EL PAíS › “LA ESTRATEGIA DE NEUTRALIZAR LEYES PROVINCIALES SEVERAS”

Leyes blandas y textos engañosos

 Por M. C.

“La industria tabacalera sigue manipulando a la ciencia: primero negaba la adictividad de la nicotina, después, que el tabaco causara cáncer. Ahora sostiene que la exposición al humo de tabaco no produce enfermedad ni muerte”, dice, con vehemencia, el médico epidemiólogo argentino Ernesto Sebrié, del Centro de Investigación y Educación para el Control del Tabaco, de la Universidad de California.

El director nacional de Salud de los Estados Unidos (Surgeon General), en colaboración con un equipo de expertos en salud, investigó cómo el humo de segunda mano del tabaco afecta la salud. “El informe sostiene que puede provocar enfermedades cardíacas y cáncer pulmonar, y que incluso respirar un poco de humo de tabaco ambiental puede ser peligroso. Además, afirma que las secciones separadas de ‘no fumar’ no protegen del humo de segunda mano”, enumeró Sebrié.

Sebrié ha estudiado los movimientos de la industria para boicotear leyes restrictivas en Estados Unidos. Egresado de la Universidad Nacional de Rosario, obtuvo un master en Salud Pública en la Universidad de California y actualmente está radicado en San Francisco. “Las estrategias de la industria tabacalera son similares en todo el mundo. Han sido muy bien estudiadas. La estrategia de neutralizar leyes provinciales más severas con una ley nacional débil, como está queriendo hacer en Argentina, la ha aplicado en los años ‘80 en Estados Unidos, donde se habían aprobado leyes municipales duras”, describió el investigador.

Otra estrategia, señaló, es presionar para introducir modificaciones una vez sancionada una ley antitabaco. “En Santa Fe, un grupo de legisladores presentó en junio un proyecto para introducir espacios de fumadores en ambientes cerrados. La ley aprobada el año pasado no los permite. Los argumentos que utilizan son los típicos de la industria: que no se respeta a los fumadores, que los bares y restaurantes van a quedar sin clientes, que la cultura del país va a hacer que no se cumpla la ley” precisó.

Para evitar las advertencias sanitarias en los paquetes, indicó Sebrié, “las tabacaleras impusieron voluntariamente la leyenda: ‘venta prohibida a menores de 18 años’. Es una estrategia de marketing, ya que todo lo prohibido es más atractivo, especialmente para los jóvenes, y a la vez dan la sensación a las autoridades de que están haciendo algo por los adolescentes. La otra advertencia que impulsan y en México ya está permitida es la siguiente: ‘Actualmente no existe un producto de tabaco menos perjudicial para la salud’. El proyecto de ley que presentó la senadora Fellner para contrarrestar al del ministro de Salud incluye esta leyenda. Tiene dos objetivos: ‘nosotros les avisamos’, que les sirve a la hora de enfrentar un juicio; y a la vez buscan prevenir la introducción en los paquetes de fotografías de personas con cáncer como ya hay en Brasil y Canadá”, puntualizó.

Otra de las estrategias es fomentar la creación de clubes de fumadores, señaló el médico. “Lo hacen en Córdoba y quieren hacerlo en Santa Fe. Con esta medida buscan mantener la aceptación social en torno al fumar y boicotear las leyes”, explicó.

–Uno de los fundamentos esgrimidos por Fellner es económico: sostiene que “las regiones del NOA y NEA tienen en la actividad tabacalera una fuente vital de trabajo y riqueza”. ¿Se puede pretender una ley antitabaco en un país donde el desempleo y la pobreza son problemas graves?

–Los fundamentos de Fellner son calcados de los de la industria tabacalera. Las tabacaleras son transnacionales. Todas las ganancias que obtienen van al exterior. Dicen que dan trabajo, pero las condiciones de empleo son semiesclavas y los trabajadores están expuestos a peligrosos pesticidas. Además, están agotando la tierra y contaminándola, y recurren al trabajo infantil.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.