EL PAíS

Una monarquía enseña democracia

 Por Horacio Verbitsky

La estrategia opositora contó una vez más con el aporte de la Iglesia Católica. Al concluir la 105ª Asamblea Plenaria, el Episcopado declaró que los proyectos de ley de reforma judicial podrían “debilitar la democracia republicana consagrada en nuestra Constitución, precisamente en una de sus dimensiones esenciales como es la autonomía de sus tres poderes”, por lo que requirió “amplias consultas, debates y consensos previos”. Es conmovedora la preocupación de la última monarquía absoluta de la tierra por la democracia republicana. Mientras, el papa Francisco prosigue su estrategia de blanqueo. Luego de la carta que envió a Hebe de Bonafini comunicándole la novedad de que ahora por fin “comparte su dolor y el de tantas madres y familias que han padecido y padecen la pérdida trágica de sus seres queridos en ese momento de la historia argentina”, el miércoles recibirá a las abuelas de Plaza de Mayo Estela Carlotto y Buscarita Roa y al hijo de detenidos-desaparecidos Juan Cabandié. Ni la elevación del cardenal Bergoglio al papado ni la asistencia del gabinete nacional a la asunción de su reemplazante en Buenos Aires, Mario Poli, cambiarán el alineamiento del Episcopado contrario a las políticas del gobierno nacional. Sólo le darán mayor impulso y legitimidad.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Una monarquía enseña democracia
    Por Horacio Verbitsky
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.