EL PAíS

Disparando porque sí

Aunque no se recuerda un hecho de tal magnitud en la ciudad de Buenos Aires, como el ocurrido ayer a plena luz del día, ésta no es la primera vez que alguien, sin razón aparente, empuña su arma y empieza a disparar contra blancos humanos. También hubo casos con balines de plomo. El episodio más reciente es el del “loco de la escopeta”, en Rosario (ver aparte). El hombre disparaba a las personas que iban en los colectivos y en 2003 mató a una nena de 12 años. En ese mismo año, en Barrio Norte y con un rifle de aire comprimidio, un joven, hoy de 21 años, había disparado con balines de plomo a unas 15 personas, desde el balcón de un edificio. En otro caso, ocurrido también en 2003, y en Belgrano, hubo varios allanamientos por parte de la Policía Federal para dar con una persona que, supuestamente con un arma calibre 38, habría disparado contra edificios y autos cercanos. En el barrio porteño de Saavedra, en 2002, y aunque sus blancos no eran personas, cuatro jóvenes, dos hombres y dos mujeres de entre 17 y 20 años, fueron detenidos tras haber practicado “tiro al blanco” contra animales y edificios de su barrio. Los adolescentes utilizaban armas de fuego. Otro caso de aire comprimido ocurrió en 2005. Un hombre disparaba, con balines de plomo, a los maquinistas del ferrocarril de la línea San Martín, desde el segundo piso de un edificio, en Villa del Parque.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.