EL PAIS

Los contactos con los que Carrió busca armar su “coalición cívica”

Desde el radicalismo “que resiste” hasta los peronistas del ex grupo Talcahuano. Todos conversan con la líder del ARI, que fijó a Macri como su límite. Su relación más importante es Bergoglio.

 Por Werner Pertot

Quizás no convoque a miles de fans como Shakira, pero Lilita ya no baila sola. Además del encuentro que tuvo esta semana con el titular del Partido Socialista, Rubén Giustiniani –con quien venía teniendo reuniones reservadas desde hace varios meses–, la líder del ARI mantiene contactos desde el radicalismo “que resiste” hasta los peronistas del ex grupo Talcahuano. Carrió dejó en claro que con Mauricio Macri no irá ni a la esquina, pero sigue (y seguirá) en buenos términos con Ricardo López Murphy. Sin embargo, su contacto más relevante no proviene de ningún partido, sino que forma parte del diálogo ecuménico que proyecta la líder del ARI: se trata del cardenal Jorge Bergoglio.

Mientras la conducción del ARI sostiene el contacto institucional con otros partidos, Carrió incursionará en un diálogo ecuménico, con referentes de distintas confesiones: judíos, protestantes, evangelistas, musulmanes. La diputada no dejará afuera ninguna religión. De hecho, desde hace tiempo que estudia la Kabalah con tres rabinos y hasta incursionó en lecturas sobre el budismo, que le sirvieron para recordarle a Aníbal Fernández que “la vulgaridad es un pecado”.

Tras la coalición que resultó victoriosa en Misiones con la ayuda de las iglesias católica, evangelista y protestante, los contactos con el arzobispo de Buenos Aires no son un dato menor. “Con Bergoglio tienen encuentros periódicos. Ojo, conversan de cuestiones filosóficas, no de un armado político. Ninguno de los dos admitiría eso”, se atajan en el ARI.

La mesa de conducción del ARI seguirá con el diálogo con otros sectores, camino a una posible “coalición cívica”. “No somos sectarios, pero tampoco esto es entrada libre y gratuita. No queremos arreglar con cualquiera y de cualquier manera”, remarcó a Página/12 el diputado Eduardo Macaluse. “Nos vamos a juntar con los que hayan tenido una conducta coherente”, dijo.

Carrió también apuntará al diálogo con organizaciones sociales, entre las que se encuentra la CTA, Cáritas, así como ONG de género y barriales. “La idea es ver si se puede llegar a un programa común. No es que queremos hacer ya un armado”, explicó Macaluse, para diferenciarse de la posible coalición de centroderecha entre Macri, Lavagna y los radicales. “Nosotros institucionalmente con la UCR no vamos a tener diálogo, aunque hay dirigentes que son muy respetables”, indicó el diputado.

Radicales C

Como siempre se vuelve al primer amor, Carrió viene sondeando a diversos dirigentes de su antiguo partido. En especial, a su ex titular Roberto Iglesias. Tras su renuncia, el ex gobernador mendocino fue a verla a su casa. Hablaron de la situación de la UCR y de la oposición luego de Misiones. No fue necesario mencionar la confluencia de un sector del radicalismo detrás de su candidatura. Por ahora, los contactos acercaron al sector que responde a Iglesias en Mendoza al ARI provincial. El ex titular de la UCR sigue en contacto con el posible candidato a jefe de Gobierno del ARI, Enrique Olivera, quien también tiene un diálogo fluido con Nito Artaza.

El capocómico tuvo una reunión con Carrió hace un mes, de la que también participó Olivera. “Ella dijo que quería hablar con los radicales que resisten. Nosotros nos enarbolamos en esa posición. Y por eso hablamos con ella”, explicaron cerca de Artaza, que ahora se postuló para presidente del comité nacional. En su entorno, imaginan que el camino de confluencia por el ARI debe empezar distrito por distrito. “Ahora que se perfilan las opciones de los radicales que irán con Macri-Lavagna y los que irán con Kirchner, una tercera opción importante es el ARI”, evaluó uno de los dirigentes radicales que se muestra seducido por una posible coalición con Carrió.

La líder del ARI tuvo un encuentro con el jefe del bloque radical en el Senado, Ernesto Sanz. Con él no tuvo tantas coincidencias. De hecho, se volcó a apoyar a Lavagna.

Algunos especulan también con un posible acercamiento de la secretaria general de la UCR, Margarita Stolbizer, impulsada por el espanto a la fórmula Lavagna-Macri. Sin embargo, la dirigente no tuvo encuentros con la líder del ARI. “No vamos a adherir previamente a la candidatura de Carrió. Tendrán que sentarse a la mesa como uno más”, advirtieron desde ese sector, en el que sin embargo tienen diálogo con el ARI bonaerense, en especial a través del ex intendente de Bahía Blanca Jaime Linares. En el sector de Stolbizer imaginan que si logran ganar la convención provincial del 16 de diciembre podrán iniciar un diálogo institucional, algo que no terminan de aceptar en el partido de Carrió. “No vamos a permitir que vayan con nosotros para después pasarse a su propio bloque”, indicaron.

Los contactos de Carrió con los peronistas son más escasos. La frecuentan algunos ex diputados del grupo Talcahuano, cuyos miembros terminaron fuera del Parlamento tras continuar con el juicio político al juez Antonio Boggiano, en contra del mandato de la Casa Rosada. La líder del ARI está en contacto tanto con el porteño Gerardo Conte Grand como con el bonaerense Ricardo “Lolo” Gómez.

Ambos dirigentes tienen una visión muy crítica del Gobierno y aceptarían sumarse a una coalición, aunque advierten que no tendrán muchos acompañantes. “No va a ser muy numerosa la cantidad de peronistas que van a apoyar una cosa así, porque el Gobierno ocupa ese espacio”, indicaron en el entorno del ex viceministro de Gustavo Beliz.

Con López Murphy, Carrió no cerró ningún canal de diálogo, aunque todavía el Bulldog se encuentra muy lejos de caer bien en el ARI. “El no cumple con ninguno de los contratos, me parece”, señaló uno de los integrantes de la mesa nacional. El ex ministro de Defensa de la Alianza mantiene una buena relación personal con su ex correligionaria, así como también con el intendente de Rosario, el socialista Miguel Lifschitz, con quien compartió una cena la última vez que estuvo en Rosario. El futuro puede deparar los encuentros más sorprendentes.

Compartir: 

Twitter
 

Elisa Carrió está en contacto con dirigentes de la UCR, en especial con su ex titular Roberto Iglesias.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared