EL PAíS › REPERCUSIONES DESPUES DEL VEREDICTO CONTRA IBARRA

La sorpresa del fallo en la calle

Minutos antes de la votación final, el resultado ya se palpitaba en las cercanías a la Legislatura. Mientras los familiares de las víctimas de Cromañón festejaban un resultado puesto, trabajadores, turistas y curiosos de paso interrumpieron su caminata para tener la confirmación sobre la destitución de Aníbal Ibarra. Las opiniones fueron variadas. Algunos dijeron que “ahora hay que seguir con la lucha porque la culpa no es sólo de Ibarra”. Otros fueron más tajantes y se mostraron en contra de la salida del funcionario porque “todo fue un circo”.

“¿Y qué pasó?”, preguntó una señora que iba a paso rápido por Avenida de Mayo al 600. Cuando se enteró de que fueron 10 votos a favor de la destitución, cuatro en contra y una abstención, su cara fue de sorpresa. “Mirá vos”, atinó a decir.

En una librería de Avenida de Mayo, Alicia se mostró más reflexiva. “En realidad no sé si está bien o mal. Pero si mi hijo hubiese estado esa noche en el boliche, seguro que estaría ahí afuera con el resto luchando para que Ibarra se fuera.” En parte, la pelea de los familiares la toca de cerca: “Mi hijo seguía a Callejeros y fue tres veces a Cromañón; la noche de la tragedia iba a ir y después, no sé por qué, cambió de planes, por suerte”, relató.

Para Adrián, un músico de 24 años, “era lo que moralmente tenía que pasar”. “Le tocó a él porque lo que pasó fue en su gestión; que se la banque”, acusó.

Por otra parte, Raúl, uno de los clásicos vendedores de café en las calles porteñas, se quejó con que “todo fue y es un circo”. “Ahora lo sacaron, pero mucho no se logró. El sistema de gobierno de Ibarra sigue por dos años más. Esto fue algo personal contra él, para sacarlo, pero todo sigue igual”, expresó, y agregó: “Ellos (los familiares) van contentos pero no lograron nada”.

“No estoy de acuerdo con que se vaya Ibarra”, destacó Miguel, mientras atendía su puesto de diarios. “Si bien es responsable, no se puede por cada error destituir a los políticos porque no queda nadie”, reclamó.

Sobre la pared de un local de la calle Florida, y con el mate y el termo en la mano, Esteban, un belga que declaró su amor a la Argentina hace ya mucho tiempo, dijo que “está bien que lo saquen, siempre y cuando no haya otros temas atrás”. “Acá hay dos cuestiones –detalló–, por un lado hay que ver si no hubo operaciones políticas detrás de Ibarra; por el otro, la lucha es contra el sistema, hay que ir contra la raíz de este sistema, no basta sólo con esto.”

En uno de los tantos puestos donde se vende jugo de naranja natural exprimido, Beto fue contundente: “No me parece bien la destitución. Se salvan ellos (por los familiares) pero perjudican a cinco millones de personas que viven en la Capital Federal”. “Ahora, a los que vendemos en la calle, nos van a joder de nuevo”, sentenció.

Informe: Luciano Zampa.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.