SOCIEDAD › OPINION

Garantía de papel

 Por Mariana Carbajal

¿Cuántos molinos de viento tiene que derribar Griselda para conseguir lo que la ley dice que es su derecho? Como cualquier mujer a punto de parir con una criatura de bajo peso en su vientre, debería estar ocupándose de hacer reposo y alimentarse bien para que el bebé nazca con un peso adecuado y no empiece su vida con desventajas. Ya bastantes desventajas, seguramente, va a tener que enfrentar por nacer en un hogar muy pobre, con un padre desocupado. Pero Griselda, cuando le falta apenas tres semanas y media para la fecha estimada de parto, está desesperada por conseguir un método anticonceptivo definitivo, que no la ponga en riesgo de volver a quedar embarazada. Ya tuvo diez hijos. No quiere más. Probó con DIU, pero dice que los rechaza, las pastillas no las puede comprar, y no se las dan gratuitamente como establece la ley que creó el Programa Nacional de Salud Sexual y Reproductiva. Pero más allá de los avatares que esta mujer de 37 años tenga con los anticonceptivos, prima su decisión: se quiere ligar las trompas de Falopio y su palabra debería bastar para acceder a la intervención. Lo dice la ley.

Para la producción de esta historia entrevisté a varios obstetras que se ofrecieron a tender puentes para que Griselda finalmente pueda ligarse las trompas en otro centro de salud. Incluso, el director de Hospitales de la provincia de Buenos Aires, Reynaldo Reimondi, me dijo que se ocuparía de solucionarle el problema. ¿Es ese el camino? ¿Si Griselda no hubiera accedido a plantear su reclamo ante un diario podría ligarse las trompas? Es poco probable. ¿Cuántas Griseldas estarán por estos días lidiando con obstáculos similares en hospitales públicos en otros rincones del país sin lograr que su voz se escuche fuerte? Uno de los derechos fundamentales de las mujeres es la posibilidad de elegir cuándo y cuántos hijos tener, destacaba el lunes Eleonor Faur, directora del Fondo de Población para el Desarrollo de la ONU (Unfpa), en el acto encabezado por el canciller Jorge Taiana en el Palacio San Martín por el Día Internacional de la Mujer. Los derechos sexuales y reproductivos están garantizados en el papel en la Argentina. ¿Cuánto faltará para que sean efectivamente gozados?

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.