SOCIEDAD › CON SóLO DOS VUELOS EN VEINTE DíAS, SIGUEN LOS PROBLEMAS POR EL VOLCáN

Sin vuelos por las cenizas

Las aerolíneas no vuelan a Bariloche, Esquel y Neuquén porque la ceniza daña las turbinas y los sistemas electrónicos. La erupción del Chaitén lleva casi un mes y las emisiones pueden prolongarse al menos otros 30 días. En 15 días larga la temporada de la nieve.

A casi un mes del comienzo de las erupciones, el volcán Chaitén, en Chile, sigue en actividad y ésta puede prolongarse “al menos un mes más”, estima el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) en base a informes del Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile. Así, las cenizas continúan suspendidas en los cielos patagónicos y seguirán afectando el régimen de vuelos hacia los aeropuertos del sur: recién esta semana se reanudaron los servicios aéreos, con dos vuelos entre el jueves y ayer, después de 20 días de inactividad.

Según Omar Contreras, secretario de Turismo de Río Negro, en Bariloche la situación “comenzó a normalizarse”. Pero si bien ese aeropuerto está habilitado para operar vuelos, lo cierto es que los servicios dependen de las condiciones meteorológicas y la decisión de las líneas aéreas de retomar las frecuencias. “Ante la mínima probabilidad de presencia de cenizas volcánicas, el vuelo se cancela”, aseguró ayer Jorge Molina, director de Asuntos Públicos de Aerolíneas Argentinas (AA).

En la firma de bandera argentina argumentan que las cenizas dañan las turbinas de los aviones. “Desde (la empresa) Boeing nos dijeron que no volemos en presencia de cenizas. Es que las cenizas son pequeñas piedritas en suspensión que pueden dañar los sistemas eléctricos, electrónicos, hidráulicos, esmerilizar los parabrisas y dañar el motor al punto de pararlo”, graficó Fernando Castillo, piloto de AA y especialista en seguridad aérea.

En 1982, el volcán Galunggung (Indonesia) provocó el apagón de las turbinas de un Boeing 747, que se dirigía a Perth, Australia, a unos 36.000 pies (12.000 metros). A 12.000 pies (4000 metros) sus pilotos lograron encender tres motores de la nave y aterrizar en Yakarta, capital indonesa. Ese mismo año, otro Boeing 747 sufrió las mismas consecuencias por las cenizas del Galunggung y debió aterrizar con los motores apagados en Yakarta.

“Podemos decir que actualmente la situación se está normalizando, luego de los inconvenientes registrados días atrás”, dijo el secretario de Turismo de Río Negro. A dos semanas del inicio de la temporada de esquí, el funcionario se mostró optimista. “Se prevé que para el comienzo de la temporada invernal ya estaremos trabajando con total normalidad”, consideró Contreras.

Sin embargo, las partículas grisáceas que flotan en los cielos de la Patagonia siguen provocando problemas en los vuelos hacia ese destino. Un avión que partió el jueves a las 13.20 desde el aeroparque porteño hacia Bariloche regresó luego de una hora y media de vuelo, cuando el Servicio Meteorológico detectó la presencia de cenizas en la ruta de vuelo, por un cambio de vientos. “Es poco probable anticiparse a la presencia de cenizas, por lo que las cancelaciones se realizan pocos minutos antes de la partida o se decide el desvío del vuelo hacia otro destino, cuando cambian las condiciones”, explicó Molina.

Mientras tanto, un vuelo de Austral arribó ayer a Bariloche con 52 pasajeros, en su mayoría brasileños. En tanto, la compañía Tam, de Brasil, y LAN tampoco están llegando a estos centros turísticos.

La nube que proviene del otro lado de la cordillera desde el pasado 2 de mayo (cuando entró en erupción el volcán Chaitén, ubicado a 1200 kilómetros al sur de Santiago) afectó con la precipitación de polvo grisáceo la operatividad de los aeropuertos de Bariloche, Neuquén, Trelew, Chapelco, Comodoro Rivadavia, Viedma y Bahía Blanca. Obligó a cancelar cien vuelos de AA. “Básicamente no operó durante los últimos días”, señalaron desde la Secretaría de Turismo de Bariloche. “El de Esquel es el aeropuerto más afectado por las cenizas, lo sigue el de Bariloche”, precisó Molina. En estos días, la demanda de pasajes se redujo de 12 mil a cuatro mil tickets vendidos, la mayoría de los cuales tuvieron que ser devueltos.

Durante una conferencia de prensa en la sede del AA se presentó un informe que hizo hincapié en las normas internacionales que establecen que las cenizas volcánicas “no son un fenómeno meteorológico”. Al respecto, se manifestó Hugo Chunco, gerente de seguridad aeroportuaria del Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna): “Las medidas de seguridad tampoco son comparables a las que se toman por eventos climáticos”. Y a su turno, Graciela De Marzi, del área de Asuntos Jurídicos, del Orsna, señaló que “la actividad extraordinaria del Chaitén obliga a que la operatividad del sistema aeroportuario también sea extraordinaria y, en algunos, se cancelen vuelos por seguridad”.

En el SMN ampliaron que “según un informe de Chile, la actividad eruptiva continuará con fumarolas de cuatro o cinco kilómetros de altura durante por lo menos un mes más”.

Informe: Esteban Vera.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.