ECONOMIA › RETROCESO DEL PRECIO DE LOS CULTIVOS POR EL RETIRO DE FONDOS DE INVERSION DEL MERCADO

Por la especulación baja la retención

Al compás del descenso del precio de la soja, cae también el porcentaje de las retenciones, que ahora son móviles. Lo que no da el Gobierno, a los ruralistas se los da la especulación.

 Por Tomás Lukin

Luego de romper todos los records en las últimas semanas, las materias primas comenzaron a retroceder. El aumento de precios de estos productos había sido impulsado por la especulación de los inversores, que encontraron en los commodities un refugio a la crisis de Estados Unidos. En los últimos días, tras las acciones de la Reserva Federal, las cotizaciones del euro, petróleo, el oro y las principales semillas comenzaron a ceder terreno. Sin embargo, el nivel de precios sigue siendo alto y aunque se espera que sigan bajando, los analistas no creen se retorne a los valores previos al boom de estos productos. En el medio del paro agropecuario, la caída en los precios internacionales se traduce en una reducción de algunos puntos porcentuales en las retenciones.

Como los bonos y acciones dejaron de dar grandes márgenes de ganancia y el mercado inmobiliario se volvió inviable, la búsqueda de un valor refugio llevó a que los fondos de inversión se sumergieran masivamente en los mercados de commodities y tomaran importantes posiciones a futuro.

Para el Fondo Monetario Internacional el aumento en el precio de los commodities tiene su raíz en factores especulativos. Según difundió en un informe, la disparada de estos productos se explica en particular por “una depreciación del dólar y una caída de las tasas de interés que reforzaron el atractivo de materias primas como activo alternativo”.

En estos mercados, lo que negocian son barriles de petróleo virtuales o toneladas de soja que nunca van a llegar a ver. Al comprar para dentro de un período de tiempo los fondos pueden realizar diferentes operaciones con esos barriles, dependiendo de cómo varíen los precios, obteniendo jugosas ganancias. Pero el miedo cada vez más presente a una recesión en la principal potencia mundial, el recorte de tasas de la FED y la recuperación –parcial– del billete verde contra el euro que pasó de cotizar cerca de 1,60 a 1,54, condujo a los fondos de inversión a cambiar la composición de sus carteras y liquidar muchas de sus posiciones en commodities. Así, el precio del petróleo se ubicó por debajo de los 100 dólares tras haber superado los 110 la semana pasada; y el oro cayó ayer 3,4 por ciento y también lo hicieron el resto de los metales.

En febrero, el Indice de Precios de las Materias Primas que elabora el Banco Central presentó una suba de 8,1 mensual, alza que mayormente estuvo impulsada por la evolución de los precios de los productos agrícolas y las materias primas industriales. Pero fue el encarecimiento del agro el que generó la mayor contribución al aumento del índice. En términos interanuales, el trigo reflejó un aumento de 112 por ciento, la soja un 78 por ciento y el maíz un 23 por ciento. Pero en estos últimos días los productos del agro no estuvieron ajenos a las caídas y también sintieron la toma de ganancias de los fondos de inversión, sufriendo además las disminuciones del valor del oro y el petróleo.

Con los mercados “sensibilizados”, la volatilidad en los precios conduce a los especuladores a liquidar sus activos con los movimientos diarios. Según la cotización en el mercado internacional, la soja perdió cerca del 10 por ciento de su precio en una semana, el trigo cayó un 15 por ciento, el maíz 6 puntos y el girasol fue el único que subió. Otros de los factores que presionaron a la baja el precio fueron los rumores sobre reducciones en la demanda de algunos productos por parte de grandes compradores como China.

La merma en los precios de los commodities produjo que durante esta semana las retenciones a la exportación de los diferentes productos cedieran algunos puntos porcentuales. Aunque la cotización que se utiliza para calcular el porcentaje del impuesto es la del Puerto de Buenos Aires, y no la de los mercados de Chicago o Kansas, y los precios no reflejan las mismas variaciones, el nivel de las retenciones cayó. En el caso de la soja, la semana pasada la tasa del tributo rondaban el 45 por ciento y la caída del precio por debajo de los 500 dólares la tonelada ubica el impuesto en 42 por ciento. En el maíz la baja es del 1 por ciento y el trigo se queda sin variaciones cerca del 27 por ciento.

Compartir: 

Twitter
 

La soja parece tener efectos alucinógenos. Con paro, y sin respuesta del Gobierno, igual cayeron las retenciones.
Imagen: Télam
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.