La reactivación del ALCA permanece, entonces, como el principal punto de fricción.

Desde Mar del Plata

Desde la Cancillería informaron que varios de los puntos que permanecían indefinidos para el documento final –“entre corchetes”, en la jerga diplomática– fueron solucionados. El crecimiento del empleo, la creación de trabajo “decente” y el impulso a las Pymes como herramientas para combatir la pobreza quedaron solucionados y ya nadie discute una coma. El problema de fondo para la declaración continúa siendo la mención de apoyo al ALCA por la que Estados Unidos está dispuesto a jugar a fondo. Los negociadores argentinos volvieron a dejar en claro que la postura del gobierno de Néstor Kirchner es de rechazo a las pretensiones de Washington.
Ayer se volvieron a reunir los integrantes del GRIC (Grupo de Revisión de la Implementación de Cumbres) que convoca a los negociadores de los 34 países que participarán del encuentro, al que se le sumaron los miembros plenipotenciarios que envió cada país. Paralelamente, el tema ALCA se debate en un grupo de acción por separado para que esa discusión, que es de fondo, no paralice el resto.
“En el documento ya conseguimos un análisis profundo acerca de la estrecha vinculación que existe entre el trabajo, la pobreza y la gobernabilidad democrática”, explicó el coordinador nacional de la Cumbre, el vicecanciller Jorge Taiana. Una de las preocupaciones argentinas era que esta cumbre continental saliera de las habituales cuestiones comerciales y se internara en una problemática social, con lo que en alguna manera se rozarían temas propios de la Anticumbre.
Sin embargo, las buenas intenciones no consiguieron sustraer las discusiones previas de la polémica generada alrededor de la ofensiva norteamericana por instalar la reapertura del congelado ALCA. Estados Unidos cuenta con el apoyo de Canadá, México y Chile, que ya tienen en marcha Tratados de Libre Comercio bilaterales. Lo mismo sucede con las naciones de Centroamérica y el Caribe que mantienen convenios de preferencia vigentes.
El jefe de gabinete de la vicecancillería, Agustín Colombo Sierra, señaló que “no solamente Estados Unidos, sino el grupo del NAFTA con quizás algún otro país están incorporando a este lema la incidencia del libre comercio en la generación de empleo”. Ante eso, los negociadores argentinos sostienen que las cuestiones relativas al libre comercio tienen un ámbito específico de discusión que es la llamada Ronda de Doha, que depende de la Organización Mundial del Comercio (OMC).
La postura de rechazo a la posición norteamericana pro ALCA la esgrimen Argentina y Brasil, dos de los principales países afectados por las barreras arancelarias y los subsidios a los productos agrícolas que establece Estados Unidos. Venezuela, en tanto, mantiene una posición de absoluto rechazo a toda propuesta de la Casa Blanca. Obviamente, eso incluye al ALCA, como ya lo anticipó el presidente Hugo Chávez.
“Los vamos a mantener a raya”, confiaban los negociadores argentinos que entendían que Estados Unidos no tendría espacio para colar sus pretensiones de definir una fecha de reinicio de las negociaciones por el ALCA. En 1994, en la primera Cumbre de las Américas, se estableció que el Area de Libre Comercio americana se pondría en funcionamiento a partir del 1º de enero de 2005, pero hoy la realidad encuentra a la iniciativa paralizada. No obstante, en la Cancillería argentina reconocen que el ALCA que hoy se discute es mucho más potable que aquel que se pretendía al comienzo.

Compartir: 

Twitter
 

El intendente Katz y González García ayer en la Cumbre.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.