EL PAíS

Sorpresa en Uruguay

“Sorpresa”, fue la palabra más repetida por los funcionarios uruguayos para referirse al rechazo de la Corte Internacional de La Haya a su reclamo de una medida cautelar contra los bloqueos que los asambleístas entrerrianos realizan en los pasos fronterizos, en protesta contra la instalación de las pasteras en la costa del río Uruguay. Pero una vez repuesto de la noticia sobre el revés en el tribunal internacional, el gobierno de Tabaré Vázquez admitió la posibilidad de retomar el diálogo con Argentina pero ratificó que “no negociará con los puentes cortados”. El encargado de trasmitirlo fue el canciller Reinaldo Gargano, que tampoco ocultó su disgusto por el fallo: “Les da la razón a los que van con cuatro sillas plegables y se ponen en el medio de la carretera e impiden el paso de mercadería, de gente, de ómnibus y de vehículos”, sostuvo Gargano.

El canciller fue el encargado de transmitirle vía telefónica la noticia a Tabaré sobre el fallo desfavorable en La Haya. El presidente le encomendó entonces que cumpliera el papel de vocero del gobierno uruguayo. En sus primeras declaraciones, antes de apagar su celular, Gargano expresó estar “sorprendido por el desarrollo del dictamen” y explicó que estará atento a “qué hace el gobierno argentino”, aunque remarcó que “Uruguay no negociará con los puentes cortados”.

En declaraciones a radio Carve de Montevideo, el canciller uruguayo dio su particular visión acerca de cómo el fallo del tribunal internacional favoreció la protesta de los asambleístas entrerrianos, para luego preguntarse y responderse sobre el carácter de la resolución: “¿Hay alguna cosa más evidente de que esto es grave? Creo que no”, afirmó Gargano, que 24 horas antes imaginaba una resolución favorable y reclamaba al gobierno argentino el cumplimiento de la decisión que adopte la Corte.

Luego, el canciller amplió el horizonte diplomático e insistió en que el diálogo es la única fórmula para destrabar la situación y señaló que si el conflicto se agravara, Uruguay tendría derecho a solicitar nuevamente medidas cautelares ante el tribunal internacional.

En tanto el jefe de la delegación uruguaya, Héctor Gros Espiell, consideró en Holanda que el fallo “dejó firme” el derecho de Uruguay a seguir construyendo la planta de Botnia e instó a ambas naciones a no profundizar el conflicto y a reanudar el diálogo; pero el portal de la presidencia de Uruguay agrega que el embajador sostuvo que esta posición “no legitima de ninguna manera la interrupción del tránsito entre los dos países”. Otro integrante de la delegación oriental ante el tribunal, el embajador en los Estados Unidos, Carlos Gianelli, también remarcó que la decisión judicial destaca el derecho de su país a continuar con su inversión hasta que se llegue a una decisión definitiva sobre el tema de fondo. Que será el fallo del tribunal sobre el reclamo argentino de la violación del Tratado del Río Uruguay por parte del gobierno uruguayo.

Desde Fray Bentos, donde la compañía finlandesa Botnia construye su planta de pasta de celulosa, el intendente del departamento uruguayo de Río Negro, Omar Lafluf, afirmó que “me duele ver el festejo de la gente de Gualeguaychú”, a quienes a su juicio el tribunal “les da una bandera blanca de libertad absoluta para seguir haciendo lo que se les ocurra”. Lafluf manifestó su preocupación ante la actitud de sus vecinos de frontera porque “el nivel de exaltación al otro lado del río es cada vez peor”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.