SOCIEDAD › OCHO DE CADA DIEZ AUTOS CIRCULARON EN RUTAS CON EXCESO DE VELOCIDAD

Carreteras con exceso de velocidad

Un monitoreo realizado en rutas revela que el 78 por ciento de los micros superaron las velocidades máximas.

 Por Pedro Lipcovich

En las rutas 9, 11 (interbalnearia) y 12 (por donde circula tránsito del Mercosur), “cuatro de cada diez autos corren a velocidades peligrosísimas, incluso próximas a los 200 kilómetros por hora”, según un monitoreo efectuado por el Cesvi el mes pasado. La investigación incluyó también la Ruta 3 y la Autovía 2. Esta última –donde se efectuó un importante operativo de control en la temporada estival– arrojó los resultados menos inaceptables: el 75 por ciento de los autos y el 62 por ciento de los ómnibus iban demasiado rápido. El promedio de las cinco rutas señala que el 80 por ciento de los autos, el 78 por ciento de los micros y el 43 por ciento de los camiones circulaban a velocidad excesiva. En la Ruta 12, el 90 por ciento de los micros y el 87 por ciento de los autos superaban la máxima permitida. Además, en cuanto a los micros, el exceso de velocidad se incrementó en los días de recambio turístico, lo cual se vincularía con “el interés de las empresas” no sujetas a control. Un representante de la Agencia Nacional de Seguridad Vial planteó la necesidad de “replicar en otras rutas el operativo realizado en la Ruta 2”.

El Centro de Educación y Seguridad Vial (Cesvi) efectuó el estudio por medio de radares móviles, que determinaron la velocidad de 4000 vehículos en tramos de ruta distantes entre 200 y 400 kilómetros de la Capital Federal, en la segunda mitad de febrero. En la Ruta 2, el 75 por ciento de los autos y camionetas, el 62 por ciento de los micros y el 34 por ciento de los camiones circulaban con exceso de velocidad. En la Ruta 3, lo hizo el 72 por ciento de los autos, el 80 por ciento de los micros y el 31 por ciento de los camiones. En la Ruta 9, fueron demasiado rápido el 78 por ciento de los autos, igual proporción de micros y el 50 por ciento de los camiones. En la 11, corrían demasiado el 88 por ciento de los autos, el 80 por ciento de los micros y el 45 por ciento de los camiones. En la Ruta 12, el exceso correspondió al 87 por ciento de autos, al 90 por ciento de los micros y al 55 por ciento de los camiones. El promedio general denuncia velocidad excesiva para el 80 por ciento de los autos y camionetas, el 78 por ciento de los micros y el 43 por ciento de los camiones.

“Encontramos excesos peligrosísimos en las rutas 9, 12 –en Entre Ríos– y tramos de la 11 –provincia de Buenos Aires–: hasta cuatro de cada diez autos circulaban a una velocidad que superaba la máxima en un 70 por ciento o más, algunos se acercaban a los 200 kilómetros por hora. De hecho en la Ruta 11 –provincia de Buenos Aires– hubo varios accidentes graves”, advirtió Gustavo Brambati, subgerente de seguridad vial del Cesvi, quien vinculó esto con que “los conductores perciben que no serán controlados”.

En cuanto a los puestos de control caminero, en todas las rutas, “la mayoría eran puestos fijos de chequeo de documentación y no interceptaban a los conductores que infringían normas”, advirtió Fabián Pons, gerente general del Cesvi.

Por lo menos, “en la Autovía 2 la siniestralidad bajó esta temporada y detectamos un alto cumplimiento de las velocidades máximas, en relación con la comunicación en los medios sobre los nuevos radares, pero notamos que, en cuanto el conductor transitaba por una zona donde no había controles, comenzaba a infringir la ley”, observa el documento, que solicita “controles permanentes y efectivos”.

Gustavo Brambati, subgerente de seguridad vial del Cesvi, sostuvo que “debe haber radares móviles y radares no identificados, para que las velocidades máximas se respeten en todo el trayecto”. El investigador no admitió que existan situaciones en que se justifique superar la máxima: “Lo que puede haber son errores en la señalización: lugares donde se exige una velocidad demasiado baja: la velocidad máxima debe estar asociada a un riesgo que el conductor atento pueda percibir”, explicó.

Brambati agregó que “los cambios de quincena coincidieron con picos de exceso de velocidad en los micros, lo cual puede vincularse con el interés empresario de tener mayor disponibilidad de unidades”.

El dato de que en la Ruta 12, que recorre la provincia de Entre Ríos, el 55 por ciento de los camiones se hayan excedido en velocidad, y sólo lo haya hecho el 31 por ciento de esos vehículos en la Ruta 3, puede vincularse con que “en la Ruta 12 hay más camiones con containers y ‘mosquitos’ (que transportan autos nuevos, a velocidades que el Cesvi considera “preocupantes”), y menos camiones cerealeros: como este año hay menos transporte de granos, los camiones de cereal tienen menos viajes y los conductores no se apuran tanto; el año pasado las velocidades eran mayores”, comentó Brambati.

Además, “este año la cantidad de camiones en las rutas bajó hasta un 30 por ciento respecto del año pasado, lo cual hizo bajar la siniestralidad: los choques con camiones suelen ser graves y muchos choques frontales se dan en ocasión del sobrepaso a un camión”, señaló Brambati.

Desde el Observatorio de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, su director, Marcelo Aiello, aseguró que “los resultados obtenidos por el operativo estival en la Ruta 2 muestran que el camino es ése: hay que replicarlo en el resto de las rutas, tomando en cuenta los ‘puntos negros’ de mayor siniestralidad”.

Compartir: 

Twitter
 

Los controles en la Ruta 2 lograron este año reducir la cantidad de accidentes.
Imagen: Leandro Teysseire
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.