ECONOMIA › EL GOBIERNO CERRO EL PERIODO DE ADHESION AL CANJE DE DEUDA CON UNA ACEPTACION DEL 66 POR CIENTO

Con la mayoría adentro y los buitres afuera

El ministro de Economía anunció que ingresaron bonos por poco más de 12 mil millones de dólares a la operación, de los 18.300 millones en juego en esta etapa. La Presidenta se entusiasmó proclamando que ayer fue “el día del desendeudamiento argentino”.

 Por Cristian Carrillo

El canje de deuda logró un nivel de adhesión de 66 por ciento de parte de bonistas con títulos en default. La operación, a través de la cual los tenedores pudieron trocar sus papeles por un nuevo menú de títulos, recogió unos 12 mil millones de dólares entre inversores institucionales y minoristas, sobre un total de 18.300 millones que se pusieron en juego en esta oportunidad. Los resultados fueron dados a conocer ayer por el ministro de Economía, Amado Boudou, quien sostuvo que el canje concluyó y no habrá prórrogas. Con este resultado, sumado al de 2005, el país logró reestructurar el 92 por ciento de los 102 mil millones de dólares declarados en cesación de pagos en 2001. El escaso porcentaje que se mantuvo afuera tras esta segunda oportunidad que se les dio a los holdouts serán utilizados como argumento de defensa, de ahora en más, por el Gobierno ante los tribunales internacionales frente a las demandas de los fondos buitre.

El objetivo que se propuso el gobierno nacional fue llegar a un nivel de adhesión del 60 por ciento como piso. Es por eso que el 66 por ciento alcanzado fue celebrado con entusiasmo por el equipo económico, sobre todo teniendo en cuenta el contexto internacional adverso –a partir de la crisis financiera en Europa–, que complicó la operación. No obstante, al iniciarse el proceso la expectativa era cerrar con un guarismo superior al 80 por ciento. La más exultante ayer fue la propia presidenta Cristina Fernández, quien consideró que “hoy (por ayer) debería llamarse el día del desendeudamiento argentino nacional e internacional”, en referencia también al programa anunciado para algunas provincias (ver aparte). Boudou, por su parte, manifestó que “hemos superado holgadamente la meta que nos habíamos planteado”.

Luego de un ingreso de parte de bonistas institucionales (bancos y fondos de inversión) al canje por una suma de 8500 millones de dólares en la primera etapa, la apuesta fue tratar de sumar la mayor cantidad de voluntades entre los minoristas. “Se hizo un trabajo muy fuerte en Italia, que determinó un flujo importante de bonistas en los últimos días”, dijo a Página/12 el subsecretario de Financiamiento, Adrián Cosentino. La tarea se inició no bien finalizó la primera fase de la operación, con varias rondas de consultas entre bancos y asociaciones de bonistas. Ese intercambio, junto a un pedido de los bancos italianos, derivo además en la necesidad de extender dos semanas el plazo de cierre. “Fue una decisión acertada, porque el 90 por ciento de los minoristas que ingresó a la operación provino de Italia”, aseguró Cosentino.

“En el canje ingresaron 112 mil tenedores minoristas, con un promedio de 22.200 dólares (en títulos) cada uno”, detalló Boudou durante la presentación de los resultados en el Palacio de Hacienda. Con esto el equipo se aseguró la adhesión de 12.067 millones de dólares, el 66 por ciento del total canjeable. Según explicaron desde Economía, de los tenedores institucionales “entraron todos los que no están en litigio” contra el Estado, más el 75 por ciento de los bonistas minoristas de Italia. “Si se sacara a los fondos buitre, el total de ingresos ascendería a 87,5 por ciento”, especuló Boudou.

Cuando se conoció el resultado de ingreso de los institucionales, el ministro había admitido que hubo ausentes que no se dejaron seducir por la propuesta. El ministro reconoció en esa oportunidad a este diario que los recortes en la propuesta –no se reconocieron los cupones de PBI pasados ni todos los intereses caídos– fue determinante para que ingresaran 8500 millones de dólares y no 10 mil millones esperados. Ayer, en cambio, al dar la composición de la adhesión al canje, fue tajante: “De los 8500 millones de dólares en bonos en poder de los mayoristas, entró el ciento por ciento; de los 4500 millones en manos de fondos buitre, no entró ninguno”, aseguró. Más tarde, lo corroboró Cristina. “Ahora prácticamente sólo quedaron afuera los fondos buitre”. El resto de los no adherentes (1773 millones de dólares) se adjudican, oficialmente, a minoristas.

La Presidenta destacó también que la operación determinó una quita total del 75,6 por ciento. “Nunca se había hecho esto en una renegociación de deuda en la Argentina. Siempre significaba un mayor endeudamiento”, afirmó. El canje redujo entre 60 y 70 por ciento del capital nominal de los bonos defaulteados presentados en la operación. “Eso sin contar los 7 mil millones de dólares de intereses desde 2003 a la fecha, los cuales fueron cancelados con bonos”, aseveró el ministro.

Como resultado de esa operación, los bonos en default serán reemplazados por 2 mil millones de dólares en bonos a Par (sin quita), 3500 millones de dólares en Discount (con una quita de capital del 67 por ciento) y 943 millones en Global 2017. La incorporación de los nuevos títulos al stock de deuda representa un aumento de casi dos puntos porcentuales respecto del peso de la deuda sobre el Producto Interno Bruto (PIB). Ese porcentaje se ubica actualmente en el 49 por ciento. Cada punto equivale a unos 3 mil millones de dólares. “Un nivel deuda-PIB en torno del 50 por ciento es manejable y se ubica dentro de los parámetros que manejan los países serios”, explicó Cosentino. En tanto, Boudou informó que “desde el punto de vista fiscal, la carga adicional del canje representará 365 millones de dólares para 2011, y de 371 millones de dólares para 2012”. En la gatera quedó la emisión de mil millones de dólares en los Global 17 que iban a suscribir los bancos.

Si se toma en cuenta el resultado de adhesión a este canje, junto con el obtenido en 2005, el porcentaje de aceptación global se ubicó en 92,4 por ciento. Para Boudou, “quienes quedaron afuera del canje tienen una posición demasiado refractaria”. No obstante, dijo que el resultado “permite mirar con optimismo” las resoluciones judiciales de las querellas que llevan adelante los fondos buitre.

Compartir: 

Twitter
 

Amado Boudou y su equipo, en clima de Mundial. Con la filosofía del “paso a paso”, dijo que se siguen poniendo en orden las cuestiones financieras.
Imagen: DyN
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared