DEPORTES › MATIAS ROSSI NO PUEDE GANAR DESDE OCTUBRE DE 2012

Corre con hambre de laureles

El piloto buscará hoy dejar atrás esa racha adversa cuando largue desde la primera ubicación en el circuito rosarino, donde se correrá la segunda fecha. “Siento ganas de conseguir un triunfo, es una sensación interna indisimulable”, dijo Rossi.

 Por Pablo Vignone

Desde Rosario

Matías Rossi fue el piloto más ganador del automovilismo argentino durante 2012 y, sin embargo, hace seis meses que no logra una victoria. Fabricó siete triunfos durante la temporada anterior (tres en el SuperTC2000, dos en TC y dos en TopRace), pero no sube al escalón más sonriente del podio desde octubre, un triunfo en el callejero de Santa Fe con su Toyota de STC2000. Hace seis meses que no gana. “¿Si duele? Físicamente, no. Pero mentalmente... Siento hambre de triunfo, es una sensación interna indisimulable”. Quizás hoy pueda saciar esa necesidad, ayer fue el más veloz en la clasificación del SuperTC2000 en este circuito rosarino, un “autódromo boutique”, como alguna vez fue definido.

Además de hambre de triunfo, Rossi siempre siente sed de velocidad. No son tantos los pilotos que experimentan tanta desesperación por ser más rápidos que sus rivales. La de ayer fue la cuarta pole position que conquista Rossi en lo que va de 2013 (una en el TC, dos en el Turismo Nacional y ésta, la primera suya en el STC2000), siendo el único piloto que a la hora decisiva bajó el minuto (59s736, a 156,388 km/h), marcando un record absoluto para esta pista en la que no es nada sencillo superar rivales. “Si no pasara nada, la carrera la ganaría yo... pero hay Super 8”, recuerda Rossi.

Ausente en el callejero porteño, la primera carrera del año del STC2000, por obvias razones de seguridad, aquí regresa el Super 8, que enfrenta a los ocho pilotos más veloces en tandas de dos, a una vuelta a fondo, hasta consagrar un ganador, que largará en punta (a las 13, sobre 39 vueltas, televisa Canal 13 desde las 11). A partir de las 9.50, Rossi corre contra su compañero Bernardo Llaver (Toyota); el campeón José María López (Fiat) va contra el capitalino Franco Vivian (Chevrolet); el líder del torneo Facundo Ardusso (Fiat), que ayer se definió como “casi local”, corre contra un local de verdad, Fabián Yannantuoni (Renault); y Néstor Girolami (Peugeot) se bate contra otro compañero de Rossi, Mariano Werner.

Todos ven el Super 8 como una instancia comprometedora. “Siempre hay muchos roces”, recordó López.”Ojalá que sea polémico como siempre”, deseó Werner. “El Super 8 siempre me trata bien”, se ilusiona Rossi, que está manejando un coche que ya lleva corridas unas 50 carreras. “Lo manejaron Fontana, Ardusso, Llaver, ahora yo... Tracciona bien, dobla muy bien, no es tan veloz como antes, pero no está tan viejito como parece”.

Por fortuna para la vocación triunfal de Rossi, este domingo corre en STC2000 y no en TC, donde ganar –sugiere– sería lapidario para sus aspiraciones de salir campeón, dado el peculiar reglamento de la categoría: “Si puedo, salgo segundo; salir primero sería condenarme”.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.