SOCIEDAD › TIENEN MAYOR POSIBILIDAD DE COMETER UN ERROR FATAL AL CONDUCIR

Riesgos del manejo adolescente

Un estudio reveló que los chicos de 16 y 17 años cometen un 82 por ciento de errores de manejo, contra 62 por ciento de los adultos. El peligro se potencia cuando viajan varios chicos en un auto. Expertos cuestionan el otorgamiento de licencias desde los 17.

 Por Pedro Lipcovich

Para un joven de 17 años, el riesgo de cometer un error fatal al conducir supera en un tercio al de un adulto, y la probabilidad de que maneje a velocidad excesiva es casi un 50 por ciento mayor. “El riesgo de choque entre conductores adolescentes es mayor que para cualquier otro grupo de edad”, según un estudio internacional, y el peligro es mayor cuando en el auto van varios chicos, porque el grupo estimula las conductas de riesgo. Estos datos se ponen en relieve luego del choque del domingo pasado, cuando tres jóvenes de 17 años murieron en el auto que manejaba uno de ellos. Precisamente, la disminución a 17 de la edad mínima para obtener registro, que rige en la Argentina desde 1997, va a contramano de tendencias internacionales: en otros países, a los menores de 21 años sólo se les otorgan “licencias graduales”. De todos modos, el problema en la Argentina no es tanto que se permita conducir desde los 17, sino que “manejan cuando todavía son más chicos, por la falta de control”, según ONG dedicadas al tema. Más grave todavía es la gran frecuencia de accidentes mortales en chicos que hacen delivery en motos y ciclomotores.

De acuerdo con una investigación sobre choques fatales efectuada por el Insurance Institute for Highway Safety (IIHS), cuando el conductor tiene entre 16 y 17 años se registra un 82 por ciento de errores de manejo, mientras que, en adultos, la proporción es del 62 por ciento; en el 37 por ciento de los adolescentes se registró exceso de velocidad, lo cual sucedió sólo en el 23 por ciento de los adultos.

En la Argentina, “si bien los errores conductivos son mayores para todas las edades, la proporción sigue siendo superior entre conductores adolescentes: para ellos, el riesgo de choque es mayor que en cualquier otro grupo”, según el Centro de Educación y Seguridad Vial (Cesvi). No es que les falte habilidad: “En la mayoría de los casos, y no sólo para adolescentes, el accidente no se genera por falta de destreza sino por una valoración de riesgo equivocada: el conductor siente que tiene control cuando no es así; esto se agudiza en adolescentes”, explicó Gustavo Brambatti, del Cesvi.

Alberto Silveira, titular de Luchemos por la Vida, recordó que “en 1997, cuando se trató la Ley de Tránsito, nos opusimos a la disminución a 17 años de la edad mínima para conducir, pero no fuimos escuchados. Tampoco se han introducido en la Argentina las ‘licencias graduales de conducir’, que rigen en otros países hasta los 21 años de edad: durante seis meses o un año, la autorización para manejar tiene limitaciones; según el país, no se puede conducir de noche o en lugares de mucho tránsito, o en rutas; en muchos casos hay tolerancia cero para la alcoholemia o no se les permite conducir junto con otros adolescentes”.

Es que “cuando se trata de un grupo de adolescentes solos en un auto, la proporción de accidentes crece –observó Brambatti–: el grupo estimula al conductor a asumir riesgos que posiblemente no tomaría en otras condiciones”.

A esto se agrega “la alta mortandad por accidentes entre jóvenes que hacen delivery con motos o ciclomotores –destacó Brambatti–. Es un sector que se fiscaliza muy poco”.

En general, “en la Argentina, sobre todo en el interior, la falta de control hace frecuente que manejen chicos aun menores de 17”, señaló Brambatti, y advirtió que “los padres deberían ser conscientes del riesgo que así se genera”. “Hasta los 21 años, el otorgamiento de licencia requiere de los padres una autorización, que es revocable”, recordó Silveira.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.