EL PAíS › ASAMBLEA ECOLOGISTA DE TODO EL PAIS EN EL BAUEN

Todas las causas, todas

Arrancaron con las papeleras pero ahora reúnen afectados por minas a cielo abierto y por el Riachuelo. El martes marchan juntos para que el Estado se ocupe de la contaminación.

 Por Laura Vales

La marcha va a seguir un recorrido tradicional, desde la Plaza del Congreso a la de Mayo, pero el reclamo será el primero de su tipo. Los vecinos de Gualeguaychú junto a delegaciones de otras regiones del país –afectados por minas a cielo abierto en la cordillera, por la contaminación del Riachuelo o por la falta de agua potable y cloacas en Buenos Aires– se juntaron para llevar a la Casa Rosada el reclamo de que el Estado se ocupe de los problemas por contaminación. La convocatoria para este martes nació del No a las Papeleras, aunque la idea es ampliar el reclamo, mostrar que los conflictos ambientales existen en todo el país y están afectando a millones de personas.

“La movilización tiene que servirnos para abrir puertas: queremos que el Gobierno acepte iniciar una agenda abierta de trabajo”, definió Oscar Vargas, de la asamblea de Gualeguaychú, en la reunión preparatoria que se realizó ayer en el Hotel Bauen, y en la que hubo personas de San Juan, Salta, La Boca y La Matanza, junto a organizaciones sociales y grupos sindicales.

Allí se acordó que la movilización saliera a las doce del mediodía del martes desde Avenida de Mayo y Montevideo. A los partidos políticos se les pedirá que no lleven banderas y a sus candidatos, que caminen mezclados en el montón. Se decidió, además, que en el palco montado junto a la Pirámide de Mayo habrá sólo tres locutores para leer un documento consensuado. La fórmula es conocida en Gualeguaychú: politizar el reclamo, pero manteniendo en un segundo plano a los partidos.

A continuación, algunos de los convocantes no entrerrianos de la movida:

- Esquel: Es la comunidad pionera. En el 2003 consiguió que se realizara una consulta popular sobre la instalación de una mina de oro de la Meridian Gold; el 81 por ciento le dijo no al proyecto. La población frenó así el emprendimiento, pero la empresa no se retiró. Mantiene sus oficinas abiertas a la espera de una oportunidad para instalarse.

- La Boca: “Tenemos al Riachuelo, al Polo Petroquímico y a un conjunto de barrios con urgencias gravísimas. En la isla Maciel, en la espalda de Barracas y Villa Inflamable, por ejemplo, no hay cloacas, agua potable ni recolección de residuos”, señaló Alfredo Alberti, de la Asociación de Vecinos de La Boca.

- San Juan: Desde esa provincia está en camino un micro con pobladores contaminados por las minas a cielo abierto en las localidades de Jáchal, Iglesia y Calingasta. Amparados por una legislación sancionada durante el menemismo y todavía vigente, las empresas utilizan cianuro en su proceso de producción. En la localidad de Calingasta el intendente llamó dos veces a una consulta popular, pero la gobernación anuló esas convocatorias.

- Capital Federal: También están trabajando en la convocatoria a la Plaza de Mayo la Red Nacional de Acción Ecologista (Renace) y los Amigos del Lago de Palermo, grupo centrado en la defensa y creación de nuevos espacios verdes. Cuenta Osvaldo Guerrica Echevarría: “A principios del siglo XX la ciudad de Buenos Aires tenía 7 metros cuadrados de espacio verde parquizado por habitante; hoy tenemos apenas 2 metros cuadrados por persona”. El tema tiene como trasfondo una difícil pelea inmobiliaria. “El Estado nacional es el mayor propietario de tierras en la ciudad, con unas 340 hectáreas, la mayoría antiguos terrenos ferroviarios. Queremos que se destinen al uso público pero son tierras miradas con lujuria por los que están en el negocio de las constructoras.”

¿Cómo avanzar, en la práctica, para buscar soluciones a reclamos tan distintos? El mecanismo acordado es que, al margen del documento común, cada grupo lleve un escrito detallando su situación. Al terminar la marcha se entregarán en la Casa Rosada dos carpetas, una con la declaración consensuada y otra de los casos particulares.

La lista de participantes es abierta. Uno de los vecinos de Gualeguaychú recibirá junto al palco las carpetas que quieran ser acercadas al Gobierno.

En la movilización participarán integrantes de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA), los docentes universitarios de la Conadu, la Asamblea de San Telmo, la CTA, la Corriente Clasista y Combativa y partidos de izquierda, quienes se ubicarán al final de la columna.

Además de los convocantes, hay en funcionamiento todo un circuito de invitaciones vía mail. Son de personas que se mueven a título individual, pidiendo a amigos y conocidos que vayan a la movilización. En Gualeguaychú creen que a la marcha se va a sumar una buena cantidad de gente suelta, aunque el día –un martes– y el horario –las doce del mediodía, en un clima de verano– vuelven la convocatoria bastante difícil.

La asamblea de Gualeguaychú quiere que este contacto con otros grupos que sufren problemas ambientales sea el germen de una colaboración más permanente. El intento está en sus primeros pasos, los distintos grupos están recién conociéndose e incluso hay varios que recién harán contacto el martes, en la Plaza. Están distantes geográficamente y además sin una receta sobre cómo coordinar acciones. Lo que aparece en esbozo es la propuesta de ir juntos al reclamo y abrir luego espacios independientes de trabajo con el Estado.

Compartir: 

Twitter
 

Asambleístas de Gualeguaychú con activistas del sur y el oeste, ayer en la reunión del Bauen.
Imagen: Bernardino Avila
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.