EL PAíS

Un encuentro en Colonia que nadie quiso confirmar

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, se encontró el martes con el secretario general de la Presidencia uruguaya. Fue en secreto, en la estancia Anchorena. No consiguieron ningún avance.

 Por Diego Schurman

El Gobierno prolongó ayer el silencio sobre el encuentro del martes entre el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el secretario general de la Presidencia uruguaya, Gonzalo Fernández, habituales negociadores en el conflicto de Botnia. Sin embargo, desde la otra orilla del Río de la Plata, Gustavo Antúnez, vocero del presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, admitió a Página/12 la posibilidad de que, en el marco de las tratativas por el diferendo de la papelera, ambos funcionarios se hayan reunido. “No es raro. Ellos siempre están en contacto, ahora de qué pudieron hablar no lo sé”, señaló.

La información del encuentro en la estancia de Anchorena se originó el mismo martes a través de fuentes extraoficiales, según consignaron algunos medios uruguayos. Ese día la Casa Rosada señaló que Alberto Fernández estuvo por la mañana en su despacho y que había sido divisado allí nuevamente alrededor de la cinco de la tarde. Con esa descripción buscaron poner en duda que en el ínterin el funcionario se haya hecho una “escapadita” –ése fue el textual del portavoz– al otro lado del Río de la Plata.

–No confirmamos ni desmentimos –fue la muletilla del gobierno argentino lo largo del martes.

Este diario buscó nuevamente ayer alguna explicación oficial sobre lo ocurrido. El vocero del jefe de Gabinete, Eduardo Roust, transmitió que Alberto Fernández había considerado un “delirio” las versiones del encuentro con su tocayo del Uruguay.

Las datos proporcionados por los medios orientales señalaron que en la cumbre también participó el canciller argentino, Jorge Taiana. Las fuentes del Ministerio de Relaciones Exteriores fueron esquivas y, al igual que hicieron en otros despachos oficiales, no confirmaron ni desmintieron la participación de Taiana en las tratativas.

Ayer, alrededor de la 9 de la noche, Página/12 mantuvo una breve comunicación telefónica con Antúnez. El vocero del presidente Vázquez dio a entender que el encuentro se produjo y hasta lo naturalizó a partir de la cotidianidad de los contactos entre el Fernández uruguayo y el argentino.

–No es mi tarea confirmar esa reunión pero no hay de qué sorprenderse, no hay misterio, ellos siempre están en contacto.

–¿Se puede saber de qué hablaron?

–No lo sé, no soy yo quien debe dar esa información.

–¿Pudo haber alguna negociación producto de la participación de Tabaré Vázquez en al inauguración del puerto de Botnia?

–Realmente de qué pudieron hablar no lo sé. La información la debería proporcionar la Cancillería.

Fue poco después de ese misterioso encuentro que desde el Ministerio de Relaciones Exteriores argentino se hizo circular un comunicado en el que se considera a la presencia de Tabaré en el acto de inauguración del puerto de Botnia, en Nueva Palmira –finalmente desarrollado ayer– como “un agravamiento de la controversia”.

La prensa uruguaya conjeturó ayer que Alberto Fernández y el canciller Taiana llegaron a la estancia de Anchorena con el propósito de persuadir a Tabaré Vázquez para que desista de su presencia en el acto de la empresa finlandesa. El fracaso de esas negociaciones habría sido motivo del hermetismo oficial.

Compartir: 

Twitter
 

En los extremos, el argentino Alberto Fernández y el uruguayo Gonzalo Fernández.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.