EL PAIS

Cultivo de algas para biocombustibles

–Un debate que está candente es el de los biocombustibles. ¿Argentina va a promover esa alternativa? ¿En qué medida esa utilización afecta a la agricultura como fuente de alimentos?

–Primero hay que dejar en claro que los biocombustibles no son la solución para el problema energético. Aun usando toda la superficie arable del mundo no se llega a reemplazar un porcentaje apreciable del consumo. En el caso de Argentina lo que sí existe es una posibilidad comercial de exportar, en lugar de aceite, biocombustible. Existe la posibilidad de ahorrar a nivel local el uso de combustible fósil usando biocombustible. En ningún caso cambiamos sustancialmente la matriz productiva del país: exportamos un poco más o un poco menos. Lo que a mí me interesa es desarrollar economías regionales a partir de alguna explotación alternativa, usar terrenos semiáridos para plantar alguna variedad que produzca biocombustible. Un tema que me presentaron hace poco y me resultó muy atractivo es el cultivo de microalgas en piletas de aguas saladas (son mucho más eficientes que la soja), que implicaría la creación de nuevos emprendimientos en la zona costera, con lo cual uno tiene impacto económico y social. Esa es una veta que me parece importante, una diversificación de la matriz productiva del país para crear puestos de trabajo y desarrollar zonas marginales. En el caso de Argentina la competencia entre alimentos y biocombustibles es relativamente menor. En el caso de la soja, que se exporte como aceite o como biocombustible es relativamente irrelevante. Es necesario ver la demanda real de países centrales por usar biocombustibles, no podemos ser ciegos a eso y por una cuestión fundamentalista decir no lo vamos a utilizar. Si no nos perjudica usémosla y si además nos puede beneficiar en algún sector mejor todavía.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.