EL PAíS

Telerman ya habló con el Gobierno y con Ibarra

 Por Santiago Rodríguez

Jorge Telerman no quiso ponerse ayer mismo el traje de jefe de Gobierno porteño. Prefiere esperar hasta su asunción formal en reemplazo del destituido Aníbal Ibarra para mostrarse en ejercicio pleno de ese cargo, pero ya piensa en el formato que le dará a su gestión hasta 2007. Después de enterarse de la decisión de la Legislatura de destituir a quien acompañaba como vicejefe, abrió canales de diálogo con la Casa Rosada y también conversó con el propio Ibarra para empezar a definir el sustento político que le dará a su administración. En lo inmediato, no hará modificaciones al gabinete que venía trabajando hasta el momento.

“No se sabe, todavía es muy pronto”, se atajan por el momento los colaboradores de Telerman para evitar precisiones sobre las modificaciones que habrá en el gobierno. Telerman está a cargo de la Jefatura de Gobierno desde que la Legislatura decidió a mediados de noviembre pasado suspender a Ibarra y someterlo a juicio político. En ese contexto no tomó decisiones de fondo, pero de ahora en más el escenario ya no será el mismo.

Telerman siguió el desenlace del juicio político a Ibarra junto a sus allegados de confianza. Una vez enterado del veredicto de los legisladores, y tras una primera evaluación con su equipo de trabajo, Telerman tendió puentes hacia el otro lado de Plaza de Mayo: habló con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y con el ministro de Planificación, Julio De Vido. “Conversaron del futuro y de cómo fortalecer el gobierno. Quedaron en hablar”, sintetizó un íntimo de Telerman sobre un charla con Fernández. Tan conocido es que la relación entre ambos no es buena, como también el apoyo que le prodigó a Ibarra el jefe de Gabinete y que ese respaldo no se tradujo finalmente en el voto en contra de la destitución de los tres legisladores kirchneristas en la Sala Juzgadora.

En el círculo de Ibarra se inclinan a pensar que Helio Rebot no actuó por sí solo, sino que tuvo algún guiño para votar por la remoción. Evalúan que es posible que hayan quedado en medio de la interna que dentro del kirchnerismo sostienen los sectores vinculados a Fernández con los dirigentes que acompañan a Néstor Kirchner desde Santa Cruz.

Análisis de ese tipo no faltarán, seguramente, en el encuentro que arreglaron Ibarra y Telerman. Los dos hablaron también por teléfono y consideraron oportuno conversar cómo concluir el gobierno que juntos arrancaron hace un par de años. “Seguramente va a proponernos algún armado político con otra correlación de fuerzas”, aventuraba un operador ibarrista. Telerman no le cerrará las puertas a Ibarra. “La idea es incluirlos como a los peronistas, a los no peronistas y al progresismo”, anticipan a su alrededor y dicen que “hay que conversar con la perspectiva del 2007”. Telerman quiere ser entonces candidato a jefe de Gobierno. Y no de ahora, sino desde hace tiempo.

El próximo viernes la Legislatura dará los fundamentos de la destitución de Ibarra. Recién después de eso Telerman asumirá formalmente y de ahí en más vendrá el tiempo de los cambios en el gabinete. Los secretarios que acompañaban a Ibarra ya pusieron su renuncia a disposición de Telerman, quien seguramente hará modificaciones en los puestos clave.

Compartir: 

Twitter
 

Telerman esperará para asumir.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.