EL PAíS › EL GOBIERNO RECIBIO LA MEDIDA CON ALIVIO

La llegada del gesto esperado

 Por Diego Schurman

Néstor Kirchner recibió la caída del hombre fuerte de Pdvsa como una bocanada de aire fresco. El Presidente aguardaba desde hace días un gesto del gobierno venezolano que quitara la exclusividad del centro de escena a los principales escuderos de la Casa Rosada. “Lo que acá queda claro es que no mentimos. Si Pdvsa no hubiera tenido responsabilidad no hubiera habido una renuncia”, evaluó anoche el jefe de Gabinete, Alberto Fernández.

Kirchner se enteró de la noticia pasadas las 19, por boca de Julio De Vido. El ministro de Planificación estuvo en permanente contacto con Venezuela. La salida del titular de la filial argentina de Pdvsa, Diego Uzcátegui, alivió algunas tensiones.

–Hay un dato objetivo: Hugo Chávez acepta que lo que dijimos era cierto y actuó en consecuencia.

El viernes, en la ciudad boliviana de Tarija, Kirchner le solicitó a su par caribeño que tomara cartas en el asunto, en alusión al affaire de la valija de los 800 mil dólares.

En el marco de una cumbre con Evo Morales, el mandatario argentino le pidió expresamente a Chávez que deslindara responsabilidades entre los suyos. Fernández tradujo la solicitud desde Buenos Aires. “Acá hay algo que tienen que explicar los que nos pidieron que subamos a este señor y los que aparentemente lo conocen”, dijo el jefe de Gabinete en clara alusión a Pdvsa.

Para entonces, el Gobierno ya había dispuesto el desplazamiento de Claudio Uberti de la titularidad del Occovi (Organismo de Control de las Concesiones Viales). El funcionario era integrante del pasaje del Royal Class alquilado por el gobierno argentino y quien habría consentido que el hombre de la valija, el empresario Guido Antonini Wilson, se subiera al avión.

Dicho de otro modo, el “error” –el textual es del Gobierno– de Uberti fue haber dado curso a una solicitud del joven Daniel Uzcategui, hijo del ahora ex hombre fuerte de la petrolera venezolana.

En Tarija, Rafael Ramírez, ministro de Energía y Minas venezolano, le había expresado a Kirchner que lamentaba lo ocurrido y el daño que eso significaba para la relación bilateral. Pero se comprometió a “investigar a fondo” ante el mandatario.

Anoche hubo numerosas versiones sobre cómo habría ocurrido la renuncia de Diego Uzcátegui. La versión que hizo circular el Gobierno es que el mandamás de la filial argentina de Pdvsa no se encontraba en Venezuela al momento de la decisión y por eso demoró en confirmarse oficialmente la noticia.

De hecho, ayer mismo, pasadas las 23 horas, Fernández fue cuidadoso al abordar el tema en un reportaje al programa A Dos Voces, de TN. Tanto, que dijo que lo que él manejaba era “una versión extraoficial”.

–Esto es un quilombo, le aseguro que es un quilombo –alertaron muy cerca de De Vido, sobre una renuncia que indudablemente tendrá un fuerte impacto en Venezuela.

Fue precisamente un hombre de estrecha confianza del ministro de Planificación quien confirmó a este diario, al filo de la medianoche, que Uzcátegui había renunciado.

–¿Qué dijo Kirchner? –le preguntó este diario al funcionario que prefirió refugiarse en el anonimato.

–Kirchner está contento de que lo hayan rajado al tipo. Ahora falta explicar lo de la guita.

Hasta ayer, las voces del gobierno venezolano se habían recostado en la teoría de la “conspiración” mediática y el cuco del imperialismo, pero nada habían explicado sobre la relación entre Antonini Wilson y Pdvsa ni sobre el origen y el destino de los 800 mil dólares.

Compartir: 

Twitter
 

Alberto Fernández.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.