EL PAíS › GUALEGUAYCHú LEVANTó EL CORTE, PERO HAY VOCES CONTRA LA DECISIóN DE ABANDONAR LA RUTA

“No es un gesto, es una estrategia”

Alfredo De Angeli dijo que cambiarán el piquete por la plaza Congreso, donde se pondrán a “disposición” y “acompañarán” a los diputados para “ayudarlos por el bien de la patria”. Hay quienes quieren seguir en la ruta.

 Por Emilio Ruchansky

Desde Gualeguaychú

Alfredo De Angeli conoció la propuesta de la Mesa de Enlace de levantar los cortes el jueves por la noche. Con el cambio de ruta en el mapa de las negociaciones, el dirigente se desveló en el lobby del hotel “de Yabrán”, como le dicen los lugareños a la Hotel Aguay que gerencia la hermana de su tocayo. De Angeli tomó un whisky para sacarse el frío y compartió sus novedades con dos periodistas que se alojan allí. Después contó bueyes perdidos con la mesera, terminó el tercer whisky y se fue a dormir. Ayer por la mañana partió temprano a la ruta. En medio de la llovizna y el frío, debatió el asunto en privado con 50 productores, los más intransigentes, detrás del parador El Entrerriano, donde entró después para hablar ante las cámaras. “No es un gesto, es un cambio de estrategia”, dijo, y reconoció: “No podemos vivir en la ruta”.

La conferencia duró sólo 15 minutos. “No hay un 100 por ciento de acuerdo, pero hubo mayoría”, aclaró primero, en referencia a la votación. Luego pidió disculpas a comerciantes, financistas y trasportistas; aconsejó a los productores no apresurarse a vender granos porque en diez días tal vez consigan mejores precios y habló de la nueva estrategia: instalarse desde el martes en la Plaza de los Dos Congresos para “ponerse a disposición”, “asesorar” y “acompañar” a los diputados. “Ayudarlos por el bien de la patria.”

También recordó que alguna vez, en estos tres meses de conflicto, hubo una propuesta para juntar firmas para que diputados y senadores decidan el rumbo de las retenciones y aseguró que la soja no será el tema excluyente del reclamo. “Vamos por todo”, dijo y enumeró: trigo, carne, leche, cítricos, arroz, yerba, tabaco y algodón. Sólo faltaba decidir si los suyos se van o se quedan al costado de la ruta.

Por la tarde, El Entrerriano se vacío y la mayoría de los comensales eran los enviados de distintos medios de prensa. Un productor de televisión iba y venía entre su celular y una conversación con el titular de la Federación Agraria de Entre Ríos, Juan Ferrari. “Hace 100 días que estoy acá”, repetía al teléfono y chicaneaba a su jefe “si salgo en vivo ahora, vas a tener una ruta vacía, sin luz, sin nada”. “Ya se están llevando la rastra”, le indicó un asistente. Fue la última toma antes de subir al móvil y volver a Buenos Aires.

Ferrari continuó charlando con un pequeño grupo en el lobby del parador. No estaba de acuerdo con la decisión, pero prefería evitar esa discusión. Es sabido que es un dirigente parco, y teniendo en cuenta su malhumor, PáginaI12 conversó con él todo lo que pudo antes de que sonara su celular. Para él, el cambio en el mapa no los favorece. La decisión del Gobierno de llevar la discusión al Congreso, dijo, es una forma de trasladar la batalla al terreno del adversario y, en última instancia, de combatir bajo sus reglas. También comentó que no era fácil convencer a quienes querían seguir con los cortes en otras localidades.

Afuera del parador, autos, camionetas y tractores desandaban el camino. Por el kilómetro 53 de la Ruta 14 se veía el tránsito incesante de camiones cargados con ganado, cereales y cisternas de combustible. Muchos iban vacíos en busca de mercadería. Sobre la banquina, un grupo de 15 chacareros resistía el frío alrededor de las llamas que salían de un tanque de metal. Pese a los desacuerdos sobre levantar el corte, primaba la cordialidad. PáginaI12 se acercó para conseguir reacciones al precepto del secretario general de la CGT, Hugo Moyano: “Una buena negociación es la que termina cuando las dos partes quedan insatisfechas”.

No parecían aceptar quedar insatisfechos. Y aseguraban que, para ellos, el Gobierno tampoco tiene nada que lo tenga insatisfecho. Como estaban en su salsa mencionaron varios temas con los que estaban en desacuerdo. “No es sólo un paro por la soja”, fue lo primero que dijo uno de los productores. Otro, un anciano, graficó: “Hace 18 años que tengo tambos y nunca ordeñé un poroto de soja”. Enseguida empezaron las críticas a los pools sojeros y la acusación de “un precio político” que no permite producir “trigo, maíz y vacas”. Otro tema fue el gasoil, que “en Buenos Aires cuesta 50 centavos y acá 1,70” y que le quita competitividad a los “pequeños productores”.

En el grupo había un solo peón. Tomó la posta y dedujo: “Si al patrón le cortan la ganancia, él me la va a cortar a mí, ¿o no?”. Un patrón interrumpió para señalar que aunque pague mil pesos, cada empleado le costaba 1700 pesos y le dijo al hombre: “Y a veces la obra social no tiene nada con que atenderte”. El peón comentó que los patrones, cuando trabajaba, le dan casa y comida y hasta consiguió un aumento, “de 800 a 1000 pesos”.

Uno de los patrones aseguró que si un jornalero se quebraba un pie tenía que vender el campo para indemnizarlo y contó, a modo de ejemplo, que “hace poco un peón que se accidentó trabajando le sacó diez mil pesos al patrón”. La mayoría de los productores era de Larroque y esa localidad, agregó otro, le dejó 40 millones en retenciones de soja al Gobierno. “Y nuestro hospital no tiene sábanas ni anestesia”. La disconformidad, coincidían los jefes, es total.

“Es como si te aumentaran el IVA de 21 a 35. Vos reclamás y la bajan a 25. ¿Y entonces qué? ¿Tengo que agradecerles algo? Si yo antes pagaba 21, ellos me siguen cagando”, explicó el patrón que se quejaba de cada empleada le cueste 1700 pesos. “Lo que pasa es que los que van a las marchas del Gobierno, los que lo apoyan, son desocupados que vienen de generaciones de desocupados y no conocen otra cosa. Yo tengo una cultura del trabajo, si no puedo trabajar me pongo una huerta, hago algo”, opinó el terrateniente.

Sólo uno de los ruralistas reconoció ventajas en levantar el corte. “Sirve para tranquilizar la cabeza y retomar con más fuerza”, dijo.

Compartir: 

Twitter
 

El líder de la protesta agropecuaria en Gualeguaychú, Alfredo De Angeli.
Imagen: Bernardino Avila
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.