EL PAIS › EN EL GOBIERNO BUSCARON MOSTRARSE DESPREOCUPADOS POR LA DECLARACION

“Lo que dice son tonterías”

En el Ejecutivo aseguran que el ex embajador no aportó nada novedoso y que “todo lo que dijo después lo desmintieron las cámaras empresarias”. Estaban más pendientes de la media sanción del proyecto para limitar la reasignación de partidas.

 Por Martín Piqué

“No dijo nada novedoso. Volvió a decir lo mismo. Y no nos preocupa, en los próximos días vamos a salir a contestar en los medios.” En el Gobierno hicieron saber anoche que la visita al Congreso del ex embajador en Venezuela, Eduardo Sadous no les había generado ningún tipo de inquietud por sus revelaciones en torno de presuntas irregularidades en la relación diplomática y comercial con Venezuela. “Vamos a salir a discutir a través de los medios”, adelantó un funcionario de la Jefatura de Gabinete. La promesa oficial se escuchó poco después de que Sadous ingresara al Anexo de Diputados. “No se salió del libreto y los nuestros le contestaron muy bien”, coincidió ante Página/12 otro miembro del Ejecutivo que suele acompañar al diputado Néstor Kirchner en sus recorridas por las provincias. El mismo argumento expuso un miembro del gabinete de origen bonaerense que suele involucrarse en temas políticos: “Acá hay tranquilidad porque todo lo que dice (Sadous) son tonterías. Aparte el fideicomiso lo armó Venezuela, no la Argentina”.

Según la versión que anoche recorría la Casa Rosada, la presencia de Sadous ante la Comisión de Relaciones Exteriores había sido impulsada por ciertos referentes de la oposición que buscaban iniciar “una batalla mediática” para desgastar al Gobierno. “Hasta (Alfredo) Atanasof no estaba muy convencido de volver a citar a Sadous, porque sabía que no había muchos elementos. Pero (Francisco) De Narváez y (Eduardo) Duhalde se lo pedían y pedían”, dijo a este diario un ministro que conoce mucho a los jefes –hasta hace muy poco sus ex compañeros– del peronismo disidente. “Todo lo que dijo Sadous después se lo desmintieron las cámaras empresarias. Incluso los empresarios llegaron a decir que ‘gracias a Dios habían conseguido a esta gente’, en referencia a los venezolanos. ¿Cómo podés seguir después de eso?”, se preguntaron ante Página/12 en el despacho de un senador nacional del Frente para la Victoria.

La decisión de la cúpula del Ejecutivo es salir a contestar los argumentos planteados por Sadous en su exposición ante los diputados. “Esto es una excusa de la oposición que está buscando generar bombas mediáticas porque al Gobierno le está yendo demasiado bien. Están tratando de encontrar una bomba, porque además se vienen varios hechos que pueden impactar muy fuerte en la opinión pública”, fue el análisis que escuchó este diario en el edificio del Senado. En sintonía con esos argumentos, la opinión mayoritaria que circulaba en Balcarce 50 buscaba mostrar tranquilidad ante la ráfaga de declaraciones de la oposición. Los cuestionamientos opositores apuntaban en particular sobre la figura del ministro de Planificación, Julio De Vido. “Es el próximo que deberá declarar en el Congreso por los negocios con Venezuela. Es un funcionario clave para entender cómo se lleva adelante esa relación bilateral, cuya parte más sustantiva, la de los negocios, no pasaba por Cancillería”, dijo el lilito Adrián Pérez.

“La existencia de una embajada paralela en Venezuela sólo puede caber en algunas mentes chiquitas”, dijo el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, el primero en hablar.

Aunque la reacción mayoritaria del Gobierno tras el informe de Sadous mostraba confianza, también hubo quien aseguró que la denuncia de supuestos reintegros en la exportación a Venezuela significaba un módico logro para una oposición que venía desorientada y sin un eje muy claro. “Este caso, al igual que la renuncia de Taiana, abre de nuevo una instancia para que la oposición pueda intentar recuperar algo de la iniciativa que había perdido estrepitosamente”, analizó ante Página/12 un funcionario que trabaja en el primer piso de Balcarce 50 y que por vicio profesional suele trazar perspectivas de corto y mediano plazo; incluso no les escapa a las hipótesis más desfavorables. Sin embargo, ese mismo funcionario confió a este diario que –más allá de las diversas interpretaciones– el caso Sadous no genera ninguna inquietud si se lo compara con la media sanción que el Congreso le dio anoche al proyecto para limitar la reasignación extraordinaria de partidas.

Compartir: 

Twitter
 

“La existencia de una embajada paralela sólo puede caber en algunas mentes chiquitas”, dijo Aníbal Fernández.
Imagen: Leandro Teysseire
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared